Publicidad
Jue Oct 19 2017
24ºC
Actualizado 05:05 pm
Domingo 15 de Abril de 2012 - 12:01 AM

¿Qué hacer con la Ley Lleras Recargada?

Los internautas tienen razón en temer que los Estados Unidos usen el TLC como herramienta para conseguir que Colombia apruebe leyes de protección a los derechos de autor que restrinjan su potencial creativo y comercial en Internet, poniendo en riesgo su privacidad y libertad de expresión.
Germán Vargas Lleras, ministro del interior.

Después de todo, asesorados y a veces patrocinados por los grandes sellos discográficos y estudios productores de cine, los senadores de ese país han demostrado su interés por aprobar leyes similares en ‘la tierra de los libres y valientes’.

Adicionalmente, fuentes como los cables diplomáticos filtrados por WikiLeaks han revelado cuán lejos está dispuesto a llegar el gobierno norteamericano para conseguir que se aprueben normas restrictivas en otros países, como fue el caso de España. Y sin embargo, la inflamación causada por la ‘Ley Lleras 2.0’ podría estar mal dirigida.

Aumento a 70

En Estados Unidos la ley de propiedad intelectual protege un trabajo hasta 70 años después de la muerte del último de sus autores. Para aprobar el TLC, Colombia tiene que extender este periodo de amparo a los derechos de autor, que actualmente es de 50 años. En el marco de la firma del TLC también se aprobarían leyes que reducirán la cantidad de material producido en el país que debe transmitirse en la televisión nacional, del 50% actual a 30% los sábados, domingos y festivos.

Defensores de la Neutralidad en la Red y de los derechos de los internautas temen que el TLC se use como excusa para aprobar rápidamente, sin un proceso de socialización y discusión, leyes que pondrían en juego la libertad de expresión y la privacidad en Internet de los colombianos, o su capacidad para producir contenido innovador.

El ministro de Industria y Turismo Sergio Días-Granados negó que proyectos similares a la ‘Ley Lleras’, o a las iniciativas de reforma SOPA y PIPA en Estados Unidos, fueran a aprobarse para firmar el TLC. Augusto Posada, ponente de la propuesta de extensión de los derechos de propiedad intelectual, declaró que el proyecto se limita a aumentar el lapso para igualarlo a la norma en el norte.

La ley 201

Los activistas digitales colombianos no quedaron tranquilos con las declaraciones oficiales. Esta semana, internautas identificados con la colectiva Anonymous lanzaron ataques contra portales oficiales del gobierno, y la entrada de Wikipedia del ministro del interior Germán Vargas Lleras fue alterada con comentarios cínicos sobre su disposición para ayudar al gobierno norteamericano a aprobar una ley restrictiva sobre Internet en Colombia.

Más interesante aún fue la reacción de los internautas del país, que inundaron las redes sociales con mensajes de desaprobación y rechazo a la iniciativa de regulación de derechos de autor y a la ‘recarga’ de la Ley Lleras.

Desafortunadamente, parece haber razones de peso tras esta reacción. El proyecto de ley 201 de 2012 abarca mucho más que la expansión a la protección de derechos de autor, y sus cláusulas sobre propiedad intelectual en Internet tienen defectos similares a los de SOPA y PIPA: prohibiciones ambiguas y un espíritu reaccionario.

La ley delata el desconocimiento de sus formulates sobre cómo funciona el Internet, y evidencia un deseo por negar su naturaleza y tratar de adaptarlo al modelo obsoleto de manejo de protección de trabajos materiales durante siglo pasado.

Los detractores del proyecto no proponen que en la Red no haya regulación del contenido protegido por derechos de autor, pero sí se oponen a que se aprueben, en sólo dos semanas, leyes que entorpezcan la creación de un nuevo conjunto de reglas, más acordes a la naturaleza del Internet, y a lo que se ha demostrado que es más rentable tanto para los autores del contenido, como para sus consumidores, y finalmente para el país.

Malas nuevas para Obama

La situación en que se encuentra el gobierno colombiano respecto a la legislación sobre los derechos de autor en Internet no es sencilla.

Especialmente ahora que los internautas del país parecen estar convencidos de que la forma correcta de actuar es seguir el ejemplo de países como Suiza o Suecia, donde las leyes se han moldeado de acuerdo a la realidad de la Red, y no a la insistencia de las grandes firmas propietarias de derechos de autor.

Rechazar todas las iniciativas similares a la Ley Lleras implica que Colombia podría aprobar en el futuro proyectos de ley radicalmente diferentes. Y si la experiencia de otros países sirve de referente, esta situación le daría al país una enorme ventaja sobre Estados Unidos, donde las leyes restringen cada vez más las libertades en Internet.

Y esta estrategia implicaría que Colombia no será un aliado de Estados Unidos en su cruzada por controlar la piratería por la fuerza. Esta noticia, junto con la de que el país podría buscar una salida más sensata al problema del tráfico de drogas, podría no ser del agrado del gobierno norteamericano.

Afortunadamente para los internautas colombianos, el gobierno no está ahí para tomar decisiones fáciles.

Sin contrapropuesta

El futuro digital del país pareciera depender de dos esfuerzos contradictorios que adelanta el gobierno: el primero es aumentar la cantidad de hogares conectados a la Red y el uso de la misma con fines comerciales, y el segundo es cumplir con las exigencias del gobierno norteamericano para firmar el TLC.

La respuesta de los internautas respecto a este segundo punto ha sido enfática, y el senador Camilo Romero Galeano planea demandar por inconstitucionalidad a la nueva ley que, en sus propias palabras, regula el Internet “con mentalidad del pasado”.

Pero en el país aún no se ha dado una verdadera respuesta a esta, y a todas las iteraciones nuevas de la Ley Lleras que podrían proponerse; una propuesta de legislación adaptada a los tiempos modernos, que permita al gobierno y a los sectores afectados, desde los autores y creadores de contenido hasta los internautas mismos, conocer y discutir las ventajas y los retos que tendría implantar un nuevo modelo de regulación de los derechos de autor.

Sin pasar por ese proceso, y bajo la presión del gobierno de Estados Unidos, es difícil que el país se libre completamente del fantasma de la Ley Lleras.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (12 votos)
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad