Publicidad
Vie Nov 17 2017
26ºC
Actualizado 03:03 pm
Miércoles 14 de Marzo de 2012 - 08:59 AM

El tamaño de las pinzas de la langosta no asegura su fuerza según estudio

El tamaño de las pinzas de la langosta australiana de agua dulce no asegura su fuerza, pero sus dimensiones ayudan muchas veces a engañar al oponente, según un estudio de científicos australianos y estadounidenses divulgado hoy.
Tomado de internet/ VANGUARDIA LIBERAL
El tamaño de las pinzas de la langosta no asegura su fuerza según estudio
(Foto: Tomado de internet/ VANGUARDIA LIBERAL)

"Si son sorprendidos en su embuste podrían perder la batalla", explicó a la emisora local ABC el zoólogo Robbie Wilson de la Universidad de Queensland, coautor de esta investigación publicada en la revista científica "Biology Letters".

La mayoría de los machos de la especie de las langostas australianas de agua dulce (Cherax dispar) son muy agresivos y pelean por todo: las hembras, alimentos y refugios y sus principales armas son las dos pinzas frontales capaces de matar al oponente.

Las batalla son muy intensas y pueden durar hasta una hora, pero la mayoría de ellas se evitan con un ritual en el que los contendientes se miden la fuerza mutuamente.

Por ejemplo, en uno de los rituales, una langosta pondrá sus pinzas en el suelo mientras su rival las golpea y frota y en base a su percepción puede retroceder si se considera menos fuerte que el otro.

En su estudio, Wilson y Michael Angilletta de la Universidad de Arizona examinaron unas 70 langostas y midieron el poder de la fuerza al apretar dos piezas de metal.

Así hallaron que el tamaño no refleja su fuerza real y que muchas langostas tenían pinzas grandes, pero su poder muscular era menor.

Las langostas con enormes pinzas "aparentan ser más fuertes, como los machos de gran calidad, pero en realidad estaban haciendo trampa porque son más débiles de lo que muestran", explicó Wilson.

Y es que el caparazón de las langostas esconde la musculatura y evita que el contendiente mida con precisión la fuerza del otro.

"Es como poner una armadura alrededor de un brazo humano. Uno no tiene idea de la fuerza del otro hasta que empieza a golpearte", dijo el zoólogo australiano.

Los científicos también descubrieron que ambas pinzas difieren en la fuerza y el tamaño y que la extremidad más larga puede ser más fuerte, más débil o tener igual poderío que la más pequeña, lo que añade una mayor confusión a las batallas.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad