Sábado 30 de Agosto de 2014
Publicidad
Publicidad
Colombia
Patrocinado por:
Domingo 12 de Mayo de 2013 - 10:57 AM

¿Se acabó el efecto teflón del expresidente Uribe?

Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
¿Se acabó el efecto teflón del expresidente Uribe?
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)
“El presidente (Álvaro) Uribe se está quedando solo, pero con el pueblo”.

La frase del ex asesor presidencial José Obdulio Gaviria, aunque suene un poco a eslogan de marketing político o a justificación preelectoral, de alguna manera refleja el reacomodamiento de las fuerzas políticas en torno del partidor presidencial.

En las elecciones presidenciales de 2002 y 2006, que ganó Uribe, su discurso de mano dura y lucha contra el terrorismo logró calar en unas mayorías cansadas de la frustración que significó el fallido proceso de paz de El Caguán.

Sin embargo, por cuenta del distanciamiento con el presidente Juan Manuel Santos y sobre todo por sus críticas al proceso de paz que se desarrolla en La Habana (Cuba), las ácidas críticas del ex Mandatario a unos diálogos con aparentes avances y visos de preacuerdos consolidados, el discurso de la seguridad democrática parece comenzar a desinflarse.

De hecho, son varios los momentos políticos que así lo demuestran, y que en las últimas dos encuestas de favorabilidad -febrero y abril- le han significado al ex Presidente de la ‘mano firme y corazón grande’ un bajonazo de nueve puntos porcentuales a pesar de que su imagen sigue siendo alta: 54%.

Desde octubre del año pasado, el Partido de La U que él mismo creó le quitó todo su apoyo. Los dos codirectores de esa colectividad, Jaime Buenahora y Aurelio Iragorri, coincidieron en que Uribe “no interpreta el sentimiento del Partido de La U”, pues “es deber de todo colombiano apoyar los esfuerzos de paz”.

Otro pulso que, podría decirse, terminó en tablas, se dio en abril pasado, durante la Asamblea Nacional del Partido de La U. Aunque Uribe y Santos no se vieron en el evento, cada uno recibió aplausos a rabiar por cuenta del proceso con las Farc.

Sin embargo, el primer gran revés para el ex Jefe del Estado fue el 9 de abril, cuando se realizó la Marcha por la Paz. A pesar de que Uribe intentó por todos los medios bajarle el tono a la convocatoria, la marcha fue un éxito: más de un millón de marchantes, solo en Bogotá, le dieron al proceso la legitimidad que buscaba el Gobierno.

A todo lo anterior se agrega que el Partido Conservador, otrora bastión del dos veces Presidente de los colombianos, anunció desde hace meses su intención de presentar candidato presidencial propio y de ir a las elecciones parlamentarias con sus propias lista, es decir, tomó distancia del Centro Democrático, movimiento de Uribe.

Justamente ese movimiento político, que aspira a convertirse en partido político, “será la antípoda de La U”, sostiene Gaviria.

Pero “la política es dinámica”, como dijo alguna vez un ministro del Interior, pareciera que por cuenta del proceso en La Habana, ahora el mayor defensor político de Uribe ha sido, paradójicamente, el creador del fallido proceso en El Caguán: el ex presidente Andrés Pastrana Arango.

Pastrana ha coincidido con Uribe en sus críticas al proceso de paz, pero también le ha pedido al Gobierno que lo “defienda” de los ultrajes del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

DESGASTE LÓGICO

Expertos consultados por Colprensa son de la opinión de que el discurso de mano dura de Uribe comenzó a desgastarse, justamente por la “legitimidad” que viene adquiriendo el proceso de paz. La última medición muestra que 64% de los colombianos apoya la solución política, y que 68% apoya futuros diálogos con el Eln.

La apuesta por la paz le ha dado réditos políticos a Santos para su posible reelección, mientras ha afectado la histórica buena imagen de su antecesor.

Claro que para el ex asesor presidencial no es que la imagen de su jefe político se haya desplomado sino “fluctúa, como fluctúa la imagen de cualquier líder activo”.

No obstante, otros observadores creen lo contrario. Por ejemplo, Armando Borrero, ex consejero de Seguridad Nacional, dice que la manera en que Uribe le hace oposición al proceso de paz y casa peleas con el Gobierno de Santos “ha sido tosca e irresponsable”, y advierte que el efecto teflón que tanto lo protegió en su paso por la Casa de Nariño “comenzó a desgastarse”.

Al igual que otros analistas, Borrero considera que le proceso de paz con las Farc está concebido para no perder nada pero sí ganar mucho, pues no hay despejes de territorio ni concesiones militares.

Otro conocedor del tema, el exintegrante del M-19 Otty Patiño Hormaza, sostiene que el ex Mandatario fue quien convirtió el tema de la paz en el eje central de la campaña presidencial de 2014.

“Uribe está tratando de alimentarse del sentimiento ciudadano de escepticismo frente al logro de la paz, pero su discurso recalcitrante está calando cada vez menos en la opinión pública que siente que pronto se alcanzarán los primeros acuerdos”, dice Patiño.

No obstante, el analista León Valencia Agudelo advierte que la apuesta por la negociación puede convertirse en un bumerang tanto para Uribe como para el presidente Santos.

“Si este año hay un acuerdo de paz, el pulso lo gana Santos, y eso le ayudará en su posible reelección. Pero si no, el pulso lo ganará Uribe y quienes los apoyan van a tener mucho más margen de acción en las elecciones parlamentarias y presidenciales del año entrante”.

Pero Valencia agrega dos posibilidades casi que inminentes: de abrirse un proceso de paz con el Eln y ante eventuales acuerdos con las Farc, así sean parciales, “la imagen de Uribe seguirá cayendo”.

Y concluye el director de la Fundación Nuevo Arco Iris: “La única manera que tiene el ex presidente Uribe para sobrevivir políticamente es apostarle al fracaso del proceso de paz”.

Publicada por
COLPRENSA, BOGOTÁ
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones