Publicidad
Publicidad
Mié 1 de Jul de 2015
23ºC
Actualizado 07:00 am
Sábado 09 de Febrero de 2013 - 03:22 PM

Juan Esteban Sarmiento logró vencer el desierto

En pleno desierto lo atacó una temperatura de cero grados. Era de noche y el frío congelante atravesaba cada uno de los poros de sus manos, que estaban desprotegidas, a la intemperie. Sin embargo, él las aferró a su moto y siguió adelante, ya que en su mente estaba seguro de que, a pesar de las dificultades, llegaría a la meta del Rally Dakar que se corrió en enero de este año.
Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
Juan Esteban Sarmiento logró vencer el desierto
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)

Días después de lograr esa gran gesta, Juan Esteban Sarmiento se pone en frente de dos reporteros, para contarles con emoción su comienzo en el Enduro (Modalidad del motociclismo), deporte extremo que lo ha llevado a dar todo de sí mismo para superar las barreras que casi lo alejan de cumplir su sueño de participar en el último Dakar.

“A diferencia de los grandes pilotos, que empezaron a practicar esto cuando eran niños, yo arranqué con 25 años. Era un ‘hobby’, pero cuando vi que podía ser bueno y me animé a competir, gané varios torneos nacionales y hace cuatro años se me metió en la cabeza lo de participar en el Rally”, dice el piloto. Lo que Juan quizá no alcanzó a imaginar es que para cumplir su anhelo tendría que luchar contra la triste falta de patrocinio a los deportistas y el estrés de no tener todo el dinero para competir faltando 48 horas para viajar a Perú, la primer etapa del Dakar.

“Toqué muchas puertas, vendí camisetas, hasta llegué a pensar en desprenderme de mi moto y mi camioneta, ya que a dos días del viaje me faltaban 40 millones de pesos para pagar los mecánicos; al final los conseguí prestados y me pude ir”.

Y es que Sarmiento asegura que para participar en esta exigente carrera invirtió cerca de $70.000 euros ($168.280.000 millones de pesos). “Para inscribirse uno tiene que pagar un adelanto y luego la inscripción completa; para eso se necesita patrocinio y yo estuve a punto de perder todo lo que había invertido”, expresa Sarmiento.

Ya en la carrera, a este piloto le tocó cruzar varias partes de Perú, Argentina y finalmente Chile, para llegar a la meta. “Lo más difícil fue pasar por el desierto de Atacama, es inmenso y una duna de arena en el camino significaba recorrer un kilómetro”.

En medio del trayecto, pasó momentos difíciles, como choques o accidentes de sus compañeros, ya que el Dakar también es una competencia de alto riesgo. “A pesar del peligro, yo estaba mentalizado en que iba a llegar”, expresó.

Al final, fue eso lo que lo llevó a la cima. Esa fortaleza mental, la misma con la que viajó por Colombia buscando patrocinadores, fue la que utilizó para llegar al final del recorrido. “Luego de los gritos y abrazos de la gente, lloré y me dije a mí mismo, terminé el Dakar y estoy sano y salvo. Luego vi a mi esposa ahí y, ese fue el momento más feliz”.

“Todo lo que uno se proponga lo logra con persistencia”, fueron sus palabras finales a unos periodistas que lo observan tomar con orgullo su casco y su medalla de bronce. De seguro vendrán para él muchas competencias más en esta carrera llamada vida.

Frases del 'Chilo'

“Luego de los gritos y abrazos de la gente, lloré y me dije a mí mismo terminé el Dakar y estoy sano y salvo”.

"La suerte es para los que se preparan, y yo fui muy preparado, pero la lección es que la gente puede lograr lo que desea si se esfuerza y persiste en conseguir todas sus metas”.

Publicada por
Sin votos aún
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad