Jueves 27 de Noviembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Política
Patrocinado por:
Domingo 10 de Marzo de 2013 - 12:01 AM

¿El restablecido gabinete de Santos está funcionando?

Archivo /VANGUARDIA LIBERAL
El presidente de la República, Juan Manuel Santos, durante la posesión del nuevo gabinete de ministros en septiembre de 2012.
(Foto: Archivo /VANGUARDIA LIBERAL)
El gobierno del presidente de la República, Juan Manuel Santos, les dio la posibilidad a los ministros de ser más visibles. Sin embargo, para analistas, los funcionarios no estarían cumpliendo con esa misión.

La repetida declaración del ministro del Interior, Fernando Carrillo, de que el Gobierno tiene como propósito para 2013 “mostrar resultados”, no solo se debe a la obligación obvia de ejecutar, a la altura del tercer año de administración; también puede reflejar una preocupación interna sobre la efectividad del gabinete del presidente Juan Manuel Santos.

Carrillo ha dicho, por ejemplo, que “estamos gobernando y tratando de mostrar resultados (…) Este es un año en que los colombianos van a esperar muchas ejecutorias de este Gobierno”. Sin embargo, persisten dudas sobre la gestión de algunas carteras, incluso después del sonado ‘revolcón ministerial’.

Esta semana, por ejemplo, se vio a seis ministros (el propio Carrillo entre ellos) intentando solucionar el paro cafetero. Algunos fueron delegados para ir directamente a hablar a las regiones con los organizadores de la movilización. Al final, ante la angustia de que no se lograra un acuerdo, fue nombrado como mediador el vicepresidente Angelino Garzón, quien finalmente conjuró la protesta.

El estilo de gobierno de Santos, en una de sus marcadas diferencias con Álvaro Uribe, ha sido apostarle a la descentralización administrativa, delegando el cumplimiento de metas a sus ministros. Hoy, el propio Ejecutivo analiza en su interior que el problema es que algunos no han sabido comunicar de forma efectiva sus logros.

“Hay un contraste grande con el anterior Gobierno, que no delegaba nada. Uno tenía la impresión de que los ministros eran apenas secretarias del Presidente, quien llamaba al orden. Con Santos, de alguna manera se le ha devuelto la dignidad a los ministros, el problema es que no han generado mucha confianza”, aseguró Mauricio Jaramillo, docente de ciencia política de la Universidad del Rosario.

Agregó que la coyuntura no los ha favorecido mucho, si se tienen en cuenta los recientes paros, las opiniones encontradas sobre el proceso de paz y hasta el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en el litigio con Nicaragua.

Pero los problemas no se refieren solo a la ejecución. También han dejado grietas las pujas internas por temas relevantes, como el de las reformas pensional y de salud. El ministro de Trabajo, Rafael Pardo, y el de Hacienda, Mauricio Cárdenas, chocaron frontalmente a la hora de decidir si se presentaba o no la primera de ellas. Como finalmente la decisión fue positiva, ahora no hay claridad sobre si esta o la de salud, impulsada por el ministro Alejandro Gaviria, tendrá prioridad en el trámite en el Congreso.

DESDE EL CONGRESO

Algunas voces desde el Congreso de la República se han unido al debate sobre la efectividad de los actuales ministros. De hecho, han solicitado cambios.

El senador Armando Benedetti dijo hace poco: “Yo sacaría a todos los ministros, parecen todos que fueran del Country, hablan más ingles que español, están desconectados del país, los ministros no pueden ser todos de Bogotá, tiene que ser de regiones”.

Y acerca de la actual agenda legislativa, sobre la cual advirtió el ministro Carrillo, resultan muy importantes las reformas a la salud y pensional, el senador Jhon Sudarsky, dijo:
“(Esos textos) son importantes, hemos tenido anuncios sobre eso, pero no hemos visto el articulado y no se puede opinar solo con las cosas que aparecen en los medios”.

Y remató: “Hay un dilema muy complicado entre lo que es la comunicación pública y la efectividad, como es una estrategia tan notoria, esperemos que de verdad los ministros empiecen a mostrar más resultados”.

Lo que demostró el paro cafetero

Para estos analistas, la forma como los ministros manejaron el reciente paro cafetero da muestra de que a pesar de su mediación existe desconfianza frente a su gestión.

De acuerdo con Jaramillo, “la forma como los ministros manejaron el paro cafetero habla de unos ministros que han pasado por figuras como la de gobernadores y alcaldes. Algunos trataron de robarse protagonismo, como Rafael Pardo y Juan Camilo Restrepo, cuya labor no ha sido muy notable”.

En un principio, cuando se aumentaron los subsidios a los cafeteros se pensó que eso sería suficiente para que se levantara el paro, pero a pesar de las voces optimistas, la movilización continuó. Fueron necesarias más reuniones entre el Presidente y los ministros para tomar la decisión de ir directamente a los departamentos y hablar con los representantes cafeteros.

Se demostró que esa fórmula funcionó, pues luego de hacer la gestión y de tener un contacto directo se logró poner fin al paro.

“En general los reparos por el tema de la falta de ejecución son constantes, así como la poca iniciativa en algunos campos y las actitudes reactivas. La gran paradoja es que un Gobierno que tiene un gabinete que aparenta ser muy tecnocrático puede ser también muy poco eficiente”, concluyó Iván Garzón, director de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de la Sabana.

Después del ‘revolcón’

Hace siete meses, en agosto de 2012, Santos pareció reaccionar ante críticas de este mismo tipo y les solicitó la renuncia protocolaria a todos sus ministros. Se hablaba de un nuevo aire para el ‘segundo tiempo’ de su Gobierno y de un cambio de estrategia, para ejecutar con efectividad las promesas de campaña.

Entonces se anunciaron cambios importantes: la llegada de Fernando Carrillo al Ministerio del Interior; el paso de quien ocupaba esa cartera, Federico Renjifo, a la de Minas; la salida de Juan Carlos Esguerra, para darle paso a Ruth Stella Correa en la cartera de justicia, y las designaciones de Mauricio Cárdenas en el Ministerio de Hacienda; de Juan Gabriel Uribe, en el de Ambiente; de Cecilia Álvarez, en el de Transporte y la de Alejandro Gaviria en el de Salud.

Pero tras el revolcón la pregunta es casi la misma: ¿esos cambios han servido para cumplir el objetivo del Ejecutivo de acercarse más a la gente y mostrar resultados?

Para el profesor Molano, “a pesar de que hubo nombramientos que se pudieron leer como acertados, me parece que en general los funcionarios no tienen la mejor percepción y la coyuntura no les favorece”.

No obstante, resaltó la gestión que han desempeñado Carrillo y Correa. Además de la del ministro de Comercio, Sergio Díaz-Granados, por los acercamientos que se han logrado con países asiáticos y con el establecimiento de varios acuerdos comerciales con países de América, principalmente.

Otro de los problemas que puso sobre la mesa el experto es el trabajo paralelo que realizan los ministerios y las creadas altas consejerías. Según dijo, a veces pareciera no haber “coordinación” ni “comunicación” entre las dos instancias: “Las altas consejerías, por ejemplo la que dejó Gina Parody (para Asuntos de Bogotá) o la de Luis Eduardo Garzón (para el Diálogo Social) parecieran que no tienen ninguna función real y demuestran que son cargos burocráticos. Para ser más efectivas debería haber un trabajo coordinado”.

El director de la Facultad de Ciencia Política de la Universidad de la Sabana, Iván Garzón, coincide en que a pesar de los cambios, la composición del gabinete en general sigue siendo similar, lo que ha dificultado una comunicación más efectiva con las regiones: “Creo que no han cambiado muchas cosas realmente, porque la composición del gabinete se mantiene en el mismo estilo, con gente que tiene experiencia de anteriores gobiernos, pero la mayoría son bogotanos y uniandinos, me parece que eso ha dificultado el contacto del Gobierno con las regiones”.

Sostuvo que a pesar de la intención del Gobierno de que los ministros se ‘pongan las botas pantaneras’ en las regiones, esto aún no se ha concretado de manera efectiva, por tal razón, recomendó que se les dé más atención a los temas sociales y que se genere un acercamiento verdadero con las comunidades, pues no se trata solamente de que los ministros viajen a las regiones con Santos, se reúnan y luego acompañen su declaración, sino que exista un verdadero contacto con las comunidades.

Finalmente, dice que uno que sí está aplicando esa recomendación es el ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, quién con el programa de las 100 mil viviendas gratis está recorriendo el país y por Bogotá se la pasa muy poco.

Publicada por
Sharon ramírez - COLPRENSA
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones