Publicidad
Lun Mayo 22 2017
20ºC
Actualizado 10:01 pm
Lunes 06 de Marzo de 2017 - 06:40 AM

El horror invisible de la explotación sexual infantil en Bucaramanga

Los niños no suben al auto de un hombre porque sí. Una infancia de abuso, maltrato y negligencia los lleva a ubicarse en la plaza de mercado del centro a cambio de dinero.
Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
El horror invisible de la explotación sexual infantil en el Centro
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)

Una mujer espera el bus a las 5:00 p.m. del viernes 25 de febrero frente a la Plaza de Mercado San Mateo, en el centro de Bucaramanga. Alrededor están los últimos vendedores de frutas, hierbas y chucherías. Al otro lado, las tiendas con música y hombres adultos que beben cerveza, algunos acompañados de mujeres que les reclaman por su miseria. 

La mujer que espera el bus se ve de repente instigada por un hombre sucio, de barba gruesa, pelo churco.

-Deme lo que tenga que tengo que comprar bichas. Ya se gastó todo lo de ayer, ¿no?

La mujer lo mira sin entender. Y con miedo. El hombre se acerca más, le grita ahora groserías. Una niña aparece de repente. Tiene un short de jean y una camiseta roja que deja ver su ombligo. Se acerca a la mujer, pero le grita al hombre que se vaya, que no le dañe el “parche”. Que se pierda de ahí. Él la insulta, pero se va. La mujer le agradece, pero ella no la mira, regresa con el hombre con el que ha estado ubicada. Como algunas cabezas se giran para ver la escena, ella también desaparece, camina por entre el laberinto de negocios aledaños. Es jovencita, tendrá apenas 15 años.

Lea también Cierran sitios denunciados por promover prostitución infantil en Girón

Los alrededores de la plaza de mercado se han convertido en una zona difícil de manejar para las autoridades: son fuente de riñas, inseguridad y explotación sexual comercial infantil. Niñas entre los 12 y 17 años deambulan entre la mañana y el final de la tarde. Esta semana, la Policía ha ejercido controles e indica que realizarán más operativos en la zona para identificar dónde se encuentran las menores. Solo pueden hacer vigilancia de los establecimientos. En la calle, “campaneros” alertan que viene la Policía para que las niñas se disipen entre la plaza, el comercio, los habitantes de calle, los vendedores ambulantes.

No hay registros de cuántos casos de menores explotadas sexualmente existen en la ciudad. El Icbf dice que en el departamento se han reportado cinco casos.

Sin embargo, un número no es capaz de revelar el abuso y la negligencia que las llevan a subirse a la camioneta de un hombre que hace con ellas lo que quiere; es sólo hasta que estalla la violencia entre las prostitutas del sector y las menores que la problemática asoma la cabeza, sale de la invisibilidad impenetrable que mantiene a niñas y niños encadenados, subyugados, en silencio.

Dos semanas antes

Al mediodía de un sábado, una rubia de unos cinco años juega con una muñeca en las escaleras del acceso principal a la plaza de mercado. Un hombre compra una cadenita rezada a una mujer de cabello cano enredado en una trenza y sigue su camino hacia los comercios de la calle 32. En la esquina de esa calle está apostada una mujer vestida con un short y un top rojo. Mira para todos lados. Está alerta. Ocho días antes hubo una riña entre una de sus compañeras y una menor de edad. Una camioneta se había detenido para recoger a la menor, de 12 años, y esta sacó de su pantalón corto un arma blanca y amenazó a la mujer. El hombre también la amenazó. Se llevó a la niña.

“El peligro es que a ellas en las residencias no les dan pieza, porque son menores de edad. Entonces, la niña me gritó que nosotras (refiriéndose a la amiga que tiene 14 años) no les estamos quitando nada. Nosotras nos vamos en los carros, según me gritó ella”, explica Fátima Bacca, líder de las trabajadoras sexuales del sector y quien tiene un programa de resocialización con las mujeres que desean dejar este negocio. También ha asistido casos de niñas menores de edad que buscan salir de la cadena de explotación a la que están sometidas, muchas de ellas, desde sus primeros años.

Fátima asegura que la niña viene del barrio Miraflores. Dice que le preguntó por qué estaba en ese lugar. La niña le respondió que en su casa no tenían qué comer. Fátima cuenta que les dan $50 mil, pero una investigación del año 2012 de la Universidad Industrial de Santander indicó que a los niños les dan hasta $1’500.000 por tomarles fotos desnudos o por participar en películas pornográficas.

“De un momento a otro se extendió esa problemática con las menores. Sobre todo ahora que nos pusimos las pilas para no dejarlas”, dice Fátima. Cuenta que hay entre 30 y 35 niñas en la zona de la plaza de mercado y en la carrera 15 con Quebradaseca.

Asegura que medios de comunicación locales fueron testigos de cómo una de las niñas se iba en la camioneta de un hombre. Un sábado cualquiera hay hasta nueve niñas en la zona.

A las 3 de la madrugada las niñas están en el parque Antonia Santos. Por los lados de la calle 34 con carrera 31 se ven desde las 11 de la noche. En la plaza de mercado del centro, durante el día.

El dolor de los niños

Fátima dice que la culpa es de las mamás. Pide que les presten atención a las niñas. Está luchando para que se organice una guardería donde los niños puedan quedarse sin tener que deambular solos en los hoteles, expuestos a abusos sexuales. Quiere rescatarlas, pero no siempre es posible. Narra la historia de una de las niñas del sector, de 17 años, explotada y abusada. “Tenía una cara preciosa. Está entregada a las drogas, pero es que a ella la violó el papá frente a sus tres hermanos. Y ellos también la violaron. Todos hacían uso de ella. Estaba estudiando. Cuando falleció la mamá, le destruyeron la vida. No se ha podido recuperar. Es muy agresiva. Era la niña más hermosa que yo había visto. Ahora es habitante de calle. Tiene sida”.

El fenómeno no es nuevo. En 2012, investigadores de la Universidad Industrial de Santander realizaron el informe ‘Explotación sexual comercial infantil: las rutas de vida del maltrato’, donde explican que el rechazo y la exclusión social, así como la vulneración de todos sus derechos es el contexto en el cual se enmarca la explotación sexual hacia los niños. Evidenciaron también que existe poco acceso a los servicios sociales, maltrato institucional y estigmatización.

La investigación logró determinar que el problema es invisibilizado porque es lucrativo para diferentes actores sociales, y es demandado y sostenido por personas cercanas a los niños, que los inician en el consumo de estupefacientes.

Nancy Fonseca, de la Asociación Niños de Papel, explica que los adultos les ofrecen drogas a los niños y una vez adictos, les piden que vendan su cuerpo. En muchas ocasiones las niñas desarrollan un vínculo afectivo con estas personas y en su mayoría son niñas abusadas por sus padres biológicos.

Rocío Urón Durán, coordinadora Territorial de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, en el Programa de Prevención del Delito y Fortalecimiento de la Justicia, explicó a esta casa editorial: “en un estudio realizado en 2015 por la Gobernación de Santander y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito se encontró que en Bucaramanga existen zonas sensibles donde se podrían estar presentando casos de explotación sexual comercial infantil. Se identificaron, parques, calles y otras formas de ‘promocionar’ a los niños. Hay cierta estratificación, dependiendo del lugar donde se ubican y de los explotadores que consiguen. Se encontró que la explotación puede darse en la calle, de una forma aparentemente directa, o a través de intermediarios. Debido a los controles que realizan las autoridades, los explotadores se valen de otras formas para mantener el negocio, entonces, las redes sociales y páginas web son una herramienta que ayuda para contactar clientes y víctimas”.

Urón Durán explica además que existen factores que llevan a los niños a aceptar las propuestas de los explotadores. "Es un intercambio desigual, donde un adulto, que debería saber que tener relaciones sexuales con menores de edad a cambio de dinero o especie es delito, se aprovecha de su situación para obtener un beneficio. No hay que descartar que existan personas que organizan este tipo de acciones, que controlen los lugares, que puedan cobrar por dejar a los niños, niñas y adolescentes ubicarse en determinado sitio, o les ofrezcan algún tipo de protección mientras permanecen en la zona”. 

Finalmente, Urón Durán señala que se  debe “sensibilizar para que no se naturalice la situación, para que no se escuchen más comentarios donde los niños, niñas y adolescentes terminan siendo los “malos”. Es importante entender que la explotación sexual infantil es un delito que está tipificado como tal, que cualquier niño, niñas o adolescente puede ser víctima. Se debe formar a los funcionarios que tienen responsabilidad en este tema en la prevención, atención o investigación y judicialización del mismo, trabajar en la prevención desde temprana edad. Es un tema que a todos debe importarnos.

Paola Soto, funcionaria de la secretaría de Salud, explica que se están adelantando controles y compañas que les permitan identificar este fenómeno a plenitud. Lamentablemente, no se hace uso de la ruta de atención destinada para los menores que se encuentran en situación de explotación sexual comercial infantil, lo que dificulta la identificación de los niños, niñas y adolescentes que están en riesgo.

Más arriba, en los alrededores el parque Centenario, el Centro Cultural del Oriente y el parque Antonia Santos, mujeres transgénero tratan de evadir el control no solo policial, sino de las otras mujeres del sector que les señalan que ahí no deben trabajar.

Más abajo, más cerca de la plaza, los niños que esperan que sus padres terminen de trabajar se sientan en los andenes. Al rato buscan esconderse de la lluvia.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
 
DORADO TARDE
Sorteo del 22 de May
0
7
2
7
CAFETERITO TARDE
Sorteo del 22 de May
7
6
4
4
Astro Sol
Sorteo del 22 de May
acuario
0
6
8
4
Publicidad