Publicidad
Jue Ago 17 2017
21ºC
Actualizado 08:38 am
Viernes 30 de Diciembre de 2011 - 10:04 AM

Violencia género se agudiza en Argentina a pesar de mayor difusión de casos

La ausencia de estadísticas oficiales y de políticas de prevención agudizan la violencia de género en Argentina, donde la difusión de casos de mujeres asesinadas se multiplicó en los últimos meses, coincidieron hoy organizaciones que abordan esta problemática.
Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
En octubre pasado, la oficina registró en Buenos Aires 719 denuncias y en un 83% de los casos la relación de pareja.
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)

En los primeros diez meses del año fueron asesinadas al menos 237 mujeres en este país suramericano, un 10 por ciento más que en igual período de 2010, de acuerdo con un informe de la ONG La Casa del Encuentro, basado únicamente en los casos divulgados por la prensa.

Precisamente, los periódicos brindan cada vez mayores espacios al crimen de mujeres a manos, en la mayoría de los casos, de sus actuales o antiguas parejas, a quien en más de una ocasión ya habían denunciado.

Para la coordinadora de La Casa del Encuentro, Fabiana Túñez, la mayor aparición de casos en los medios no significa necesariamente que haya más crímenes, sino que tiene que ver con que "es un tema que empieza a preocupar a la sociedad y, por lo tanto, se incorpora a la agenda mediática".

"La violencia es un asunto que afecta a la mitad de las ciudadanas del país. Hay más visibilidad, más sensibilidad de los medios de comunicación y mayor cantidad de denuncias de las mujeres, pero no hay aún desde el Estado un peso asignado específicamente a este tema", evaluó a Efe la argentina Susana Chiarotti, miembro del comité de la Organización de Estados Americanos (OEA) que analiza la violencia de género.

En 2009, el Parlamento sancionó una ley contra la violencia de género en todos los ámbitos que ordena al Gobierno argentino a elaborar un plan nacional para prevenir y sancionar este flagelo.

Sin embargo, "faltan campañas nacionales que aborden el tema de forma integral, es necesario que las escuelas incorporen cambios culturales, que se capacite a la Policía en este asunto, que haya partidas presupuestarias acordes y exista un sistema de estadísticas oficiales", añadió Chiarotti, quien también integra el Instituto de Género, Derecho y Desarrollo, de Rosario.

Sólo la Corte Suprema de Justicia de Argentina se ha ocupado de traducir en números este flagelo al crear en 2008 la Oficina de Violencia Doméstica, que divulga periódicamente el número de denuncias de agresiones que recibe el tribunal.

En octubre pasado, la oficina registró en Buenos Aires 719 denuncias y "en un 83 por ciento de los casos la relación de pareja (parejas, exparejas, concubinos, cónyuges y novios) es la predominante entre las personas afectadas y las denunciadas", precisó el Centro de Información Judicial.

Entre los casos de mayor difusión de este año figura el crimen de Bárbara Santos, de su hija de 11 años, de su madre y de una amiga en una vivienda de la ciudad bonaerense de La Plata, en un caso que tiene como único detenido al novio de la primera mujer mencionada.

También sacudió al país el asesinato a golpes de un niño de 9 años que vivía en el pueblo bonaerense de Lincoln, y por el que fue detenido su padrastro, al que la madre de la víctima había dejado poco tiempo atrás.

Los especialistas interpretan el homicidio como un caso de violencia machista en el que la víctima terminó siendo el hijo de la mujer.

Otro caso que conmocionó recientemente a la opinión pública fue el de la argentina Carla Figueroa, una joven presuntamente asesinada por el hombre con el que se había casado luego de perdonarlo por haberla violado, lo que había habilitado la salida de la cárcel del acusado.

Varias de las mujeres ya habían denunciado a sus agresores, como fue el caso de Azucena Peralta, asesinada días atrás a cuchillazos presuntamente por su esposo, en la provincia de Mendoza.

"Estaban casados desde hace ocho años, pero se llevaban mal desde hacía tiempo. Él la había aislado de la familia. Vivían en la misma casa, pero estaban separados. Él nunca se quiso ir", señaló Gastón Arias, cuñado de Azucena.

A raíz de la seguidilla de casos, familiares de víctimas, vecinos e integrantes de organizaciones realizaron varias concentraciones en el país para exigir políticas de Estado contra la violencia de género y la incorporación de la figura de femicidio al Código Penal.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad