Publicidad
Mar Sep 26 2017
23ºC
Actualizado 12:00 pm
Domingo 11 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Internautas persiguen a asesino de niños en África

El video, que consiguió más de 30 millones de reproducciones en menos de 48 horas, invita a los internautas a apoyar una campaña mundial para atrapar a uno de los mayores criminales de nuestro tiempo: Joseph Kony.

Bien sea compartiendo el video mismo, haciendo donaciones, o participando activamente en manifestaciones para dar a conocer a Kony, y presionar al gobierno de Estados Unidos a atraparlo antes de que acabe 2012.

Además de una enorme popularidad digital, la organización que hizo el video despertó una gran controversia; desde la forma en que invierte su dinero y la cantidad que gana al año su fundador hasta el hecho de que promuevan la intervención norteamericana en África, han sido puntos criticados por los internautas. Pero casi sin duda, la campaña viral demuestra que la Red se ha convertido en una herramienta capaz de mover al mundo hacia un propósito común.

Kony

Según aquellos que han vivido de cerca el conflicto y se han esforzado por darle fin, Joseph Kony es un caso particularmente difícil. Es el líder de un movimiento militar de ‘resistencia’ que pareciera más interesado en la venganza como forma de vida, que en proponer soluciones al olvido en que el gobierno de Uganda tiene a las poblaciones del norte del país.

Y la venganza del ejército de Kony tiene una predilección por las atrocidades que pareciera una vocación, y no sólo una estrategia para atacar con miedo a sus rivales.

Kony usa las charlas de paz como tregua para fortalecerse sin ser atacado. Pero eso no es todo lo que usa. Kony aprovecha a los niños para sostener su ajuste de cuentas indefinido. En la guerra de Kony los niños no viven rodeados por el terror: son obligados a convertirse en sus protagonistas.

Esta fue la situación que los fundadores de la organización Invisible Children decidieron cambiar, por cualquier medio a su alcance, hace 10 años. Desde entonces han usado varias estrategias para llamar la atención del mundo hacia Joseph Kony y su ejército, con la esperanza de que al conocer la historia, el mundo actuaría para detenerlo.

Hasta cierto punto tenían razón: la fundación consiguió que Estados Unidos enviara militares norteamericanos a ayudar en la ejecución de operaciones que terminaran en la captura del criminal. Y esta semana, gracias a un video viral en Internet, consiguieron finalmente que los ojos del mundo se pusieran sobre Kony. Y también sobre ellos.

Ayuda prolongada

El video de la organización Invisible Children es el último en una serie de muchos intentos por atrapar la atención del mundo. Desde sus primeros segundos, el cortometraje indica que los seres humanos tienen el impulso innato de compartir unos con otros. Más adelante invita a hacer precisamente eso: dar a conocer a Kony a través de YouTube, Facebook, Twitter y cualquier otra red social.

Y esta vez, tuvieron éxito. En menos de dos días la cuenta de reproducciones de YouTube había sobrepasado los 30 millones. El planeta entero había oído el llamado para detener a Kony y, junto con él, una petición para prologar la ayuda estratégica de Estados Unidos en la misión.

Porque, si bien Invisible Children pide a cualquier persona que haga lo que pueda por detener a Kony, la organización hace una petición mucho más concreta a los ciudadanos norteamericanos: salir a las calles, llenarlas con mensajes sobre Kony y lo importante que es detenerlo, y contactar a un grupo seleccionado de estrellas de Hollywood y de figuras políticas para pedirles que hagan lo posible por mantener a sus tropas en Uganda.

Salvadores blancos

Entre la controversia que han despertado tanto el video Kony2012 como la campaña de Invisible Children, ha habido reclamos sobre la forma como la organización invierte su dinero, e incluso teorías sobre cómo todo el movimiento puede ser una estrategia de Estados Unidos para intervenir en territorio africano antes de que lo haga China.

Críticas menos especulativas señalan que, desafortunadamente, Joseph Kony es sólo la consecuencia contemporánea de un conflicto antiguo, cuyas raíces están en la historia de una región compleja y geográficamente desfavorable. En esa medida, la intención de la organización, y ahora también de millones de internautas alrededor del globo, es enfocarse en los síntomas del mal, y no en su causa.

Y todo esto llevado a cabo por personas completamente extranjeras al conflicto. En su campaña, Invisible Children no menciona a los líderes y activistas de Uganda que durante años han tratado de encontrar una solución a los problemas de su país. El movimiento se suma así a una lista extensa de iniciativas que asumen que los ciudadanos del país no pueden encontrar una salida al conflicto sin intervención directa de los países desarrollados.

Y sin embargo, el video más viral en lo que va del año promete conmover a una enorme cantidad de personas que están dispuestas a poner de su parte para hacer un cambio positivo en el mundo. Y si el año termina con Kony frente a un tribunal, la Red habrá demostrado una vez más su potencial como herramienta de justicia.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (5 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad