Miércoles 1 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Política
Patrocinado por:
Domingo 10 de Febrero de 2013 - 12:01 AM

Con cuestionado contrato se ejecuta el alumbrado público de Floridablanca

Archivo / VANGUARDIA LIBERAL
El contrato fue suscrito con el fin de garantizar la expansión, repotenciacion, reposición y mantenimiento del alumbrado público de Floridablanca por un término de 20 años.
(Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)
Un informe de la Contraloría General de la República, prendió las alarmas sobre la ejecución del convenio interadministrativo que se suscribió entre la Alcaldía de Floridablanca y la Electrificadora de Santander, Essa, para garantizar el Alumbrado Público de ese municipio. La Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal indagó.

Hace casi 11 años, en marzo de 2002, la administración del entonces alcalde de Floridablanca, Frank Giovanni González, suscribió con el gerente de la época de la Electrificadora de Santander, Essa, Guillermo Alonso Benjumea, un convenio interadministrativo para garantizar el alumbrado público de ese municipio por 20 años.

Transcurrida más de la mitad del tiempo de ejecución del contrato, al parecer no se han cumplido las condiciones. La Contraloría General de la República realizó una auditoría que reveló 39 hallazgos administrativos, de los cuales 17 tienen presunto alcance disciplinario, 16 tienen presunto alcance penal y 17 presunto alcance fiscal por un valor que asciende a los $13.760 millones. Por estos hechos, el ente de control ya inició la indagación preliminar.

En la primera entrega del artículo, la Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal mostró cuál es el origen de la empresa que ejecuta el contrato, cómo aparentemente se trianguló el convenio para favorecer a un tercero, y los pormenores de la elevada tasa que pagan los habitantes de Floridablanca por ese servicio.

Así se están manejando los recursos que se recaudan por el pago del segundo impuesto más importante en Floridablanca, detrás del predial.

Un contrato que todos quieren acabar

Pese a que el contrato lleva una década ejecutándose, desde que cumplió su primer año tanto la Electrificadora de Santander como el Municipio han intentado reversarlo.

De hecho, desde el 20 de agostos de 2003 se inició la primera acción de nulidad por parte de la Electrificadora, que según abogados de la entidad es el único “vehículo jurídico” que tienen para que se reverse el convenio.

No obstante, según información brindada por la Electrificadora, la acción de nulidad se encuentra admitida y notificada sólo a algunos de los integrantes de Luces de Santander, debido a que los demás integrantes de la entonces unión temporal tenían sede en las Vírgenes Británicas, lo que ha generado que el proceso no haya tenido avances significativos.

Adicionalmente, desde la Essa se le aseguró a Vanguardia Liberal que los diferentes alcaldes de Floridablanca que han estado al frente del municipio durante el tiempo de ejecución del contrato, han pedido acabarlo.

“El municipio en tres oportunidades nos ha pedido terminar el convenio y nosotros le hemos dicho que estamos completamente de acuerdo, es un convenio que a nosotros nos parece inequitativo para la Electrificadora y lo podemos terminar siempre y cuando el efecto para la Electrificadora sea neutro, pero lo que ocurre es que nos dicen ‘nosotros queremos terminarlo pero ustedes asumen todo el costo a la aliada y nosotros no podemos acceder a eso”, explicó Gómez.

La posición de la actual Alcaldía de Floridablanca es muy parecida. De hecho Néstor Díaz, mandatario del municipio, le aseguró a esta casa periodística que creó un comité de alumbrado público que está estudiando la viabilidad de finalizar el convenio unilateralmente.

“Lo que quiero como Alcalde es terminar ese contrato, pero para eso me tengo que blindar jurídicamente, yo le he mandado oficios a las diferentes entidades de control sobre las diferentes circunstancias que he tenido, porque este es un tema social que no viene de un año y hay que solucionarlo. En este momento estamos llenándonos de argumentos para poder tomar una buena decisión para el municipio”, indicó.

A las posiciones de las partes, se han sumado las de los habitantes del municipio, quienes a través de sus veedores ya han interpuesto varias acciones que buscan por vía administrativa que un juez declare nulo el contrato.

Al municipio y la Essa también se unió el Concejo de Floridablanca, corporación que aseguró que en marzo llamará a debates de control político para que la actual administración responda por las acciones que adelantará para finalizar el convenio.

Sobre las declaraciones de la Electrificadora y del Municipio, Efrén Montañés, gerente de Luces de Floridablanca, aseguró: “eso no me lo manifiestan a mí, ellos me dicen que están tranquilos con las inversiones que se han realizado y que no tenemos ningún inconveniente”.

Nadie conoce el manejo de los recursos

Cuando se suscribió el convenio interadministrativo entre la Alcaldía de Floridablanca y la Essa, se estableció un flujo de caja que regularía el manejo de cuentas del recaudo de los recursos para alumbrado público.

En ese flujo de caja, que ha sido modificado en varias ocasiones, se estableció la distribución del recaudo atendiendo a las necesidades del alumbrado público así: para el costo de la energía iría un 25%, para los costos de administración, operación y mantenimiento del alumbrado un 30%, para el pago de la facturación y el recaudo un 6%, para el pago de la interventoría un 2%, para la administración de la fiducia un 3%, para expansión del alumbrado un 24% y para excedentes de inversión un 10%.

Así las cosas y como ya estaba establecido en el convenio y el posterior contrato de alianza estratégica, la Essa se encargaría de hacer el recaudo de todo el impuesto, descontar el valor de la energía y el correspondiente a la facturación y girar a una fiducia, cuenta externa que debía regular el Municipio, lo restante para que fuera invertido en el mantenimiento del alumbrado público.

No obstante, el manejo de los recursos no se inició cumpliendo con esas condiciones. Según un informe revelado por la Contraloría General de la República en 2009, a ocho años de iniciada la ejecución del contrato, aún no se había constituido esa fiducia.

“No se ha adelantado contrato o encargo fiduciario alguno… que garantice que la renta cedida o entregada al municipio sea administrada por ésta”, señala el informe.

Es decir, casi ocho años después de iniciada la ejecución del convenio, el Municipio no tenía informes del manejo de los recursos ni injerencia sobre ellos.

La última auditoría realizada por el ente de control, que evaluó la eficiencia del convenio durante 2011, reveló que aunque ya se había creado la fiducia, de su manejo estaba apartado el Municipio.

Pese a que la Contraloría señala que la Essa es la que maneja la fiducia, desde la empresa se negó esa versión y se aseguró que todo se remonta a la suscripción de un OtroSí en el contrato de alianza estratégica en el que se estableció como una obligación de la aliada (Luces de Floridablanca) la constitución de un patrimonio autónomo al que la Electrificadora le transferiría los valores correspondientes al recaudo del impuesto del alumbrado.

“No entendemos el origen de ese otrosí, que fue suscrito en una fecha desconocida y es un documento que no tenemos el original sino una copia. Dentro de la investigación que hemos hecho internamente, se observa que se plantea como una obligación de la aliada manejar la fiducia y nosotros le hemos dicho a la aliada que esa fiducia le corresponde a la Electrificadora, pero mire lo que se convierte y lo que está plasmado como una obligación la aliada lo interpreta como un derecho ¿Por qué la aliada maneja la fiducia? No sabemos”, explicó Carlos Alberto Gómez, gerente de la Essa.

En este sentido, Gómez asegura que el papel que desempeña la Electrificadora de Santander con el convenio se remite al recaudo del impuesto y suministro de la energía.

“Del recaudo que hace la Electrificadora se descuenta el valor de la energía, se descuenta lo que le paga la aliada por operación, mantenimiento, reposición y nuevos proyectos y se descuenta el valor correspondiente al recaudo y la facturación; el saldo se consigna en la fiducia. Eso quiere decir que la Electrificadora no está obteniendo ningún tipo de rentabilidad en ese negocio”, agregó.
Por su parte, Luces de Floridablanca negó que el manejo de la fiducia le estuviera vedado al municipio.

“Yo no administro el impuesto, yo no decido que se hace con el alumbrado público, ya yo tengo un modelo con un flujo contractual donde en este caso la Essa y en el caso de la Essa con el municipio y el Alcalde ya me autorizaron y me ordenaron qué hacer con el impuesto. El municipio tiene acceso a la fiducia con informes mensuales”, señaló Efrén Montañez, gerente de Luces de Floridablanca.

Sin embargo, los argumentos de Luces de Floridablanca fueron desmentidos por el alcalde de ese municipio, Néstor Díaz, quien aseguró que su administración no tiene el manejo de la fiducia ni conoce son los movimientos financieros de la misma.

“Desde que empecé mi administración ordené que revisáramos el contrato, hemos encontrado que la aliada es muy celosa en entregar la información, ya le solicitamos por escrito la entrega de la fiducia en tres oportunidades a Luces de Floridablanca, pero no hemos obtenido la respuesta.”, indicó.

La Contraloría General de la República estimó que se han descontado $594,4 millones para el pago de una fiducia en los años en que no existió.

Actualmente hay en curso un nuevo OtroSí que le devolverá al Municipio el manejo de la fiducia.

$13.760 millones en hallazgos  de la Contraloría

Aunque la interventoría del convenio debió haber sido contratada paralelamente a su suscripción, la Contraloría General de la República estableció que durante los dos primeros años de ejecución eso no sucedió.

Según el ente de control, de mayo de 2002 a julio de 2004 se pagó el 2% del valor total del recaudo del impuesto de alumbrado público, equivalente a $167,2 millones, a una interventoría que no se contrató.

“(El hallazgo obedece) a la falta de gestión por parte de la administración... así como de la Essa, que una vez descontados sus cargos mensuales le gira el saldo de los recursos a su aliada Luces de Floridablanca, empresa que no tiene relación contractual con el municipio”, señala el ente de control.

La suma, según el interventor del contrato entre la Essa y Luces de Floridablanca desde 2010, Jorge Aragón, se adicionó al presupuesto.

Por su parte, Efrén Montañez, representante legal de Luces de Floridablanca, aseguró que aunque no se contrató una interventoría externa, funcionarios del Municipio le hacían seguimiento a las obras.

“Un tiempo no hubo interventoría, pero eso era responsabilidad del Municipio. Lo que sí le puedo decir es que existía una supervisión por parte del mismo municipio a través de sus funcionarios”, precisó.

No obstante, para la Contraloría no existen registros que soporten qué pasó con esa suma.

Otro de los hallazgos que el ente de control estableció es que existiría un saldo a favor del municipio de $1.034 millones que no aparece en los registros contables, debido a que 4.240 lámparas no necesitaban repotenciación (cambiar de mercurio a sodio con el fin de disminuir la carga y por ende el valor del consumo). El hallazgo se remonta a mayo de 2004.

“Eso se corrigió hace nueve años. Cuando nos entregaron la información del inventario dijeron que había 16 mil luminarias, cuando fuimos a la realidad sólo habían 13 mil, eso significa que habíamos hecho proyecciones con 16 mil, esos recursos no se invirtieron en modernizaciones si no en expansión. Con respecto a ese tema hay un fallo de la misma Contraloría que reconoce que sí realizamos esas inversiones”, indicó Montañez.

Sin embargo, otro hallazgo de la Contraloría reveló un presunto daño fiscal por $1.417 millones, debido a que esa disminución del valor inicialmente presupuestado no fue incluida en el flujo de caja.

La Contraloría también dio a conocer que el desconocimiento sobre el manejo de los recursos, no es la única falta de información del Municipio.

 Aunque según el inventario dado a conocer por Luces de Floridablanca, en el municipio hay 16.385 luminarias y el de la interventoría señala que hay 16.565, el inventario certificado por la Essa asegura que a 2011, año al que se remitió el informe, hay 15.656.

Este hecho repercute, según el ente de control, en todas las actividades que se ejecutan con el contrato, pues el Municipio no sabe cuándo se debe expandir el alumbrado ni tiene la dimensión real de lo que está pasando con la destinación de los recursos.

Otro hallazgo de la Contraloría se remite a un presunto daño fiscal por $952 millones correspondientes a obras no ejecutadas de alumbrado en el sistema de Metrolínea en 2011.

“Hay obras que no se han entregado. Cuando se realiza expansión, se programan visitas con todas las partes para que certifiquen la entrega de las luminarias y las condiciones. En estos momentos se están entregando varias obras”, aseguró Aragón.

No obstante, esta no es la primera vez que la Contraloría emite hallazgos por presuntas obras no concluidas o iniciadas para el caso de Metrolínea.

“No le encuentro explicación al hecho de que la relación fuera directa entre el Municipio y la Aliada y que la Electrificadora simplemente manejara una parte formal y en ese aspecto hay que decir que parte de los hallazgos de la Contraloría radican en que no se había hecho la entrega formal de las obras por parte de la Electrificadora ordenadas por el municipio. Todo era una relación directa entre la aliada y el municipio, un caso específico es el de Metrolínea, hay documentos de que se hicieron entregas de ese proyecto directamente en 2006”, indicó Carlos Alberto Gómez, gerente de la Electrificadora de Santander.

Por su parte, Jorge Aragón indicó que en estos momentos la interventoría está verificando obras iniciadas entre 2002 y 2006 en Metrolínea por $940 millones.

Las inversiones en algunas obras de Metrolínea también fueron cuestionadas por la Contraloría. El ente de control identificó presuntos sobrecostos que ascenderían a los $1.215 millones en la compra de materiales para las luminarias.

“Ese fue un error de digitación de una de las personas que llevaba el acta del avance de obra. Esa persona puso dos ceros de más, pero todo eso fue corregido en el camino. Eso no significa que se hay acobrado un valor adicional porque las obras de Metrolínea las hacemos con recursos de Luces de Floridablanca. En estos días se está recibiendo la obra que está totalmente ajustada a los valores que son”, explicó Montañés.

Además de que la Contraloría conceptuó que existirían presuntas fallas en el pago de la interventoría y en el manejo de la fiducia, también halló presuntas inconsistencias en el pago de las pólizas, que según estipuló, no se habían adquirido hasta diciembre de 2010, lo que representaría un hallazgo fiscal por $888 millones.

“Eso no es tan cierto. Las pólizas del contrato sí existen, lo que pasa es que a nosotros cuando hicieron la auditoría no nos invitaron a participar, porque nosotros somos el operador, entonces si nos hubieran  invitado a esa auditoría nosotros le hacemos llegar las pólizas”,señaló el gerente de Luces de Floridablanca.

La reposición de luminarias por robo, también fue objeto de revisión de la Contraloría que determinó hallazgos por $536 millones, debido a que el costo de esas eventualidades fue cobrado en el flujo de caja del convenio, cuando debió ser descontado del margen de ganancia del operador.

Por último, la Contraloría estableció un presunto daño fiscal por $4.815 millones, debido a que al parecer se cobró esa suma por concepto de expansión tras reajustar el flujo de caja a través de un OtroSí.

Al respecto, el interventor del contrato aseguró que “todo lo que no está vinculado al flujo de caja se va a la columna de expansión”.

Publicada por
UNIDAD INVESTIGATIVA
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones