Viernes 26 de Diciembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Mundo
Patrocinado por:
Domingo 01 de Diciembre de 2013 - 11:53 AM

Martín Ochoteco, el argentino que entiende a los caballos

Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
Martín Ochoteco, el argentino que entiende a los caballos
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)
Reconoce que es demasiado paciente para el gusto de aquellos que llevan años domando potros y yeguas salvajes y de paso fino. Dice que no tiene una fórmula exacta para llegar a la esencia de esos seres, que se deja llevar por su instinto y lo que el roce de su piel con la del animal le transmite.

Cuando Martín Ochoteco llevó al campo la doma sin violencia, no solo se enfrentó a caballos briosos. Lo hizo con sus ancestros, los gauchos, ‘hombres jinetes’, altivos, solitarios y nostálgicos, de espíritu libre y salvaje, oriundos de la pampa argentina, arropados por la brisa fría, el cielo celeste y pálido y las praderas  doradas y onduladas. 

No llegó con boina o sombrero negro, menos luciendo un pañuelo rojo bajo su mentón, un poncho pesado, calzones anchos, chirapa y botas de caña. Entró al campo y se posó frente a los caballos con jeans, camiseta, zapatos cómodos, melena al viento y medio rostro cubierto de espesa barba.

Había regresado de Suiza y tenía en su cabeza llevar al campo nuevas técnicas para domar caballos, basadas en el conocimiento del animal y la tolerancia. Pocos salieron antes de sus haciendas a trabajar de esta manera, pues lo tradicional –escuelas de formación más rígidas, que si bien funcionan en ocasiones terminan estresando a los caballos– es que el hombre someta al caballo, que lo mire de manera amenazante, lo grite o le tire el cabestro, para luego montar en su lomo y exhibirlo.

Hacer lo contrario a los gauchos, excelentes jinetes de caballos de brega, particularmente, era una de sus preocupaciones. Convencer a estos expertos y otros incrédulos de que uno de los pasos para alcanzar la doma es algo tan simple como inclinar la cabeza sobre la del caballo, esperar una señal del animal o hacerle cierto ruido con los dientes al oído, le costó más que ‘sacarle la maña’ en una semana a un semental colombiano llamado ‘Enigma’, nacido con la marca de campeón de paso fino y que puso en vilo no solo el prestigio de los once montadores que fracasaron al quererlo domar, sino del resto de la manada con la que entraba en contacto.

Pero el tiempo, como las costumbres, la brisa fría de la pampa, el River Plate y el mismo Martín, ha cambiado. Ya no es tan solo el joven que husmeaba en las haciendas cercanas a su pueblo –Florentino Ameghino, en la provincia de Buenos Aires–, luego de un ‘picadito de fútbol’, en compañía de sus amigos.

Su técnica fue puesta al descubierto por sus amigos, al recomendarlo a hombres adinerados, dueños de padrotes o padrillos sementales, en cuyas vidas se marcó un antes y un después de que Martín domara sin violencia a sus máximos tesoros.

De allí saltó a la pantalla grande, al programa ‘El domador de caballos’ del canal NatGeo, donde además de lidiar con las mordidas, patadas, la timidez y mal temperamento de caballos  como  ‘Zeus’ y ‘Pistolas’ –el primero, un mal estudiante de una escuela especializada en el alistamiento de caballos, pero gran saltador, y el segundo, de espíritu bravío,  marcado por las técnicas violentas de sus domadores – tuvo que hacerlo con las cámaras, que lo sacaron de su apacible casa de campo y lo alejaron de la manada de 27 caballos, con los que convive.

Publicada por
XIOMARA MONTAÑEZ MONSALVE
Su voto: Ninguno (8 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones