Publicidad
Mié Ago 23 2017
20ºC
Actualizado 05:57 am
Domingo 01 de Abril de 2012 - 08:26 AM

“Secuestraron a mi hijo y al corazón de mi esposa, espero que los dos regresen”

Aunque al Intendente Jorge Humberto Romero Romero lo secuestraron el 11 de Julio de 1999, Rosa Romero, la madre del Policía, solo lo supo a finales de agosto de ese mismo año.
Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL
“Secuestraron a mi hijo y al corazón de mi esposa, espero que los dos regresen”
(Foto: Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL)

“Nosotros no queríamos decírselo pues ella siempre había sido muy nerviosa, de hecho en esos últimos días, antes del ataque de la guerrilla a la estación de Policía de Puerto Rico en el Meta, se despertaba sobresaltada y con pesadillas“, señaló José Romero, padre del Intendente.

Pero, mientras buscaban mayor información para contarle todos los detalles de la mejor forma sin causarle ningún pesar que además le ocasionará algún problema de salud, cada día era más difícil guardar el terrible secreto.

“Fue una vecina la que le preguntó como había seguido la situación de Jorge luego del ataque y que si se sabía si estaba vivo o no”, agregó el compungido hombre.

Desde ese momento, el llanto de Rosa Romero, no paró y poco a poco, como lo esperaban, cada lágrima llevaba consigo una parte de su alma.

“De un momento a otro, empezó a sentir dolores de cabeza, no hablaba y no recibía alimentos, los médicos solo dijeron que una profunda depresión se había apoderado de ella”, narró el padre del Intendente Romero.

MENSAJES DESESPERADOS

La prueba de supervivencia que dio a conocer el Ejército, tras haber sido incautada a varias personas a quienes señalaron como mensajeros de las Farc, preocupó aún mas al padre del Policial que regresa a la libertad.

El video del intendente Romero, mostraba a un hombre extremadamente delgado, con señales de haber sido víctima de alguna enfermedad y con el semblante de alguien a quien la selva le consumió los años de vida por dentro y por fuera.

“Uno no sabe que ha pasado con él, pero está muy acabado, es como si compartiera con la mamá las mismas dolencias”, señaló José Romero, quien solo partió con las únicas cuatro mudas de ropa, que tiene, para el reencuentro con el uniformado.

Y es que el Intendente, velaba por sus padres y al estar secuestrado, las necesidades abundaron en la que era su casa. En un intento por lograr que se siguiera acompañando a la pareja Romero Romero y sobretodo apoyar con asistencia médica a Rosa Romero, el uniformado le pidió al general Oscar Naranjo que de su sueldo se dispusiera lo necesario para tal fin.

“La verdad es que eso nunca pasó, nosotros vivimos de la caridad, aunque si nos ayudan con los pañales y nos dan algunos medicamentos, pero nosotros no recibimos ningún dinero”, puntualizó don Jorge.

El atribulado hombre, espera que su vida familiar vuelva a ser la que era hace más de 12 años y nueve meses, dice que así como se le dio el milagro de poder tener libre a su hijo, hoy asegura que espera ver también libre el corazón de su esposa.

Publicada por
Su voto: Ninguno (3 votos)
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad