Viernes 19 de Diciembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Colombia
Patrocinado por:
Lunes 17 de Diciembre de 2012 - 10:50 AM

¿Por qué diciembre siempre se empaña con niños quemados?

Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
¿Por qué diciembre siempre se empaña con niños quemados?
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)
Cada diciembre las unidades de quemados de hospitales y clínicas se llenan de niños y personas que inician el año nuevo marcados por la agresión de la pólvora. Aunque las cifras de lesionados ha disminuido, sigue arraigado a la cultura de algunas regiones.

Las cifras del Instituto Nacional de Salud muestran que el fenómeno está centralizado, principalmente en Antioquia, Eje Cafetero y Valle del Cauca. Aunque no sale en las cifras, instituciones como el Icbf han encontrado que la mayoría de víctimas son de estratos 1,2 y 3.

En esto coincide la doctora Patricia Gutiérrez, directora de la Unidad de Quemados del Hospital Simón Bolívar en Bogotá: “Es raro ver un niño de estrato alto quemado con pólvora”, dice.

También son menos comunes las niñas lesionadas, son los varones los que sufren las quemaduras más graves, especialmente los que oscilan entre 7 y 14 años, porque según Gutiérrez, a esta edad son más inquietos.

Una de las campañas que trató de apuntarle a este público fue la que se creó desde el Ministerio de Salud y Protección Social. Se trata de una serie de comerciales y cuñas que bajo el eslogan “Prender la mecha no te hace más macho”, ponen en relieve que el uso de la pólvora está íntimamente ligado a una tradición cultural. (http://www.youtube.com/watch?v=PHhzqoeFRq4)

Precisamente el antropólogo y docente de la Universidad del Rosario, Diego Castellanos, sostiene que la pólvora es un componente que refuerza un momento festivo y que hace parte de una expresión popular de la cultura barrial, “por eso es tan resistente”.

Aunque el Instituto de Salud solo tiene el consolidado de las personas quemadas desde el 2011, todos coinciden en que el fenómeno ha disminuido drásticamente, especialmente por la aparición de reglamentaciones que controlan el comercio de estos artefactos y las sanciones hacia los padres que permiten que sus hijos los manipulen.

La doctora Patricia Gutiérrez recuerda que a inicios de la década del noventa, el número de pacientes quemados que atendía el Distrito era en promedio de 270 pacientes, una cifra similar al total de quemados que se registraron en todo el país en el 2011.

Según Castellanos, esa disminución en los casos ha sucedido en las zonas donde los lazos sociales son menos fuertes, por ejemplo en Bogotá, donde se está perdiendo la cultura de la fiesta barrial; mientras que en departamentos como Antioquia, donde se conservan las grandes familias y las fiestas de barrio, el uso de la pólvora sigue vivo.

Lo que observa el antropólogo es que la pólvora está ligada con los estratos populares, porque es allí donde la gente necesita apoyarse entre sí y tienen mayor sentimiento de arraigo. Algo que no sucede con las personas de estratos altos que son más independientes, porque tienen mayores posibilidades de viajar y de adaptarse a nuevos cambios.

A una de las conclusiones a las que llega Castellanos es que aunque la gente es consciente de que los niños quemados son un problema, ven con añoranza la época en que la pólvora se utilizaba sin restricción, porque aún se concibe como el “picante” de la fiesta.

De hecho, sostiene que se ha encontrado con personas que no les gusta pasar las fiestas de año nuevo en Bogotá porque no pueden quemar pólvora, y por eso prefieren hacer largos viajes hacia las ciudades del interior y pueblos donde su uso hace parte fundamental de las celebraciones de fin de año.

 

“No es inofensiva”

La otra campaña que está circulando con fuerza en varios medios masivos del país es la que creó el Icbf bajo el eslogan “La pólvora no es inofensiva. ¡Que su hijo no sea otra víctima!”, que le apunta claramente a mostrar los efectos nocivos que puede tener el uso de estos artefactos.

Los creativos del Icbf llegaron a esta campaña después de analizar las causas por las cuales varios niños resultaron quemados con pólvora el año pasado. La principal razón que encontraron es que los padres creyeron que dejar a sus niños manipular pólvora no era peligroso.

La campaña que también ha rotado por las redes sociales como Facebook y Youtube muestra que artefactos que se creen inofensivos como un martillo o un volcán puede causar graves daños. (http://www.youtube.com/watch?v=dD2IBKYSHH8)

Uno de los casos más dramáticos que se ha encontrado la doctora Gutiérrez en el Hospital Simón Bolívar es el de un bebé de un año que sufrió quemaduras de segundo grado, después de que sus padres lo dejaron sosteniendo una luz de bengala, que lucía inofensiva, pero que le hirvió su mano.

“Un niño que se queme es un descuido”, sostiene esta doctora que ha visto cientos de casos de menores de edad lesionados con pólvora, pero también con conexiones navideñas en mal estado, una responsabilidad que recae sobre los padres.

 

Campañas multimodales

Además de los medios tradicionales y de las redes sociales, las plataformas móviles también se están utilizando para cerrarle el paso al uso de la pólvora.

Precisamente, el ministerio TIC lanzó este viernes la aplicación ‘Salvallamas’, que les permite a los usuarios de Android, reportar en un mapa, en tiempo real, el uso indiscriminado de cualquiera de estos elementos.

La aplicación también les permite a las personas recibir mensajes de prevención, estadísticas y demás información relacionada con el uso indiscriminado de pólvora. De igual forma, se puede compartir con los contactos de las redes sociales.

Más allá del uso de estas plataformas, lo que concluye el antropólogo Diego Castellanos, es que cualquier estrategia de prevención debe tener en cuenta la diversidad de la población colombiana, y de las diferencias que existen en las zonas rurales y urbanas para que realmente sean efectivas. Sin embargo, sostiene que los cambios culturales toman tiempo.

Publicada por
COLPRENSA, BOGOTÁ
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones