Publicidad
Sáb Ago 19 2017
22ºC
Actualizado 06:58 pm
Jueves 29 de Diciembre de 2011 - 05:37 PM

La deportación puede obligar a joven colombiana a dejar su bebé en Canadá

Una joven colombiana, cuya deportación ha sido ordenada por las autoridades canadienses, espera ansiosa la decisión de un tribunal para saber si podrá llevarse a Colombia a su bebé de 10 semanas cuya custodia ha sido solicitada por el padre.
Tomada de Internet/ VANGUARDIA LIBERAL
La deportación puede obligar a joven colombiana a dejar su bebé en Canadá
(Foto: Tomada de Internet/ VANGUARDIA LIBERAL)

Jessica Aristizabal, de 19 años, junto con su madre, hermana y tía, tenía previsto ser deportada el próximo 2 de enero después de que las autoridades canadienses rechazaron su solicitud de refugio en el país norteamericano.

Pero Jessica dijo a Efe que la disputa legal por la custodia de su hijo, Jonathan, de 10 semanas de edad, con el padre del bebé, Daniel Ricardo Velasquez, de 21 años de edad, ha dejado la orden de deportación en suspenso al menos hasta el 6 de enero, cuando está prevista una vista judicial.

"Nos dijeron que la deportación era el día 2 pero lo detuvieron ahora por lo de la corte", dijo Jessica.

Velasquez, que tiene la ciudadanía canadiense, ha solicitado la custodia de Jonathan a los tribunales argumentando que es mejor para el bebé el permanecer en Canadá ante la inminente deportación de su madre.

El abogado de Velasquez señaló en su escrito ante el juez que "cree que sería lo mejor para el niño que él tenga la exclusiva custodia".

En caso de que el juez decida conceder la custodia de Jonathan a Velasquez, Jessica perderá toda la esperanza de ver de nuevo a su hijo.

"Me preocupa mucho la deportación pero lo que quiero ahorita es tener a mi hijo, que no me lo quiten. Esto es lo que yo anhelo", aseguró Jessica.

"No es justo de porque no sea canadiense me vayan a quitar el bebé", añadió.

La familia Aristizabal llegó a Canadá a través de Estados Unidos en 2008. Jessica dijo a Efe que la familia huyó de Pereira, después de que las Farc asesinaron al hermano de su madre que trabajaba para el Gobierno colombiano.

"Mi mamá y mi tía tenían mucho miedo de que les fuera a pasar algo y huyeron. Pero Canadá dijo que no había suficientes evidencias (para justificar la concesión de refugio a la familia) y por eso nos van a deportar", explicó la joven colombiana.

"Si nos deportan, no sé. Mi mamá tiene mucho miedo de ir a Colombia", continuó.

Desde que llegaron a Canadá, las cuatro mujeres han estado trabajando y no han tenido ningún problema con la Justicia canadiense. La propia Jessica trabajó hasta el último mes de su embarazo.

La madre de Jessica, Claudia, trabaja en la actualidad en la escuela Corpus Christi de la localidad de Burlington, a unos 60 kilómetros al suroeste de Toronto.

La escuela ha prestado un gran apoyo a la familia Aristizabal y hasta el momento ha recaudado 4.000 dólares para sufragar sus costes legales.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad