Publicidad
Vie Sep 22 2017
21ºC
Actualizado 06:39 am
Domingo 17 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Los ‘Willys’ y los harlistas ‘rugieron’ en la carrera 27

La Familia Willys de Colombia y los harlistas de Bucaramanga se lucieron ayer con su tradicional desfile.
Foto: Elver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL
Con una muestra de originalidad, acrobacias y mucha creatividad, Rafael Pérez Muñoz llegó a Bucaramanga con su Jeep Willys, modelo 1940.
(Foto: Foto: Elver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL)
Foto: Elver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL
En completo orden y haciendo gala de civismo, los miembros del Club de Harlistas Los Fariseos se movilizaron por la carrera 27.
(Foto: Foto: Elver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL)
/ VANGUARDIA LIBERAL
Heriberto Romero, experto en el café y dueño de este Jeep Willys, modelo 1959, fue uno de los patrocinadores del certamen.
(Foto: / VANGUARDIA LIBERAL)
Con este hermoso Chevrolet, modelo 1950, y vistiendo las singulares prendas de la época, Víctor Julio Tamí Jaimes y Víctor Manuel Tamí López, padre e hijo, se unieron a la caravana del recuerdo.
Foto: Nelson Bolívar / VANGUARDIA LIBERAL
La carrera 27 de Bucaramanga quedó ‘invadida’ ayer por los míticos Jeeps Willys.
(Foto: Foto: Nelson Bolívar / VANGUARDIA LIBERAL)
Clemente Galvis Acuña, presidente de la Familia Willys de Colombia, volvió a brillar con su hermoso desfile de los tradicionales Jeeps.

De nuevo los Jeeps Willys hicieron un emotivo recorrido por Bucaramanga, esta vez por la carrera 27.

A su paso recordaron que estos escaladores de montañas, líderes de las trochas y caminos trazados hace varios siglos por los arrieros y sus mulas, siguen rugiendo a pesar del paso del tiempo.

Para demostrar que su hora crepuscular es la más larga y ‘renovada’ de todas, en la tarde de ayer 150 de estos ‘tesoros rodantes’ se mostraron bellos, nostálgicos y elegantes en la denominada ‘Caravana de los Grandes’.

Lea también: “Joyas rodantes” marca Willys en la feria de Oiba

El motor y el corazón de acero de cada uno de ellos se metieron en el alma de la gente, que se aglomeró en varios tramos de la citada avenida.

Claro está que hubo un carro especial que ‘se robó el show’. Hago referencia a un Jeep Willys, modelo 1940, que llegó procedente de Armenia, bajo la conducción de Rafael Pérez Muñoz, actual monarca de las acrobacias en esta clase de automotores.

Porque más allá de las presentaciones y de los modelos de estos míticos carros, ayer fuimos testigos de la pericia de este extraordinario conductor, quien con destreza ejecutó maniobras sorprendentes sobre la vía.

El que para mí es considerado el más bonito Jeep del Eje Cafetero, se llevó infinidad de ovaciones por las ágiles ‘piruetas’ que hizo sobre sus ruedas.

La verdad fue que su ágil conductor no paró de hacer acrobacias en el plena vía.

Había que ver cómo bailaba sobre el pavimento. Firme sobre sus llantas traseras, el vehículo avanzó en medio de los aplausos. Y de pronto, como preso de un ataque de locura, el carro empezaba a girar sobre su propio eje con un progresivo aumento de la velocidad hasta niveles que despertaron un sentimiento combinado de zozobra y admiración.

Y aunque Pérez Muñoz no se cansó de decir que el arte del ‘buen conducir se respeta’, porque las normas del Código de Tránsito se deben acatar, él tuvo ayer licencia para hacer cuanta pirueta quiso realizar con su automóvil.

Los propios alféreces se encargaron de escoltarlo, de tal forma que el vehículo circulara en orden y con total seguridad.

Clemente Galvis Acuña, presidente de la Familia Willys de Colombia y promotor de este tradicional certamen, recordó que “el dinero que se recolectó se donará en próximos días a la Fundación Hogar Jesús de Nazareth de Bucaramanga, que atiende a personas víctimas de las minas antipersonales”.

Y es que los propietarios de los Jeeps hicieron cada uno su donación económica al citado centro asistencial.

Con los harlistas

Junto a los Willys, ayer también apreciamos más de 200 amantes de las famosas motocicletas Harley Davidson. Entre el rugido de sus motores, ataviados con sus oscuras chompas, guantes de cuero negro y pañuelos en la cabeza, los auténticos harlistas se unieron a la emotiva caravana.

Para estos conductores esta histórica marca de motos, más que un medio de transporte representa un hobby y un estilo de vida.

Estos motociclistas comparten el gusto por la libertad y la aventura que este vehículo les proporciona.

Salir a manejar por las calles o las carreteras y sentir el viento en el rostro es la mejor terapia antiestrés, a la cual ellos denominan: ‘vientoterapia’.

Y lo mejor ese que ellos también son solidarios, pues harán sus aportes a los niños enfermos de cáncer, tal y como lo prometió el gran líder del Club Los Fariseos, Orlando Prieto, más conocido como ‘Patabrava’.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (8 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
 
BOGOTA
Sorteo del 21 de Sep
0
6
3
9
QUINDIO
Sorteo del 21 de Sep
8
1
3
3
Astro Luna
Sorteo del 21 de Sep
tauro
5
5
1
0
Publicidad