Publicidad
Mié Ago 16 2017
21ºC
Actualizado 10:09 pm
Domingo 18 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

¿Está Google obsesionado con +?

Después de lanzar decenas de aplicaciones, un navegador de Internet que se ha convertido en el segundo más usado del mundo, e incluso un sistema operativo, Google ha decidido consolidar sus servicios y concentrarse en lo que mejor sabe hacer: miles de millones de dólares. Una estrategia que, según algunos exfuncionarios de la empresa, no es positiva.
¿Está Google obsesionado con +?

Todo es social

Los últimos meses han sido de cambios drásticos para el gigante informático. Por un lado, la empresa cambió de director ejecutivo, cuando su fundador Larry Page asumió su liderazgo. Por otro, la empresa ha iniciado un proceso de unificación de sus condiciones de uso, su presentación gráfica, y en general de todas sus aplicaciones, entre las que se encuentran algunas tan populares como YouTube, Gmail, Docs y la plataforma de mapas digitales Maps.

Pero esta semana una entrada en el blog de James Whittaker, un ingeniero que trabajaba para Google, reveló que el cambio más drástico fue el menos evidente: una nueva política que abarca a toda la compañía, y que pide priorizar la integración con la nueva red social que lanzó hace sólo unos meses, llamada Google+.

Whittaker reveló que, una vez el nuevo jefe ejecutivo asumió su cargo, la empresa ha cambiado completamente su forma de operar, dando vía libre a los proyectos que pueden potenciar a Google+ y rechazando de entrada otras ideas que no están directamente relacionados con la nueva plataforma social.

La estrategia es astuta; Google deriva más del 90% de sus ingresos de su  sistema de publicidad, que es capaz de mostrar los avisos únicamente a los grupos de personas que pueden estar interesados en ellos. Si la compañía aumenta el conocimiento que tiene sobre sus millones de usuarios, su plataforma de anuncios mejorará.

Demasiado dinero

Entre las críticas que Whittaker hizo a Google desde su blog, estuvo la de dar cada vez menor importancia al tiempo y recursos que sus desarrolladores invierten en proyectos diferentes a su trabajo regular. Estos proyectos alguna vez dieron nacimiento a aplicaciones como Gmail o el navegador Chrome, y son una de las más notables fuentes de inspiración e innovación para la compañía.

Según Whittaker,  quien fue ingeniero de Google hasta inicios del año, la nueva filosofía de Google considera a estos proyectos una distracción, porque no ayuda a mejorar la situación de Google+.

El ingeniero sospecha que la motivación va más allá de consolidar la oferta de servicios de la empresa, incluso si se decidió poner a la nueva red social como el centro alrededor del cual girarían sus demás decenas de aplicaciones, y que está más relacionada con perfeccionar la forma en que Google gana dinero.

El problema es que este proceso haría a Google perder su esencia fundamental: ser una empresa de ingenieros guiados por la ambición de explorar las posibilidades nuevas que ofrece la Red, y en última instancia de cumplir su meta oficial: “organizar la información del mundo”.

No todo está dicho

El problema evidente es que Google+ no despegó. La red social atrajo la atención del mundo y en menos de 1 mes contaba con un número impresionante de suscriptores: nada menos que 25 millones. Pero según la firma de análisis comScore, los usuarios del portal invierten un promedio de 3.3 minutos cada vez que ingresan al portal. La cifra contrasta con las 7 horas y media promedio que invierten los usuarios de Facebook.

Y lo peor es que la estadística ha decrecido: el promedio de permanencia en Google+ era de 5 minutos en diciembre del año pasado, y sólo un poco menos en enero.

Whittaker señala además que la plataforma, en lugar de tratar de redefinir las reglas de las redes sociales, resultó siendo una imitación de Facebook con una interfaz más limpia.

El problema de fondo es que la empresa parece decidida a hacer una apuesta demasiado alta por la plataforma, dejando de lado decenas de proyectos que podrían convertirse en su próximo éxito digital rotundo. La estrategia es tan arriesgada que podría costarle caro al gigante incluso si la red social consigue el público y la frecuencia de uso a las que aspira, pues para entonces habría alterado su estructura básica, y acostumbrado a sus ingenieros a ser eficientes en función de una meta única.

SourceForge retira sistema operativo de Anonymous

Esta semana al menos 37 mil usuarios instalaron un sistema operativo lanzado por personas identificadas con el grupo Anonymous. De hecho el sistema, una variación de la más famosa distribución gratuita de Linux, Ubuntu, lleva en su nombre una abreviatura del nombre de la colectiva: Anon OS.

En teoría el sistema tenía las mismas características básicas de Ubuntu, un OS diseñado para uso en casa u oficina, con un agregado atractivo para cualquiera que quisiera llevar a cabo actividades de activismo digital. Desde su instalación, Anon OS incluía también toda clase de herramientas para ocultar la identidad de sus usuarios, usar una máquina en ataques de negación de servicio DdoS, y muchas otras funciones apetecidas por quienes organizan y forman parte de protestas en la Red.

Pero casi inmediatamente el sistema acaparó la atención del público, por razones nada tranquilizadoras para sus primeros usuarios. Si bien las herramientas prometidas estaban allí, el sistema también parecía estar previamente infectado con virus y programas de acceso remoto a datos privados.

Antes del sábado SourceForge, el servicio donde los usuarios podían descargar Anon OS de forma gratuita, removió el paquete con el instalador del sistema, para evitar que otros de sus usuarios fueran víctimas de los programas potencialmente peligrosos que habían sido descubiertos en él. Adicionalmente, los operadores de la cuenta de Twitter   @AnonOps, que con frecuencia publica información de primera mano sobre las intenciones de algunos miembros de la colectiva, avisó que el proyecto de Anon OS no había sido llevado a cabo por ninguno de sus miebros, y que se trataba de un sistema “falso y lleno de troyanos”.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad