Publicidad
Dom Oct 22 2017
21ºC
Actualizado 05:55 pm
Domingo 27 de Noviembre de 2011 - 12:48 PM

Sargento Luis Alberto Erazo llegó a Bogotá

A la base de antinarcóticos de la Policía Nacional llegó el sargento Luis Alberto Erazo, único sobreviviente de la masacre de cuatro secuestrados perpetrada por las Farc, luego de un operativo de localización por parte de la Fuerzas Militares.
Colprensa/ Vanguardia Liberal
Sargento Luis Alberto Erazo
(Foto: Colprensa/ Vanguardia Liberal)

Allí mismo, dos carros de la división de criminalística de la Policía Nacional esperan la llegada de los cuerpos de los uniformados asesinados a sangre fría por la guerrilla.
 
Así las cosas a esta hora son esperados en la base de la policía el coronel Edgar Yesid Duarte Valero, el mayor de la misma institución, Elkin Hernández Rivas y el intendente jefe, también de la Policía; Álvaro Moreno.
 
El cuerpo del sargento mayor del ejército José Libio Martínez Estrada llegará por la base militar de Catam.
 
Tras la llegada de los cuerpos, la policía dispondrá de varios uniformados que harán calle de honor a los integrantes de la institución asesinados.

    
El sobreviviente 
El sargento Luis Alberto Erazo, secuestrado por la guerrilla de las Farc en diciembre de 1999 en Curillo, Caquetá, sobrevivió en medio del operativo de localización de la Fuerza Pública que generó el asesinato de cuatro uniformados secuestrados por parte de las FARC.
 
Según declaraciones del ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, Erazo sobrevivió  escondiéndose en la selva, luego de escuchar los disparos del combate entre las Fuerza Armadas y la guerrilla de las Farc.
 
Según el ministro Pinzón, el sargento Erazo "fue perseguido por tres terroristas que lanzaron granadas, los que causó  heridas en el rostro". Al parecer estuvo varias horas escondido en la selva, y al escuchar que las motosierras del Ejército despejando el área para el aterrizaje de los helicópteros se acercó a las tropas.
 
Este domingo será recibido por el Presidente de la República, Juan Manuel Santos, el director de la Policía, general  Oscar Naranjo y el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, quienes lo esperan en el Club de la Policía. Allí se reunirá también con su familia.

 

Volver a nacer

Los familiares del sargento Luis Alberto Erazo Maya, quien salió vivo tras el fusilamiento de las Farc a sus cuatro compañeros de cautiverio, se encuentra bien de salud y este domingo se someterá a análisis clínicos, indicó su familia. 
 
El sargento Luis Alberto Erazo Maya fue secuestrado cuando Liseth, su hija, tenía cuatro años. El sábado 26 de noviembre ella cumplió 16 y cuando apagó las velas su deseo fue que su padre estuviera vivo. 
 
El sargento Maya es otro de los nariñenses que aún permanecían secuestrados por las Farc. En cautiverio siguen su compañero Jorge Humberto Romero y el sargento del Ejército Luis Alfredo Moreno Chaguezá. Ahora Junto a Pablo Emilio Moncayo, se convertirá en el otro uniformado nariñense que recuperó su libertad.
 
Erazo Maya, nació en Túquerres, uno de los municipios más importantes de Nariño. Su sueño, según Blanca Maya, su mamá, siempre fue ser policía. Un sueño que el 9 de diciembre de 1999 se convirtió en pesadilla pues mientras custodiaba la estación de Curillo en Caquetá, fue llevado cautivo.
 
Liseth recuerda que junto a su abuela revivía constantemente los momentos que había compartido cuando era una pequeña niña con el sargento. “Recuerdo que era muy alto, tenía la piel blanca, el pelo crespo y era muy cariñoso conmigo“ asegura la pequeña.

Volver a vivir 
El día empezó extrañamente oscuro en el municipio de Túquerres, en donde la temperatura promedio es de 10 grados centígrados.
 
“Yo tenía una corazonada, pero no sabía qué era. Estaba muy apenada con mi hijo por su secuestro, pero le decía a Dios que tenía que traérmelo“, dijo doña Blanca Maya.
 
Cerca del mediodía las noticias no podían ser más nefastas. La guerrilla había asesinado a cuatro uniformados entre ellos Libio Martínez, considerado el secuestrado más antiguo del mundo. En ese mismo grupo estaba Luis Alberto, pero en medio de los operativos adelantados por el Ejército no se sabía de su suerte, ni tampoco si estaba vivo o muerto.
 
“La ‘michita’ no podía desampararme y dejar todas mis oraciones en vano, no podía ser, pues mi vida también acabaría”, aseguró doña Blanca, refiriéndose a la devoción que profesa por la Virgen de las Mercedes.
 
Un silencio se apoderó de la vivienda de los Erazo Maya. Sus vecinos llegaban poco a poco a manifestarle que también se encontraban en oración.
 
“A pesar de no perder la fe nunca, esos momentos fueron llenos de angustia, no sabía qué hacer, ni tampoco contener las lágrimas”, señaló Liseth.
 
Pero la noche trajo las buenas nuevas. Un escuadrón de las Fuerzas Especiales encontró a Luis Alberto, sano y salvo. La felicidad se apoderó de la vivienda que durante la última década solo fue una extraña mezcla de tristeza y esperanza.
 
Volvimos a vivir, es una sensación de felicidad que no se compara con nada, es el mejor cumpleaños de mi vida, es el mejor regalo que he recibido”, puntualizó Liseth Erazo.

Publicada por
Sin votos aún
Etiquetas:
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad