Viernes 28 de Noviembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Política
Patrocinado por:
Domingo 12 de Mayo de 2013 - 12:01 AM

‘Los caudillismos no le hacen bien a los colombianos’

La precandidata presidencial del conservatismo sentó su posición frente al futuro del país, habló de sus propuestas para Colombia en caso de ser elegida en 2014 y aseguró que, pese a que admira al expresidente Álvaro Uribe, considera que los caudillismos le hacen daño al país y que no será una copia de él.

Desde que empezaron a rumorarse los nombres de quienes aspirarían a la Presidencia de Colombia para 2014, el de Marta Lucía Ramírez se incluyó en el ‘sonajero’.

La exministra de Defensa del Gobierno de Álvaro Uribe Vélez y exsenadora, en esta ocasión ‘partió cobijas’ de su jefe político y decidió ir a buscar la Presidencia con el apoyo del Partido Conservador.

Aunque esa colectividad, en las palabras de la misma Ramírez, aún es “tímida” con respecto a la posibilidad de lanzar su propio candidato para competir por el primer cargo del país en marzo del próximo año, la precandidata también asegura que para preservar la institucionalidad es lo mínimo que se debería hacer, y vaticina que en caso de que los ‘azules’ se abstengan de la posibilidad de enviar candidato propio, acudirá a las bases para que no acompañen la reelección del presidente Juan Manuel Santos.

Ramírez, aunque afirma que mantiene la admiración por el expresidente Uribe y que comparte la idea de promover la seguridad democrática, también se distanció de él asegurando que no será una “copia calcada” y señalando que la figura de los caudillos no es sana para la democracia.

A pocos meses de que inicie oficialmente la campaña, Marta Lucía Ramírez habló con Vanguardia Liberal.

¿Cómo va el Partido Conservador en su tarea por elegir candidato a la Presidencia?

Ha estado desafortunadamente muy dubitativo frente a la responsabilidad de tener una candidatura propia porque siempre es cierto que las mieles de la unidad nacional son muy atractivas, pero pienso que por encima de todo debe prevalecer el compromiso con unas ideas e institucionalidad en la política. Si las decisiones se toman con una visión a largo plazo, espero que el partido decida tener una candidatura propia y espero ser yo esa candidata y espero hacerlo después con una colación que nos permita llegar a la presidencia.

Y si la colectividad decide apartarse de esa decisión, ¿Qué va a pasar con su aspiración?

Seguiremos dando esta lucha y seguiremos hablándole al país y buscaremos todos los escenarios y trabajaremos con las bases del conservatismo, que son realmente muy sólidas en convicción, a esas bases les tendríamos que decir no podemos acompañar una reelección y promover realmente que manifiesten su voz.

¿Pero entonces por qué no lanzarse por el Centro Democrático y obtener la bendición de Álvaro Uribe?

Porque estoy en el Partido Conservador, porque hago parte de él y porque creo que la democracia de Colombia está basada en partidos. La democracia en el
mundo está fundada en instituciones y no puede ser algo temporal como el caudillismo de algunas personas, la democracia tiene que garantizar un futuro a largo plazo. Los caudillismos no le hacen bien al país y afectan la democracia. Con el presidente Álvaro Uribe comparto ideas, sobretodo la de su política de seguridad democrática porque además la diseñé con él.

Habla del caudillismo como algo perjudicial, pero usted es una reconocida allegada al expresidente Uribe, quien es considerado por muchos en el país como precisamente eso…

Insisto en que me identifico mucho con sus ideas pero tenemos diferentes concepciones en otros temas, eso no me desvincula de él, pero demuestra que lo que tengo es autonomía y carácter, yo creo que el país lo que necesita ver es a personas con carácter, aquí nadie quiere la copia calcada de nadie, y yo no pretendo ser la copia calcada de nadie, eso no le hace bien a la democracia. Con esto no estoy quitándole mérito a un liderazgo fuerte como el del presidente Uribe, estoy diciendo justamente que cuando los liderazgos fuertes se desarrollan con una institucionalidad de partido, tienen muchas más posibilidades de continuarse en el largo plazo.

Una de las principales propuestas que tiene, es precisamente la de la seguridad democrática. Sin embargo, en estos momentos el país está en proceso de paz ¿Si se llegara a firmar la paz y usted fuera presidenta de Colombia, que tan conveniente sería esa política si el país estaría en un escenario postconflicto?

Si se firma lo de La Habana, el concepto de la seguridad democrática sigue teniendo total validez porque estamos hablando de la paz y lo de La Habana no es la paz. Si se firma lo único que se hace es terminar  el conflicto con las Farc, y eso es un avance muy valioso, pero el año pasado de 14 mil muertes violentas el 5% estuvieron relacionadas con las Farc y el 95% no tienen nada que ver con ellos, tiene que ver con las Bacrim, con el ELN, con el narcotráfico y con la delincuencia organizada, entonces para ese 95% debemos mantener esa política de seguridad democrática como la concebimos.

Pero tal y como se concibió la seguridad democrática tuvo muchas falencias, una de ellas fue la fallida desmovilización, que generó que los grupos armados ilegales mutaran en otras formas de organizaciones delincuencias ¿Si usted asume un país sin conflicto con las Farc cuál sería la estrategia para que eso no volviera a suceder?

La desmovilización como la concebimos en el diseño de la seguridad democrática se pensó para una desmovilización de siete mil guerrilleros y lo digo con propiedad porque ese diseño lo hice yo, pero debido a que tuvo éxito se aplicó para 50 mil y eso hizo que las instituciones y la sociedad misma no estuvieran en capacidad de responder suficientemente. Habiendo desmovilización de las Farc tenemos que permitir que todas las instituciones del Estado se estén fortaleciendo para recibir a los desmovilizados, garantizar que va  a haber justicia y que se va a reparar.

¿Qué tipo de reformas impulsaría para garantizar que eso se cumpla?

Habría que implementar un sistema de registro, lo que se llamaba el empadronamiento, ¿para qué? para que el Estado sepa dónde están todos los que se han desmovilizado y todos los colombianos en general. No entiendo porque acá se les metió en la cabeza que eso va contra la libertad de movilización de los colombianos, pero todo lo contrario eso va a favor de todos los colombianos de poder hacer un acompañamiento y seguimiento, entre otros a los desmovilizados. Si yo soy presidente de Colombia lo que se acuerde con ellos lo respetaremos pero les reforzaremos todo el acompañamiento del Estado para que no haya repetición y sí para que se puedan reincorporar.

¿Cree que el Marco Jurídico Legal para la Paz si responde al proceso de paz?

Creo que tiene unas zonas grises, que es demasiado amplio y que da lugar a que no solamente las Farc terminen utilizando los beneficios del marco jurídico para la paz, y creo que eso es inconveniente porque la señal del Estado debe ser unívoca, nosotros tenemos un Estado que no está dispuesto a seguir tolerando ninguna organización al margen de la ley que pretenda poner en jaque al país, ese debería ser el mensaje, pero lamentablemente no lo es.

¿Entonces si fuera presidenta tramitaría una reforma al marco?

No para quitarle condiciones a lo que ya se haya acordado, pero sí para reforzar la capacidad del Estado para hacer un acompañamiento a quienes se desmovilicen y un aseguramiento respecto a que esas personas van a cumplir. Las reformas sí son necesarias para que ese 95% que está metido en otras cosas, pretenda después meterse en ese marco.

¿Cómo aseguraría una reincorporación completa de los desmovilizados?

Hay que ser sinceros el sector privado no tiene como absorber a todos los desmovilizados, entre otras cosas, por la desconfianza válida que va a haber sobre ellos. La respuesta del Estado tiene que ser a través del desarrollo de proyectos productivos ambiciosos.

¿Cuáles serían esos proyectos?

Tenemos una visión bastante regular y muy mediocre de lo que va a ser el desarrollo de la agricultura, el proyecto del gobierno Santos en materia agrícola dice que en el año 2022 vamos a tener 7 millones de hectáreas sembradas en el campo y eso es muy mediocre, porque hoy necesitamos pensar que el campo hay que cultivarlo al menos en 10 millones de hectáreas y así es como vamos a tener proyectos productivos que los incorporen.

Pero lo cierto es que la experiencia ha demostrado que en Colombia o alcanzan los recursos para una cosa o alcanzan para otra. ¿Cómo haría para que el presupuesto le alcance tanto para mantener activa una política de seguridad tan amplia y garantizar el desarrollo agrario?

Hay que hacer no sólo esas dos cosas, hay que hacer tres y varias. Hay que impulsar a fondo un desarrollo de la infraestructura en este país, que no hay como hacerlo con los recursos del presupuesto y por eso creo que tendremos que concentrarnos en hacer una promoción del sistema de alianzas público privadas que en buena hora desarrollo el gobierno Santos. Ese sistema nos debería permitir liberar unos recursos que vayan al desarrollo económico de este país y eso ¿cómo se logra?, promoviendo una reindustrialización económica del país.

¿Esa reindustrialización que supondría?

Este país está perdiendo las industrias, estamos en Santander, departamento que ha tenido un grado de industrialización aceptable con respecto a los demás departamentos, y vemos como industrias como la de los textiles está estancada porque su crecimiento  está por debajo de lo real y eso requiere una política que no existe y que ni siquiera hizo parte de las locomotoras del presiden Santos. Eso se hace con gasto público y generando más condiciones de financiación y generando mucha más asertividad, las regalías deben intervenir donde estén proyectos de este tipo. El caso de los palmeros, de los cacaoteros, de los cafeteros y de todos los sectores productivos debe ser el mismo.

Hace unos días usted pidió al Gobierno Santos intervenir porque el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, llamó “asesino” a Álvaro Uribe. El llamado que usted hizo supuso una posición fuerte frente al gobierno del país vecino ¿Cómo serían sus relaciones con Venezuela?

Colombia debe tener una normalización en sus relaciones con Venezuela, y ojalá Venezuela tenga una democracia transparente y garantice condiciones a todos, en lugar de avanzar cada vez más a un autoritarismo que lleva a la polarización, creo en un sistema de libertades pero bajo el concepto de democracia. Tenemos que normalizar relaciones sí, pero no al costo de que Colombia cierre los ojos ante el debilitamiento de la democracia.

¿Cree que se deba ampliar el periodo presidencial a 6 años, como lo propuso hace unas semanas el Presidente Santos?

La figura de la reelección no le ha servido a Colombia, está demostrado que en el segundo año del primer gobierno los mandatarios empiezan a trabajar la campaña para el segundo periodo. El país necesita gobernantes que desde el primer hasta el último día estén trabajando para lograr la transformación que nos garantice un futuro. No estoy de acuerdo en el gol que nos trataron de meter hace algunos días de que para acabar la reelección teníamos que extender el periodo del actual gobierno a seis años, pero si se tramita un proyecto que acabe la reelección y amplíe el periodo a seis años después de este periodo, estaría de acuerdo.

¿Cómo describiría el Gobierno Santos?

Es un gobierno de buenas intenciones pero de muy malas realizaciones.

De uno a cinco ¿cómo lo calificaría?

3.5.

Publicada por
JINETH PRIETO
Su voto: Ninguno (1 vote)
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones