Miércoles 16 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Colombia
Patrocinado por:
Domingo 04 de Noviembre de 2012 - 10:49 AM

Testimonio de universitario liga secuestro a delincuencia común

Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL
Testimonio de universitario liga secuestro a delincuencia común
(Foto: Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL)
Los secuestradores del estudiante universitario Yamid Hernando Gil Aristides, quien se le escapó a sus captores el pasado viernes, lo único que buscaban era una buena tajada económica y se quedaron con los ‘crespos hechos’.

“No alcanzaron a plantear una exigencia económica”, aseguró el teniente coronel Eliécer Camacho, comandante de la Policía de Norte de Santander.

La madre del joven, según el oficial, jamás recibió amenazas ni manifestó tener algún tipo de problema. La hipótesis más importante es que la familia sería extorsionada por ser dueños de una mina en La Donjuana (Bochalema).

Tras el secuestro del estudiante, sus parientes tampoco recibieron una llamada solicitando el pago de recompensa, lo que, según el comandante de la Policía, se debió a la presión de la fuerza pública en el sitio del secuestro.

Los delincuentes no lograron sacarlo hacia Pamplona u otros poblados cercanos, viéndose obligados a esconderlo entre la espesa vegetación de la zona.

Gil Aristides narró a las autoridades judiciales que los desconocidos enterraron su cuerpo hasta el cuello. Incluso, sus manos atadas quedaron bajo la tierra.

Los hombres lo vigilaban desde lejos para evitar ser capturados en un operativo conjunto entre las Fuerzas Militares y la Policía.

“Comencé a mover mis manos con fuerza entre la tierra. Mi cuerpo también lo movía hasta que pude salirme”, contó el joven a los investigadores. “Luego corrí hasta donde habían unas personas, quienes dieron aviso a las autoridades”, con lo que puso fin a cuatro días de cautiverio.

En el momento en que huía a pie por la zona rural de La Donjuana logró ubicar a unos mineros y a una patrulla de la Policía que lo buscaban.

La información recopilada por investigadores y el propio testimonio del Gil Aristides dan cuenta de que se trató del accionar de delincuencia común o ‘callejera’.

El armamento utilizado para el secuestro y el modus operandi deja entrever que no pertenecen a una organización criminal bien estructurada.

“No tenemos conocimiento de que el joven fuera a ser entregado a un grupo terrorista o una banda criminal”, agregó el coronel Eliécer Camacho Jiménez. “Los secuestradores llevaban una pistola y dos armas blancas. No se descarta que le hayan hecho seguimiento”.

El universitario, de 20 años, solamente vio a tres desconocidos, quienes siempre se mantuvieron cerca y le dieron de “comer galletas y agua, lo que incluso le generó malestar estomacal”.

No pudo observar sus caras porque estaban encapuchados, pero “el avance de las pesquisas ha arrojado unos indicios importantes. Por el momento no se lograron capturas”, explicó el comandante departamental de la Policía.

Al volver a la libertad, fue llevado a una clínica de Cúcuta, donde permanecerá internado al menos tres días.

“Está siendo valorado por los médicos. El viernes en la noche presentaba shock nervioso, pero ahora está más estable. Tiene algunos problemas respiratorios debido a la misma situación en que lo tuvieron los delincuentes, pero está fuera de peligro”, de acuerdo con el parte médico.

Publicada por
COLPRENSA, BOGOTÁ
Etiquetas:
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones