Publicidad
Mar Sep 26 2017
26ºC
Actualizado 04:41 pm
Domingo 09 de Octubre de 2011 - 10:22 AM

El martes serán las exequias de Julio Mario Santo Domingo

Este domingo se realizará una ceremonia privada con sus familiares cercanos en la capilla funeraria Frank E Campbell en Nueva York. El lunes habrá un homenaje público.
Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
El empresario Julio Mario Santo Domingo falleció este viernes 7 de octubre, en la ciudad de Nueva York.
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)

El cuerpo del industrial colombiano Julio Mario Santo Domingo, se encuentra en la capilla funeraria Frank E Campbell, sobre la Avenida Madison en Nueva York.

Según publicó Caracol Radio, el martes se cumplirán las exequias, en el Cementerio Woodlaw, ubicado en el Bronx donde se han realizado los funerales de grandes personalidades.

Mientras tanto, hoy se llevará a cabo una ceremonia privada con sus familiares cercanos y según confirma la funeraria, el lunes de 4.00 a 6.00 de la tarde, se realizará un homenaje público.

JULIO MARIO, EL HOMBRE

El viernes en la noche, una noticia inesperada sacudió las salas de redacción del país: Julio Mario Santo Domingo, uno de los más influyentes colombianos del Siglo XX y uno de los más exitosos empresarios del país, falleció en Nueva York. Tenía 87 años.

 

A diferencia de grandes hombres que se han abierto paso desde abajo, Santo Domingo nació rico y murió aún más rico . Fue reconocido año tras año como uno de los hombres más acaudalados de Colombia y del planeta según la revista Forbes, y en América Latina su fortuna fue estimada como la número 11 más grande, según dicha publicación.

Su familia era oriunda de Mompox y radicada en Barranquilla, pero en realidad él nació en Ciudad de Panamá el 1 de octubre de 1924, justo cuando sus padres se encontraban de vacaciones en el istmo.

No obstante, su vida estuvo siempre en las antípodas del ocio vacacional. Ni el tenis, su gran afición, era un simple juego para él. “Llegó a ser muy buen tenista y no perdía la oportunidad de asistir a los grandes torneos internacionales”, recuerda Luis Fernando Lenis (hijo de su gran amigo Edgar Lenis), quien trabajó para el Grupo Santo Domingo por más de 14 años.

Hasta en su vestir impecable iba anunciando calladamente que en su mundo ningún detalle, por más pequeño que fuera, era dejado al azar.

“Era un caballero en todo el sentido de la palabra pero, al mismo tiempo, muy selectivo. Había que ser de sus afectos. Con sus hijos era igualmente estricto y disciplinado; con él, ninguno de sus descendientes lo tuvo todo ganado de antemano”, añade Lenis.

“Exigente”. “Hombre de resultados”. En estos rasgos coinciden quienes trabajaron a su lado, pero Lenis señala que quizá el factor más formidable de Santo Domingo en su faceta como empresario fue su asombrosa habilidad para obtener el máximo de sus empleados. Y luego un poco más, de ser posible.

Publicada por
Sin votos aún
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad