Publicidad
Mar Ago 22 2017
21ºC
Actualizado 07:06 am
Sábado 11 de Febrero de 2012 - 12:17 PM

Víctimas de ‘Martín Llanos’ no quieren que lo extraditen

Lo último que alcanzó a escuchar el sargento segundo Freddy Pinilla antes de caer inconsciente es que uno de los paramilitares le dijo a otro “pues dele”. Y enseguida retumbó el disparo de un arma calibre 5.52.
Tomado de internet/ VANGUARDIA LIBERAL
Víctimas de ‘Martín Llanos’ no quieren que lo extraditen
(Foto: Tomado de internet/ VANGUARDIA LIBERAL)

Es lo último que recuerda, porque un mes después volvió a abrir los ojos y fue cuando se enteró que ese proyectil impactó su cabeza.

Corría el año de 1997 y era el 3 de octubre cuando una comisión judicial iba a realizar un proceso de extinción de dominio en una finca del Meta. Sobre las 11:30 a.m. salieron de nuevo hacia Villavicencio. Para el regreso había una ‘ye’ que les daba vía a Puerto López para luego coronar la capital del departamento. No obstante, no alcanzaron a llegar a esa bifurcación cuando vieron unos hombres armados a los cuales persiguieron.

Al parecer, ese era el ‘gancho’ para llevar a esa delegación hasta cierto punto de la llanura donde los recibieron con disparos. “Comenzamos a reaccionar y dimos de baja a varios paramiliatares, incautamos un armamento y recuperamos una camioneta Hilux. Tras eso el mayor Juan Carlos Figueroa, comandante del grupo Gaula, dio la orden de movernos porque presumíamos que nos iban a atacar de nuevo y así fue”, recordó Pinilla.

Figueroa no se equivocó. Una segunda emboscada tuvo como blanco a la misión compuesta por integrantes de la Fiscalía, DAS y Ejército. En segundos empezó un ataque indiscriminado contra los funcionarios que dejó como saldo la muerte de once de ellos, entre quienes se cuenta el mayor Figueroa, el hombre que presintió el ataque.

Las demás diez víctimas fueron identificadas como Carlos Degly Reyes. Aldemar Manchola, Luis Fernando Vargas, José Noel, Otto Ruiz Pérez, Ricardo Guarnizo Cruz, Artidoro Basallo, José Alfonso Arevalo. Aldier Castro Bernal y José Luis Castro Barón.

Tras las pesquisas respectivas, las autoridades llegaron a un nombre: Héctor Germán Buitrago Parada, hijo de Héctor José Buitrago Rodríguez, un hacendado oriundo de Miraflores, Boyacá, sindicado de fundar las Autodefensas Campesinas del Casanare.

Héctor Germán, para ese entonces estaba estrenando alias: ‘Martín Llanos’. Tal mote se lo impusieron tras una reunión que sostuvo con el entonces jefe paramilitar Carlos Castaño en el Urabá antioqueño. Allí se dio un encuentro con el fin de consolidar el proyecto paramilitar en el país, pese a que ya los Buitrago llevaban cierto tiempo con el plan de autodefensas en el Casanare. No obstante, años posteriores, habría una disputa Buitrago y Castaño, quien estaba representado por Miguel Arroyave.

“El ‘Llanos’ fue por la región que él iba representando y el ‘Martín’ fue un nombre escogido al azar y además combinaba perfecto. Y así se quedó”, le dijo a Colprensa uno de los que era su hombres de confianza.

De allí que el sargento Pinilla, oriundo de Manizales, es uno de los primeros que sostiene que Buitrago debe darle la cara a las personas que les hizo daño y responda por cada uno de sus actos.

“QUE CUENTE LA VERDAD”

La última vez que Lyda Quevedo supo de su hermano fue el 25 de noviembre de 1999. Hombres armados llegaron hasta la vivienda de Giovanny, como se llamaba su familiar, a preguntar por Luz Neira Achagua, su esposa. “Quienes estaban ahí nos dijeron que los hombres que arribaron a la casa y le decían a ella que era auxiliadora de la guerrilla y que era una de las testaferros de los subversivos”, dijo Lyda.

Giovanny, entonces, intentó sin éxito mediar para que no se llevaran a su compañera. Les ofreció una moto que unos meses atrás había comprado. También una camioneta. Pero los hombres no aceptaron el trato. Porque a la par con Luz Neira, se lo llevaron a él, a la moto y a la camioneta.

De su hermano, no ha vuelto a saber hasta casi diez años después cuando alias ‘Coplero’, José Reinaldo Cárdenas, le confesó que él había participado en la desaparición de su hermano. Sin embargo, no sabe dónde pueden estar sus restos. “Lo que nos dice es que él le entregó a mi hermano y a mi cuñada a unos comandantes y de ahí no sabe más”, sentencia Lyda.

A raíz de esa desaparición, y de la de miles de casanareños que fueron víctimas de una guerra en su departamento, es que Lyda decide crear la fundación Giovanny Quevedo – Lazos de vida con la que buscan que se haga una reparación integral a las viudas, huérfanos y familias que fueron blancos del accionar paramilitar de las ACC.

“Por eso nuestro temor a que lo extraditen como ha sucedido con otros jefes paramilitares. De ser así, primaría el interés de unos tres o cuatro que temen que ‘Martín Llanos’ cuente la verdad en Colombia”, dijo Lyda quien agregó que una posible extradición de Buitrago contribuiría a la impunidad.

PRIMERO JUSTICIA, DESPUÉS REPARACIÓNEL

miedo se apodera de los casanareños cada vez que retumba el nombre de ‘Martín Llanos’. Masacres, desapariciones, asesinatos selectivos y reclutamiento de menores hicieron parte del accionar delictivo de sus hombres quienes, según ha trascendido a la mayoría de sus víctimas las torturaban antes de asesinarlas para luego, con el fin de desaparecer toda evidencia, las botaban a los cocodrilos.

No solo se ensañó con la población civil. Varios soldados campesinos también fueron objetivos militares de la organización de ‘Llanos’. Así lo cuenta Johanna Rozo cuyo hermano, Ariel, desapareció en 2003.

De lo poco, casi nada, que ha podido indagar por la suerte de su familiar está la hipótesis de la información que les suministraron a los comandantes de las ACC en el sentido de que Rozo estaría dando información acerca del paradero de varios cabecillas de esa organización.

“Es lo poco que sé. Porque acá todavía hay miedo. El temor es tanto para colaborar como para denunciar”, sostiene Johanna, quien, al igual que Lyda, espera que no se lleven a ‘Martín Llanos’ y que antes les entregue todo lo que sabe sobre la violencia que sufrieron. “Lo primero y más importante que queremos es justicia y verdad. Lo de la reparación puede venir después. Queremos ver de verdad esa tal ley de víctimas”, concluyó Rozo.

DATOS

Alias ‘Martín Llanos’ fue capturado el pasado fin de semana junto con ‘Caballo’, su hermano, en Venezuela. Ambos fueron deportados de ese país el jueves y actualmente permanecen recluidos en la cárcel La Picota de Bogotá.

El papá de ‘Martín Llanos’ fue recapturado en Tausa, Cundinamarca, en abril de 2010. Allí se hacía pasar por un lugareño escondiéndose de las autoridades ya que en 1999 se había fugado de la cárcel de Villavicencio. Actualmente está en la cárcel de Cómbita, Boyacá.

Por la masacre de San Carlos de Guaroa, ‘Martín Llanos’ está condenado a 38 años de cárcel.

A raíz de la captura de los hermanos Buitrago varios políticos de la región están temerosos de que el jefe de las ACC prenda el ‘ventilador’ y los salpique por sus nexos con paramilitares.

Publicada por
Sin votos aún
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad