Publicidad
Mié Ago 23 2017
21ºC
Actualizado 07:35 am
Miércoles 30 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

Las Farc culpan a Santos del asesinato de los secuestrados

Las Farc responsabilizaron al presidente Juan Manuel Santos y a la cúpula militar del asesinato del sargento José Libio Martínez, el coronel Édgar Yesid Duarte, el mayor Elkin Hernández y el intendente Álvaro Moreno y aseguraron que iban a liberarlos cuando se produjo un ataque militar al campamento donde estaban.
Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL
Las Farc culpan a Santos del asesinato de los secuestrados
(Foto: Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL)

"Denunciamos ante la opinión nacional y mundial que tal hecho (un intento de rescate) obedeció al afán del presidente Santos y del alto mando militar de impedir su inminente liberación unilateral", señaló un comunicado divulgado ayer en la página web de la guerrilla.

En la misiva, firmada por el Secretariado de las Farc desde las "montañas de Colombia" y con fecha 28 de noviembre, la guerrilla "lamenta profundamente" la muerte de los uniformados, que califican como un "trágico desenlace", pero insiste en la responsabilidad del Gobierno, por haber llevado a cabo lo que definen como un "intento de rescate" de los secuestrados.

Los iban a liberar

Las Farc aseguraron que iban a liberar a los cuatro secuestrados, en respuesta a una petición de un grupo de personalidades femeninas de todo el mundo, encabezadas por la exsenadora Piedad Córdoba, a quien recibieron en agosto de 2011.

Según la misiva, "la discreción" que debían tener para posibilitar la entrega fue acompañada de la orden de traslado de los secuestrados "al posible sitio que se indicaría en su momento". El anunció de la entrega "estaba a punto de producirse" y, según el comunicado, varios correos están en los computadores de ‘Alfonso Cano’, incautados por la Fuerza Pública. Por esta razón, el Gobierno nacional y el alto mando militar, al enterarse, "tomaron la determinación de frustrar la gestión humanitaria y sus posibles efectos".

Cabe recordar que el sargento Luis Alberto Erazo, único sobreviviente del asesinato, confirmó que él y sus compañeros habían llegado al campamento donde se produjo la operación sólo un día antes.

"Es momento de oír palabras de conciliación del Gobierno"

En la Catedral Primada de Bogotá se realizó la ceremonia religiosa de exequias de los cuatro uniformados que fueron asesinados por las Farc, luego de pasar más de una década en su poder.

A la misa asistieron el presidente de la República, Juan Manuel Santos; su esposa, María Clemencia Rodríguez; el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras; el vicepresidente, Angelino Garzón, y el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, entre otros funcionarios del Gobierno.

Durante la eucaristía, Monseñor Héctor Gutiérrez Pabón, obispo de Engativá, expresó su rechazo por el asesinato e hizo un llamado a las Farc: "Este no es el camino".

Asimismo le pidió a la guerrilla que se siente a dialogar: "Es momento de oír las palabras de conciliación del Gobierno y con él toda nuestra nación, vamos a dialogar, vamos a sentarnos en la mesa para buscar un camino de paz y concordia".

Finalmente, les pidió que dejen en libertad a los secuestrados, "devuélvanlos sanos y salvos como se los llevaron".

Piden salida humanitaria

Exsecuestrados y familiares de las víctimas insistieron en que el Gobierno Nacional no debe descartar otras salidas al conflicto.

La esposa de Édgar Yesid Duarte, Susi Altibol, aseguró que en el secuestro él siempre estuvo en desacuerdo con el rescate militar y por eso pidió que primero les garanticen la vida a los secuestrados.

"Él estuvo en desacuerdo con un rescate a sangre y fuego. Le digo al Gobierno que se le garantice la vida a los secuestrados, porque no es justo que personas que han estado privadas de la libertad por más de 13 años nos las entreguen de esta manera", señaló.

Por su parte, Viviana Duarte, hija del coronel Duarte, manifestó que el este es un problema de todo Colombia "somos un solo país y todos tenemos que seguir luchando por los secuestrados que quedan".

Agregó que "las cosas fueron muy injustas, yo vine a pedir la libertad de mi papá y me entregan un cadáver".

Finalmente, Johan Stiven Martínez, hijo del sargento José Martínez, envió un mensaje al país: "Gracias Colombia por haber orado durante estos 13 años conmigo por el regreso de mi padre, que lastimosamente no fue como esperábamos".

Publicada por
Su voto: Ninguno (3 votos)
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad