Lunes 04 de Junio de 2018 - 12:01 AM

Riesgo de emergencia sigue latente en Bucaramanga y el área metropolitana

El invierno puso ‘el dedo en la llaga’ en uno de los problemas más graves de Bucaramanga: la inestabilidad de la meseta. Lo peor es que cerca de 290 mil personas viven al filo de estas inestables escarpas.
Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL
La Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, sostiene que es preciso ejecutar obras de estabilización. Sin embargo, para ello debería adelantarse una reubicación total de las casas existentes sobre las escarpas. Instó a las autoridades a ejercer labores de control para frenar que las invasiones‘piratas’ se sigan multiplicando.
(Foto: Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL)
Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL
En el barrio Nápoles, la Cdmb se ha visto obligada a construir ‘muros de concreto’ para frenar la inestabilidad de las casas que se construyeron por allí.
(Foto: Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL)
Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL
Escarpa en el barrio Campohermoso.
(Foto: Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL)
Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL
Pese a las advertencias oficiales, aún existen personas que construyen sus viviendas al margen del Río de Oro, el cual es considerado como el afluente que ofrece mayor probabilidad de desbordamiento.
(Foto: Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL)
Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL
Las casas del sector de La Corcova, en el kilómetro 20 de la vía a Cúcuta, continúa afectada por deslizamientos de tierra y rocas a causa de la primera temporada de invierno que vive la región.
(Foto: Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL)
Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL
Sobre la salida a Morrorrico han surgido zonas precarias ante la necesidad de vivienda de algunas personas. Estas áreas representan un problema para la integridad física de las familias que insisten en ocuparlas.
(Foto: Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL)
Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL
El asentamiento conocido como El Túnel, situado en el Norte de Bucaramanga, está habitado por varias familias desplazadas y de escasos recursos económicos. Estas personas han construido sus ranchos a lo largo del Río Suratá, que también presenta un alto riesgo de inundación. Allí murieron 15 personas durante la avalancha del 12 de febrero de 2005.
(Foto: Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL)
Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL
Los ranchos que se han construido en varias laderas del Norte representan un serio peligro para la estabilidad de la comuna y para la seguridad de los allí residentes.
(Foto: Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL)
Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL
La Comuna Morrorrico, al oriente de la meseta, es la que más riesgo de colapso presenta. Allí residen cerca de 30 mil personas hacinadas.
(Foto: Fotos: Jaime Del Río / VANGUARDIA LIBERAL)

Las lluvias que se acrecentaron durante las últimas semanas evidenciaron el peligro en el que se encuentran las laderas de 57 barrios de la capital santandereana y demás áreas vecinas.

El censo realizado por las autoridades dejan ver que son 290 mil personas las que viven en áreas propensas a deslizamientos e inundaciones.

Vea además: Cinco personas han muerto en nueve días en Santander producto del invierno

Y el asunto se complicó tras los graves impactos que recibieron estas comunas con los inclementes aguaceros.

Estas poblaciones, localizadas en cercanías de laderas inestables o en proximidades a los cauces de ríos y quebradas, se concentran en terrenos que están clasificados como “asentamientos subnormales” y en vecindarios que son considerados como “precarios”.

Quienes habitan en tales sectores corren el grave riesgo de perder sus humildes viviendas, sus enseres y hasta sus propias vidas.

La razón es apenas lógica: estas comunidades residen sobre terrenos propensos a colapsos.

Vea también: Ola invernal arrecia en Santander: dos muertos y un desaparecido

Como si fuera poco, las posibilidades de inundación que generan los ríos Frío, Oro y Suratá están latentes y las avalanchas podrían reaparecer.

La situación es tan grave que, al menos siete mil 361 viviendas tendrían que ser evacuadas para evitar una tragedia ante la arremetida de la ola invernal u otro tipo de eventualidad en la capital santandereana.

Del total de los barrios analizados, 12 deben ser reubicados pues fueron levantados en inmediaciones de ríos o sobre fallas geológicas que podrían sepultar a sus habitantes en cualquier momento.

Por considerarlo de interés para la comunidad, en la edición de hoy presentamos la radiografía de algunas de las zonas más neurálgicas de la meseta de Bucaramanga.

Publicada por
Contactar al periodista
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
 
santander
Sorteo del 17 de Ago
8
8
3
1
medellin
Sorteo del 17 de Ago
7
5
2
5
Astro Luna
Sorteo del 17 de Ago
tauro
5
6
5
1
Publicidad