Miércoles 27 de Agosto de 2014
Publicidad
Publicidad
Colombia
Patrocinado por:
Sábado 20 de Abril de 2013 - 08:40 AM

“Atender la emergencia invernal nos toca ahora”

Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL
“Atender la emergencia invernal nos toca ahora”
(Foto: Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL)
La directora del Fondo de Adaptación, Carmen Arévalo, aseguró que a esa entidad le corresponde actuar ahora, no hace dos años cuando era tarea de Colombia Humanitaria atender la emergencia.

El Fondo de Adaptación es una entidad adscrita al Ministerio de Hacienda que creó el Gobierno Nacional bajo el decreto 4819 de 2010 como mecanismo institucional para identificar y priorizar necesidades en la etapa de recuperación, construcción y reconstrucción tras el fenómeno de 'La Niña' y posteriormente mitigar, prevenir riesgos y proteger a la población de las amenazas económicas, sociales y ambientales.

Actualmente, una de sus principales preocupaciones es superar las etapas de planeación en todos los proyectos en desarrollo de manera que se evite al máximo que se vuelvan a presentar deslizamientos o inudaciones, cuando fenómenos como el de 'La Niña' en 2010 y 2011 regresen con mayor intensidad, un factor que en palabras de Arévalo “vuelve más compleja la ejecución, porque las obras no se pueden hacer de la noche a la mañana sino que toman entre 5 y 10 años”.

A esos retos se suma el hecho de que, según estudios del Fondo, la mayoría de los municipios no ha definido sus zonas de riesgo. Pero además, la juventud de la geografía nacional no juega a favor, especialmente en las Cordilleras que todavía son inestables y presentan condiciones complejas que ponen en riesgo a la población ubicada en la zona Andina o a lo largo de los ríos, la cual no es poca.

Los proyectos del Fondo de Adaptación se componen hoy de 4 escenarios: infraestructura social que incluye centros de salud, escuelas y sistemas de acueducto y alcantarillado; intervención nacional o recuperación de infraestructura vial de la red primaria en cooperación con Invías y la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI); proyectos de reactivación económica con apoyo del Ministerio de Agricultura y la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica) y obras de mitigación de riesgo o adaptación a cambio climático y proyectos ambientales. Para financiarlos esta semana el Consejo Directivo del Fondo aprobó recursos por 1,3 billones de pesos.

Además, la entidad se encuentra trabajando en 4 megaproyectos de millonarias sumas: el Jarillón de Cali (Valle del Cauca), La Mojana (zona Caribe), el Canal del Dique (Río Magdalena) y el municipio de Gramalote (Norte de Santander).

 

El jarillón de Cali

Con una inversión de casi 650 mil millones de pesos, esta es una obra donde ya se tiene identificado el plan de acción: puntos críticos, infraestructura por reforzar o mejorar y sectores a intervenir. Son varios los estudios y diseños que se han adelantado para atender los 25 kilómetros del jarillón que cuenta además con una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (Ptar) y una Planta de Tratamiento de Agua Potable (Ptap), así como una serie de estaciones de bombeo y varias compuertas.

La intervención incluye realzar el nivel y fortalecer el Jarillón, que ha sido víctima de la hormiga arriera, pero también reubicar alrededor de 7.500 familias que viven en la berma húmeda, que es la parte que da sobre el río, lo que implica construir de cero un barrio donde puedan ser llevadas pues en la actual zona de invasión habrá un parque lineal. “Es un trabajo de intervención social fuerte que haremos con la Alcaldía de Cali y la Caja de Compensación Familiar del Valle del Cauca (Comfandi)”, dijo Carmen Arévalo.

Para este proyecto el Fondo trabajará de la mano con Emcali, la Corporación autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC). Actualmente se avanza en el proceso de contratación pues se están revisando y validando los diseños presentados para comenzar en junio la adjudicación de la construcción. La obra podría estar lista a finales del 2014 siempre y cuando no se presenten dificultades con la reubicación de las personas del sector.

 

El Canal del Dique

Con un costo aproximado de 1 billón de pesos, es una de las obras más retrasadas y de mayor complejidad pues no se tienen estudios, de hecho, la necesidad de encontrar una solución integral se convirtió en un reto pues “no hay una sola firma en el mundo que tenga todas las especialidades que necesitamos atender”, dice Arévalo.

“El canal se habilitó inicialmente para la navegación pero no se consideró el impacto de la obra que derivó en problemas de sedimentación y ambiental, pero la alarma no se disparó hasta la inundación en 2010”, explicó la directora del Fondo. Es por ello que la intervención implica estudios que van desde hidráulica y proyección de caudales hasta control de sedimentos y modelos climáticos. El pasado viernes 19 de abril cerró la licitación y el 20 de mayo se conocerá a quien se adjudicó

 

La Mojana

Este territorio de 1'100.000 hectáreas contará con una inversión de 600 mil millones de pesos. Sus dimensiones han requerido de la intervención de varios consultores (firmas y universidades) y la definición de la obra se ha apoyado de diversos estudios previos. Por ahora solo se ha licitado un contrato para adelantar un levantamiento topográfico y batimétrico (determina la profundidad de los cuerpos de agua) a una firma colombocanadiense.

“Será la primera vez que el país tenga un levantamiento topográfico con ese detalle y esa tecnología”, cuenta Arévalo sobre el proceso para modelar el territorio y determinar los escenarios de mayor o menor inundación de manera que se determine dónde es necesario intervenir. La magnitud del proyecto implica la intervención de los ministerios de Ambiente y Transporte, Planeación Nacional, Invías y la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena (Cormagdalena).

“La gente lleva décadas diciendo que todo lo de La Mojana ya está estudiado pero realmente no hay tal, se han hecho intervenciones y estudios parciales sin mirar la integralidad del territorio, lo que ha ocasionado problemas”, dijo Arévalo.

A su vez, Felipe Márquez, subdirector regional del Fondo también resaltó la importancia de trabajar en conjunto para no afectar “aguas abajo” con intervenciones puntuales.

 

Municipio de Gramalote

El 17 de diciembre de 2010 la magnitud de la ola invernal destruyó casi por completo el municipio de Gramalote (Norte de Santander). En abril del año pasado se determinó que la mejor medida era reubicar a los habitantes, por lo que se comenzó a buscar un territorio adecuado para el cambio. A finales del 2012 el presidente Juan Manuel Santos manifestó que Miraflores sería el nuevo destino.

“Nos costó mucho trabajo informar, convencer y explicar las razones por qué era mejor desde el punto de vista del riesgo de las amenazas hacer el traslado”, indicó la directora de la entidad quien expresa entender el desespero que los habitantes pero manifiesta la dificultad del proyecto: “No es una urbanización, es trasladar mil casas a un pueblo de 120 hectáreas que necesita definición de barrios, iglesia, plaza.

Hoy por hoy se adelanta un acompañamiento a la comunidad y se avanza en el componente técnico y legal que ha retrasado las obras porque es necesario que la tierra se delimite como área urbana ya que actualmente el título dice que es rural. “Ese trámite necesita primero el plan urbanístico de la zona, especificaciones, normas para poder modificar el Esquema de Ordenamiento Territorial (EOT) y ahí si habilitar esa tierra para que se pueda construir”, explicó Arévalo. Posteriormente se negociará la tierra con los propietarios y se prevé que dentro de seis meses, ya con el Plan Urbano, comenzaría la construcción y el traslado de la gente sería gradual.

Finalmente, en descentralización social se reconstruirán centros de salud, instituciones educativas y acueductos afectados por la ola invernal. “Queremos hacer copartícipes del proceso a las entidades territoriales, que alcaldes y gobernadores sean socios del fondo para la ejecución de la infraestructura local”, dijo Márquez.

En total son 402 proyectos por un valor de 737 mil millones de pesos. La primera fase se compone de 281 obras por 381 mil millones de pesos, en la cuales se priorizaron 17 departamentos.

“Vamos a ser estrictos en la iniciación de obras, en el seguimiento a la ejecución y en los pagos o anticipos a los contratistas. Además, no financiaremos municipios que no están al día con Colombia Humanitaria, que no hayan entregado obras a satisfacción o estén debiendo documentación al Estado”, puntualizó el subdirector al tiempo que resaltó el acompañamiento de la Procuraduría y la Contraloría en el proceso.

Publicada por
COLPRENSA, BOGOTÁ
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones