Publicidad
Dom Sep 24 2017
26ºC
Actualizado 02:55 pm
Miércoles 28 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Anonymous juega a Robin Hood con tarjetas de crédito robadas

Anonymous, el misterioso grupo de hackers, parece haber tenido un fin de semana ocupado esta Navidad. En primer lugar se supo que sus miembros habían atacado y comprometido los servidores de la inteligencia global Stratfor, luego dijeron que habían usado tarjetas de crédito robadas para hacer donaciones de caridad a organizaciones como Care y la Cruz Roja.

Algunas personas que dicen representar Anonymous, aunque siempre será muy difícil determinar la autenticidad de quienes hablan a nombre de este grupo, aseguraron que la información obtenida en el ataque incluyó los nombres de usuario y contraseñas de algunos de los suscriptores de Stratfor, además de otros 200 gigabytes de datos.

Regalos de navidad
George Friedman, fundador de Stratfor, confirmó el ataque el 24 de diciembre en un correo electrónico a los suscriptores, en el que reconocía la situación: “El sitio web de Stratfor fue hackeado por un tercero no autorizado […] Tenemos razones para creer que los nombres de los suscriptores corporativos han sido publicados en otros sitios web. Estamos investigando diligentemente la medida en que la información del suscriptor pueden haber sido obtenidas”.

Al otro día, el 25 de diciembre, Friedman envió otro correo para tratar de tranquilizar a aquellos cuyas tarjetas de crédito habían sido atacadas: “hemos contratado los servicios de protección de robo de identidad principal y el servicio de vigilancia en nombre de los miembros de Stratfor que se han visto afectados por estos acontecimientos”. Enseguida da una larga lista de diligencias que deben hacer quienes fueron asaltados.

Sólo después de que todo esto ocurriera, fue que se supo la información de que, aparentemente, Anonymous había usado los números de tarjetas de crédito para hacer donaciones a entidades humanitarias.

Donaciones perdidas
Si bien algunos podrían aplaudir la habilidad de Anonymous para actuar en el supuesto acto altruista de “robar a los ricos para repartir a los pobres”, es poco probable que las organizaciones beneficiadas puedan ver un centavo del dinero que les fue ‘donado’ de esta manera, pues una vez las tarjetas de crédito se reportan como robadas, las transacciones hechas desde ellas deben revertirse.

Finalmente, como sucede siempre que hay un ataque en la Red atribuido a Anonymous, sigue una serie de demandas, contrademandas y especulaciones sobre si realmente el hecho es atribuible a este grupo o a alguien que se vale de su identidad oculta, lo cual, visto de cierta manera, es una máscara sobre la máscara, para evadir responsabilidades.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad