Publicidad
Mié Nov 22 2017
24ºC
Actualizado 05:30 pm
Lunes 04 de Septiembre de 2017 - 05:02 AM

¿Renacerá el único humedal del área metropolitana de Bucaramanga?

El espejo de agua del humedal El Pantano, el único que hay en el área metropolitana de Bucaramanga, desapareció. En su lugar se encuentra un enorme pastizal.

Quienes conocieron el humedal El Pantano, ubicado en la vereda El Pantano de Girón, Santander, añoran el paisaje que disfrutaban cuando contemplaban los patos migratorios que por temporadas se posaban sobre el agua que reposaba en el lugar, que además era hábitat de algunos peces. Aquel panorama desapareció.

William Navarro García recorrió las inmediaciones de este humedal en diciembre de 2015 y relató a Vanguardia.com que en aquella visita se encontró con un terreno seco. Debido a su asombro, pidió una explicación a la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb.

A dicha solicitud la entidad ambiental, que tiene bajo su cuidado este recurso natural, respondió que la situación se registró debido al fenómeno de El Niño, que afectó a la región entre finales de 2015 y principios de 2016.

El mes pasado la Cdmb anunció que se planea adquirir tres predios para recuperar este ecosistema. Tras la noticia, Navarro García buscó corroborar cuál era el estado actual del humedal El Pantano.

"Básicamente sigue seco. Observé pasto de casi dos metros de alto. No se divisa agua...", denunció.

Navarro García agregó que la comunidad denunció que "desde hace cerca de siete años el agua se disminuyó".

Incluso, el ciudadano asegura que entre a la población hay quienes opinan que presuntamente la sequía de El Pantano la ocasionó la siembra de pinos y eucaliptos, proceso que adelantó la Cdmb a su alrededor.

Por esta razón, Navarro solicitó que si realmente hay interés en restablecer este ecosistema se realice un proyecto por parte de expertos. "No sé si esa inversión va a realmente a recuperar el humedal. Pese a que la Cdmb ha tenido el manejo del predio desde hace años, el humeda está seco".

Así lucía el humedal El Pantano en el 2012:

Lea también: Ratifican las inversiones para recuperar humedal El Pantano

Habla experto de la Cdmb

De acuerdo con Rafael Alberto Peña Rico, funcionario de la Subdirección de Ordenamiento y Planificación Integral del Territorio de la Cdmb, los humedales funcionan como una esponja, puesto que retienen agua, que luego van liberando hacia los afluentes.

Según explicó el funcionario, El Pantano es un área protegida de 145,5 hectáreas, que adquirió Girón entre 2002 y 2003. Seguidamente se entregó en comodato a la Cdmb para su manejo ambiental. Se busca  garantizar su conservación y restauración.

El terreno de humedal propiamente dicho sería una extensión de 10 hectáreas. Sin embargo, Peña Rico afirmó que el espejo de agua desapareció en parte debido a la sedimentación que recibió El Pantano. "Hay agua, pero a unos dos metros de profundidad".

Peña Rico confirmó que actualmente en el lugar predomina el pasto de tipo 'brachiaria decumbens' que impide que otros árboles puedan crecer. "Esa vegetación está ahí producto de las actividades agropecuarias que realizaban anteriormente. Cuando se intenta establecer árboles se ahogan en medio del pasto".

Una de las mayores amenazas que de este ecosistema tiene que ver con la expansión agrícolas. Varias zonas que antes eran bosques se transformaron en cultivos. "En los recorridos que hemos hecho verificamos que los relictos boscosos de gaques que habían sobre la quebrada los tumbaron y los cambiaron a siembras de piña".

El humedal El Pantano y sus alrededores son recursos naturales vitales que abastecen de agua a Lebrija. La quebrada La Angula nace en los predios de la Cdmb desde los cuales se desprenden hilos de agua que entran al humedal El Pantano. Allí se fortalece al cauce que llega al embalse de Piedras Negras para suministrar agua a aquel municipio.

"Pese a la necesidad de producción, la comunidad debe entender que si no se protege el agua, llegará el día en que ni ellos podrán cultivar", advirtió Peña Rico.

¿Qué secó El Pantano?

Una de las causas que habría desencadenado la desaparición del espejo de agua del humedal El Pantano sería la agricultura sin control.

Rafael Peña señaló que alrededor del humedal y la parte alta donde nace la quebrada La Angula algunas fincas se extendieron demasiado. "A menos de siete metros del área protegida se encuentran cultivos. La expansión de la frontera agrícola es importante, pero también es negativa en algunos casos. Se debe encontrar un equilibrio".

Según el experto, hasta el humedal llegó la sedimentación de cultivos desde hace 20 años atrás. "Sembraron mucha auyama, melón y piña. Esa sedimentación se fue compactando El Pantano".

Otra de las hipótesis tiene que ver con la supuesta extracción de agua subterránea para regar los cultivos. "Se dice el caudal del espejo de agua del humedal empezó a disminuir por motobombas que instalarían alrededor de El Pantano. Es una versión que no me consta", afirmó Peña.

Lea también: Plan para recuperar El Pantano asciende a $13.000 millones

Video tomado el pasado 30 de julio:

La recuperación tardaría al menos cinco años

La Cdmb asegura que para recuperar el ecosistema El Pantano es necesario adquirir predios para posteriormente realizar un estudio hidriobiológico que precise el estado del humedal. Posteriormente se determinarían cuáles son las técnicas adecuadas que se usarán para su restauración. Ambos proyectos costarían cerca de $12 mil millones.

De lograrse los objetivos de esta inversión, según lo planeado por la Cdmb, el espejo de agua del humedal podría reaparecer en menos de una década. “Si se apropian los recursos yo creo que en máximo en seis años ya debería estar recuperado el humedal. Es una apuesta a mediano plazo”.

La primera etapa del proceso consiste en la adquisición de algunas áreas estratégicas que se convirtieron en zonas de pastoreo para volver a sembrar especies nativas.

En total serían tres predios de cerca de 147 hectáreas que serían comprados con recursos de la Alcaldía de Girón, la Gobernación de Santander y el Cdmb, por un valor cercano a los 5 mil millones.

La segunda etapa del proyecto tendría un costo cercano a los $7 mil millones. Se espera que tanto el Ministerio de Ambiente y la Alcaldía de Lebrija aporten recursos, además de la Alcaldía de Girón, la Gobernación y la Cdmb.

Se diseñarían estrategias para que los sistemas productivos empleen buenas prácticas agropecuarias para evitar impactos negativos sobre el medio ambiente. Además, se pondría en marcha un plan de conservación de los nacimientos de agua y áreas próximas a la cañada. Igualmente se implementarìa un proyecto de saneamiento ambiental y un sistema de tratamiento de aguas residuales.

Lea también: Se secó el único humedal que tiene Bucaramanga

Asimismo, el estudio que se realice definirá la forma en que se empezará a realizar la limpieza o dragado del humedal. Posiblemente se emplee la técnica espina de pescado.

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es la educación ambiental, para que los vecinos del humedal tomen conciencia de su importancia y protección. “Para mi concepto sí se puede recuperar el ecosistema, desde que las personas empiecen por ejemplo a cuidar las pocas áreas boscosas que hay”, afirmó Peña.

El funcionario también recordó que las personas ya han sentido el efecto del daño ambiental en el humedal, pues en los días de fuerte verano se han quedado sin agua. “Así  se invierta todo el dinero que se pueda imaginar, si la comunidad no colabora nunca se verá una mejoría”.

Pinos y eucaliptos

Rafael Peña negó que el humedal se haya secado debido a la siembra de pinos y eucaliptos en el entorno. Explicó que debido a que especies de flora nativa como el gaque es difìcil de propagar, hacia el año 1990 se plantaron esos árboles. “Es una zona donde ya no hay suelo sino subsuelo. El crecimiento de especies nativas es difícil porque son exigentes en el suelo, la humedad y la fertilización”.

De acuerdo con el funcionario fueron los pinos y los eucaliptos las únicas plantas que lograron adaptarse durante los ensayos. “La intención fue mantener el ciclo hidrológico. Tiene que haber especies de mayor altura”.

Sin embargo, Peña reconoció que es posible que se haya generado problemas de acidez en el suelo y que se haya desencadenado problemas de adaptación para la fauna silvestre al existir solo una especie.

Comunidad y concejales de Girón solicitaron retirar dichos árboles, debido a que cumplieron un ciclo de 25 años. El funcionario aseguró que la Cdmb está de acuerdo con esa decisión y se realizará progresivamente. “No se puede hacer una tala rasa de 40 hectáreas, sería poco entendible. Se está analizando eliminar de a cinco hectáreas y reemplazar de inmediato por especies nativas”.

Por ahora, está pendiente que se determine cuáles es la mejor especie que se pueda adaptar por la condiciones del suelo, humedad y riego.

Publicada por
Su voto: Ninguno (1 vote)
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
 
DORADO TARDE
Sorteo del 22 de Nov
0
4
1
8
CAFETERITO TARDE
Sorteo del 22 de Nov
3
5
5
7
Astro Sol
Sorteo del 22 de Nov
libra
8
6
0
1
Publicidad