Publicidad
Vie Dic 15 2017
25ºC
Actualizado 12:07 pm
Lunes 16 de Abril de 2012 - 06:39 AM

Sarkozy intenta jugar la carta del crecimiento a 6 días de la elección

En desventaja en los sondeos, el presidente y candidato Nicolas Sarkozy juega una de sus últimas bazas en la campaña presidencial francesa, poniendo el crecimiento en el centro del debate, con el riesgo de desconcertar a sus partidarios, pero también a sus aliados alemanes.
Afp/VanguardiaLiberal
Sarkozy intenta jugar la carta del crecimiento a 6 días de la elección
(Foto: Afp/VanguardiaLiberal)

A seis días de la primera vuelta (22 de abril) de una elección en la que el socialista François Hollande refuerza día a día su condición de favorito, Nicolas Sarkozy desdeñó el lunes los pronósticos de los sondeos.

"Los sondeos van y vienen, se sabe cuál es su credibilidad", declaró el lunes, mientras la prensa francesa daba cuenta de las dudas crecientes respecto a la estrategia del candidato de la derecha.

El domingo, en un gran mitin al aire libre en París, Nicolas Sarkozy sorprendió al pronunciarse en favor de una reforma de las misiones del Banco Central Europeo (BCE) para reforzar su papel en el apoyo al crecimiento de la Eurozona.

"Sobre el rol del Banco Central en el apoyo al crecimiento, vamos a abrir un debate y vamos a hacer avanzar Europa", dijo, señalando los "límites de las reglas" del tratado de Maastricht, que atribuye como principal misión al BCE el control de la inflación.

Y ello después de haber denunciado durante semanas el proyecto del candidato socialista François Hollande, que quiere renegociar el tratado de disciplina presupuestaria firmado en marzo por 25 países europeos a fin de agregarle al mismo un capítulo de apoyo al crecimiento.

Sus declaraciones suscitaron la ironía de Hollande. "Era hora de que (Sarkozy) llegara a la lucidez al final de su mandato", declaró el candidato socialista. "Lástima que él haya olvidado (el crecimiento) durante cinco años", agregó.

La declaración de Sarkozy es contraria también al acuerdo que hizo con la canciller alemana, Angela Merkel, de no hablar públicamente del rol del BCE en los mercados durante la crisis, aunque dejándolo actuar al mismo tiempo.

El equipo del presidente aclaró inmediatamente después que Nicolas Sarkozy no se refería a una reforma de los estatutos del BCE, sino al diálogo sobre las tasas de cambio.

El ministerio alemán de Finanzas no quiso hacer comentarios al respecto este lunes, como tampoco sobre la polémica acerca de la introducción en Alemania por una sociedad bursátil de un instrumento especulativo sobre la deuda francesa, cuya anulación pidió François Hollande a las autoridades de Fráncfort.

El discurso de Nicolas Sarkozy reforzaba el lunes la idea de un cierto desasosiego en la estrategia del presidente, en desventaja en los sondeos, frente a un candidato socialista que se jacta de la constancia de sus propuestas.

Sarkozy parece estar muy lejos de alcanzar su objetivo de quedar en primer lugar con amplia ventaja en la primera vuelta a fin de crear una dinámica para cambiar la tendencia en la segunda vuelta, prevista el 6 de mayo.

Según los últimos sondeos, los dos rivales estarían codo a codo en la primera vuelta, con poco menos de 30%.

Pero en la segunda vuelta Hollande está seguro de contar con los electores del candidato de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon (13% a 17%) y de la ecologista Eva Joly (2% a 3%).

Lo que no es el caso para Nicolas Sarkozy en lo que respecta a los electores de la candidata de extrema derecha Marine Le Pen (14% a 16%). En cuanto a los electores del centrista François Bayrou (10%), sus votos ser repartirían a partes iguales entre Sarkozy y Hollande en la segunda vuelta.

Tal sería la razón de una estrategia que da la impresión de oscilar entre proseguir una derechización a ultranza practicada por Sarkozy al principio de campaña y una ofensiva para atraer a su campo a François Bayrou, que varias personalidades de derecha evocaron en los últimos días como un posible primer ministro.

Pero hasta ahora la ventaja de François Hollande sigue siendo grande en los sondeos de opinión para la segunda vuelta (54% a 56%), al punto que el candidato de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon estimó el lunes que Nicolas Sarkozy está "acabado".

Publicada por
Sin votos aún
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad