Lunes 1 de Septiembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Tecnología
Patrocinado por:
Domingo 23 de Diciembre de 2012 - 12:01 AM

Le llegó la hora a Lester

En la década que siguió al año 60, Lester Chambers trabajó como cantante principal para la banda de soul The Chambers Brothers, que en su momento de mayor popularidad vendió un álbum de oro. Pero Chambers indica que, desde 1967 hasta 1994, la industria musical no le pagó un sólo centavo por regalías.

Ahora el Internet quiere darle una oportunidad nueva, y adicionalmente descubrir si la Red está lista para reemplazar a las disqueras y unir a los artistas con su público, sin intermediarios.

Historia de dificultades

El año pasado Lester Chambers escribió una nota donde explicaba que, a pesar de que la banda en la que cantaba se presentara ante miles de personas y grabara 17 álbumes, no pudo gastar pilas de dinero en casas lujosas, fiestas o drogas, porque las compañías disqueras con las que firmó no le pagaron un sólo centavo entre 1967 y 1994. Y cuando lo hicieron, fue sólo por 7 de los álbumes que produjo.

Hasta 2002, el cantante y su esposa vivieron una vida modesta. Tuvieron un hijo y coleccionaron todos los discos de Lester y las bandas en las que estuvo que pudieron. Luego todo empeoró. En 2003, la colección de discos fue robada. Después de eso, la salud de Lester declinó rápidamente.

Meses después, el artista vivía en la calle y dormía en un estudio de grabación de California. Finalmente, Yoko Ono le ayudó a pagar una casa para que vivieran él y su hijo.

Fanáticos nuevos

Después de escribir su nota, Lester tomó una fotografía de ella junto con uno de los discos de oro que ganó su banda, y la envió al portal de noticias sociales Reddit, donde miles de internautas conocieron su historia.

Afortunadamente para él, uno de los usuarios de Reddit que vio su foto fue Alexis Ohanian, fundador del portal. Desde ese momento, Alexis decidió que Lester debía recibir el reconocimiento, y el dinero, que merecía.

Alexis le sugirió a Lester lanzar un álbum con material 100% propio, y lanzarlo al mercado. Pero no con una disquera, sino a través de Internet. El modelo no es nuevo: bandas como Nine Inch Nails y Radiohead, y recientemente el comediante Louis C.K., entre muchos otros, han vendido su trabajo directamente a sus fans a través de la Red.

En esta ocasión, el turno fue de Lester. En un video publicado en tinyurl.com/videoLester el cantante cuenta su historia y Alexis Ohanian explica cómo funcionó el proyecto para publicar su música y para que una nueva generación pudiera conocerlo, y pagar por su música.

Modelo replanteado

Parte del dinero recolectado por Lester con su primer trabajo discográfico que le representa ganancias significativas será donado a la organización de caridad Sweet Relief, que le ha permitido vivir en su propia casa durante los últimos años.

Los interesados en conocer su música y en encontrar información adicional pueden acceder a la dirección Lesterstimehascome.com, que redirige al proyecto de Kickstarter, que actualmente ha recolectado más de 35 mil dólares.

La campaña hace énfasis en que gracias al Internet, y a su estructura fundamentalmente abierta, los artistas están más cerca que nunca de sus fanáticos, y el mundo corre menos riesgo de dejar de lado o sin recompensa a personas tan talentosas como Lester.

Este punto de vista resulta particularmente controversial cuando se toma en cuenta que las grandes empresas productoras siguen siendo una herramienta fundamental para financiar grandes producciones de Hollywood o para mercadear a artistas de talla mundial. Sin embargo, personas como Alexis Ohanian que los dos modelos de negocio deberían coexistir, en lugar de desaprovechar completamente las oportunidades nuevas que ofrece la Red.

ACTA pierde última batalla en Europa

Esta semana la Comisión Europea indicó que “no hay ninguna oportunidad realista” de que los países de la unión adopten las condiciones de ACTA, una propuesta de reforma de ley anticontrabando que, con la excusa de defender a los fabricantes y autores de contenido, pretende criminalizar las infracciones a las leyes de propiedad intelectual, específicamente cuando los usuarios desactivan sistemas de software antipiratería.

Aunque algunas de sus cláusulas fueron vistas como benévolas, como por ejemplo las que buscan prevenir la venta de drogas falsas o adulteradas, las propuestas de ACTA en materia de derechos de autor fueron calificadas como demasiado fuertes por diferentes organizaciones en el viejo continente.

Durante los primeros meses de 2012, el Parlamento Europeo rechazó el tratado, reduciendo drásticamente las posibilidades de que ACTA fuera aprobada en Europa. Ahora la comisión europea retiró su petición para que la Corte de Justicia Europea examine la propuesta, lo que deja a ACTA sin ninguna posibilidad de éxito en los países de la unión.

Los críticos de la propuesta, sin embargo, han expresado preocupación porque propuestas de ley similares aparezcan durante los próximos meses, amenazando la libertad de expresión y en últimas entorpeciendo la evolución de un nuevo modelo de negocio en las industrias del entretenimiento, que se acomode a la naturaleza del Internet.
 
En efecto, proyectos como CETA, un tratado económico y aduanero entre Canadá y la Unión Europea cuyas provisiones sobre derechos de autor sin idénticas a las de ACTA, se perfilan desde ya como sustitutos del agonizante proyecto de ley.

Publicada por
JUAN MARTÍNEZ MARTÍNEZ
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones