Lunes 08 de Septiembre de 2014 - 08:26 AM

La torre de control de El Dorado pide $8.203 millones

La Torre de Control, una de las partes fundamentales de la modernización del aeropuerto Eldorado, apenas empieza a construirse y ya pide más recursos. LR conoció que la Aeronáutica Civil autorizó una segunda adición del contrato por $8.203 millones al valor inicial de las obras. Pero eso no es todo, pues podría requerir más dinero.
Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL
La torre de control de El Dorado pide $8.203 millones
(Foto: Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL)

La Aerocivil firmó el acuerdo de obra para la construcción de la Torre y el Centro de Gestión Aeronáutico el 18 de diciembre de 2012 por $105.701 millones, bajo la administración Santiago Castro. Para el 24 de diciembre de 2013 hubo una primera adición por $4.172 millones. Con ese monto, más la última, la obra ya ha alcanzado los $118.077 millones.

Pero ese no fue el único cambio en el contrato, pues una de las cláusulas de la adición especifica que el plazo de ejecución de de la obra será hasta el 30 de diciembre de 2014. Esto quiere decir que el consorcio Torre Muisca (conformado por FCC Construcción de Centroamérica, con 95%, y FCC Colombia con 5%) tendría solo un poco más de tres meses para terminar el trabajo.

Si se cumple este tiempo, se destrabará la infraestructura que en un primer momento debió entregarse el 2 de mayo de este año, pero se aplazó porque la Interventoría pidió un plazo de 60 días, que terminaron convirtiéndose en 90 días. La razón de la ampliación era hacer una revisión en los diseños de la obra.

Aquí hay que aclarar que el consorcio Torre Muisca no tiene que ver con Opaín, que está a cargo de la remodelación de Eldorado, porque la Torre de Control se contrató como una obra distinta.

Antecedentes

La Aerocivil recibió inicialmente dos propuestas para diseñar la Torre con características parecidas. Una de ellas de Opaín por $20.123 millones y otra de Ineco por $44.925 millones. Los diseños tenían las mismas funciones, pero la de Ineco incluía una pieza de arte precolombino: un poporo, por lo que la Aerocivil se inclinó por su propuesta.

Este escándalo lo denunció en su momento el político Juan Manuel Galán y la Contraloría General de la Nación abrió juicio de responsabilidad fiscal contra la entidad.

La pregunta era si valía la pena disponer de tantos recursos para un poporo, el cual iba a estar ubicado de tal manera que no interfiriera con la aero-navegabilidad. Es decir, pocos iban a poder apreciarlo.

Fuentes cercanas al proceso aseguraron que “esa gente española (el consorcio diseñador del proyecto Ineco), nunca sacó permiso para trabajar en Colombia. Los diseñadores no vinieron al país y dijeron que habían trabajado desde Madrid. ¿Cómo se hacen unos diseños sin venir? ¿por computador?”.

Después del plazo que pidió la Interventoría para revisar los diseños, el Gobierno dio varias fechas distintas para iniciar la construcción según lo recordó el Senador Juan Manuel Galán . “En un debate de plenaria del Senado, la Aerocivil dijo que estaría lista en febrero de 2014. Luego, Santiago Castro, en una entrevista con Yamid Amat en marzo de 2013, dijo que entregaría la Torre en abril de 2014. Después, el contrato fijó una fecha diferente para entregarla, pero ese acuerdo se suspendió”.

El 24 de diciembre de 2013, el constructor (FCC), el Interventor y la Aerocivil hicieron la adición por $4.172 millones y se alargó el plazo. Después, en junio de este año, se sumaron los $8.203 millones. El pago

Del valor inicial del contrato ($105.701 millones), la Aerocivil y el Consorcio Torre Muisca acordaron un pago inicial en 2012 por $36.343 millones, los cuales no están reportados como pagados en el Portal de Transparencia Económica. En 2013, se le pagaría al contratista Torre Muisca $31.117 millones, de los cuales se han pagado $26.244 millones. Restaban para 2014, $38.240 y las adiciones correspondientes que se hicieron.

Quién asumió el problema

Esta situación la tuvo que afrontar el nuevo director de la Aeronáutica Civil, Gustavo Lenis, que nada tenía que ver en el enredo de la Torre de Control. Para Lenis, el contratiempo más grande no fueron los diseños sino con los terrenos.

Cuando se iniciaron las obras se dieron cuenta que parte de los terrenos en donde se estaba haciendo la obra estaban ocupados por el consorcio Codad y la entrega de esos se demoró casi ocho meses.

“Cálculo que la Torre de Control tiene un 35% de construcción. Ahora, esa obra va muy rápido (...) Es posible que hayan más adiciones porque por ejemplo, las galerías por las que va el cableado hacia la Torre no estaban contempladas, ni la cubierta del Centro de Gestión. Ha habido mayor cantidad de obra en algunos sitios y por eso son las adiciones”, explica Lenis.

La entrega de los terminales remodelados del aeropuerto Eldorado se quedó coja sin la Torre de Control. LR trató de contactar a FCC, Santiago Castro e Ineco, pero no tuvo respuesta.

Gustavo Lenis

Aerocivil

“El contratiempo más largo de todos no tuvo que ver con los diseños sino con los terrenos en donde se están haciendo las obras. Estos estaban ocupados por Codad, el que se ganó la segunda pista de Eldorado y la entrega se demoró ocho meses”.

Manuel Galán

Senador

“Indudablemente lo que se va a presentar es un conflicto jurídico entre la Aerocivil y Opain, ya que, actualmente el contrato de concesión lo que consagran son unas consecuencias adversas para Opaín en operación del aeropuerto Eldorado”.

Andrés Ortega

Opaín

"No tenemos instrucciones de demoler la vieja Torre de Control, estamos pendientes de que la Aeronáutica Civil acabe con la construcción de la nueva Torre. Tenemos los equipos suficientes para hacerlo, el proceso para tumbarla debe demorar 90 días”.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad