Publicidad
Mar Sep 19 2017
20ºC
Actualizado 06:12 am
Miércoles 21 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Terremoto en México desató el pánico y dañó 500 viviendas

Un terremoto de magnitud 7,4 grados con epicentro en el estado de Guerrero golpeó el sur y centro de México durante varios minutos, dejando unas 500 viviendas dañadas y provocando que miles de personas evacuaran edificios, aunque sin constatarse por el momento víctimas.
AFP / VANGUARDIA LIBERAL
El tráfico colapsó en las principales avenidas de Ciudad de México por la suspensión del servicio de semáforos, mientras que cientos de personas trataban de alejarse de los edificios más altos en medio del pánico.
(Foto: AFP / VANGUARDIA LIBERAL)

El presidente Felipe Calderón afirmó que “hasta el momento no se reportan daños graves”, en su cuenta Twitter, @FelipeCalderón.

El sismo tuvo su epicentro en Ometepec, en el estado de Guerrero (sur), cerca del océano Pacífico, en límites con el estado de Oaxaca (sur), a unos 17,5 km de profundidad.
Al menos dos fuertes réplicas del terremoto se presentaron posteriormente.

El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, dijo en una entrevista televisada que “no tenemos pérdidas humanas, en los poblados de los estados de Guerrero y Oaxaca”.

Por su parte, el centro de alertas sobre tsunamis del Pacífico en Estados Unidos señaló que pese a la intensidad del sismo, no se generó una alerta de tsunami.

Evacuaciones y crisis nerviosas
En las calles de Ciudad de México, con más de 20 millones de habitantes, hubo muestras de pánico, colapsaron las líneas telefónicas, se suspendió el servicio eléctrico y algunas construcciones antiguas sufrieron daños en los barrios más viejos de la capital.

Sin embargo, la capital mexicana se mostró más organizada que hace casi 27 años y las evacuaciones se hicieron más ordenadamente, explicaron testigos.

“Desalojamos a unas 50 personas, todo fue en orden, afortunadamente no pasó nada”, comentó Francisco Bernal, jefe de brigadas de una firma privada que tiene oficinas en el barrio Roma.

“Cuando vi que las lámparas se movían, me puse de pie. Sentí mucho miedo, pero me obligué a conservar la calma”, dijo Ana Ferández, secretaria de un edificio de la zona.


Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad