Publicidad
Sáb Nov 18 2017
23ºC
Actualizado 03:09 pm
Miércoles 21 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

El Gobierno filipino declaró tragedia nacional en el país

El presidente de Filipinas, Benigno Aquino, declaró ayer el estado de calamidad nacional a raíz de las inundaciones que han causado cerca de un millar de muertos y han dejado una estela de destrucción al sur del país.
EFE / VANGUARDIA LIBERAL
Vista aérea de la localidad filipina de Cayagan de Oro, gravemente afectada por la tormenta tropical ‘Washi’.
(Foto: EFE / VANGUARDIA LIBERAL)

Esta declaración hecha en Cagayan de Oro, una de las ciudades más afectadas, permite al Gobierno aumentar la ayuda económica para las zonas afectadas y crear un fondo especial de 26,6 millones de dólares destinado a la asistencia de unos 338.415 damnificados.
Al menos 957 personas han muerto, un número que las autoridades no descartan que aumente dado que los equipos de rescate continúan buscando personas desaparecidas en los ríos y bajo los escombros.
“La máxima prioridad es realojar a los supervivientes en zonas que no presenten peligro y el Gobierno les ayudará”, aseguró Aquino, quien reprendió a las autoridades locales al comprobar que cientos de damnificados han montado poblados en áreas de riesgo.
En las dos ciudades más afectadas, Iligan y Cagayan de Oro, cientos de cadáveres continúan sin ser identificados. Es por esto que las alcaldías de esas dos ciudades decidieron aplazar sus planes de enterrarlos en fosas comunes, por desavenencias legales con el Gobierno central.
“Antes de sepultarlos tenemos que identificar todos los cuerpos y tomar muestras de ADN para cumplir los procedimientos legales”, dijo el alcalde de Cagayan de Oro, Vicente Emano.

La historia de Brian
Brian Molo, un técnico industrial de 27 años, sobrevivió a la inundación agarrándose a una caña de bambú junto a la que fue arrastrado durante toda la noche por la corriente y a lo largo de más de diez kilómetros, hasta que fue rescatado con las primeras luces del día.
Su casa quedó totalmente destruida y mantiene la esperanza de encontrar a su tía desaparecida.
“Es el único familiar que hemos perdido, pero mi hermana casi ha muerto a causa una grave herida en la cabeza”, afirmó.
Desde el pasado sábado duerme con varios parientes en el hospital en el que está ingresada su hermana, debido a la falta de espacio en los centros de acogida montados por las autoridades.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad