Publicidad
Dom Oct 22 2017
24ºC
Actualizado 12:54 pm
Lunes 18 de Septiembre de 2017 - 10:20 AM

Bumangués narró su semana en Japón

Juan Mateo Durán, estudiante UIS, fue el único santandereano que obtuvo una de las ocho becas otorgadas por el país asiático a las universidades públicas de Colombia, con el fin motivar el desarrollo de la ciencia y la tecnología en la juventud.

A punta de ‘Cali pachanguero’ y ‘La tierra del olvido’, los estudiantes colombianos que estuvieron en Japón durante ocho días a mediados de año, conociendo el sistema de educación, ciencia y tecnología nipón, se despidieron del país asiático y pusieron a bailar a los japoneses.

El encargado de las palabras de despedida fue Juan Mateo Durán Mantilla, un bumangués de 22 años, estudiante de Ingeniería Mecánica de la Universidad Industrial de Santander y el único santandereano del grupo de jóvenes universitarios que fueron becados por el gobierno japonés a través del  Icetex  y Colciencias.
Aunque Juan Mateo no creía en las becas y se postuló sin ninguna esperanza, gracias a su nivel avanzado de inglés, su promedio de 4,2 y el interés por los proyectos tecnológicos y de investigación, el 23 de junio estaba pisando tierras asiáticas.

Después de visitar tres universidades, el Instituto Tecnológico de Tokio, el Museo Nacional de Ciencias Emergentes e Innovación, la Agencia Japonesa de Ciencia y Tecnología Marítimo-Terrestre y la Organización de Investigación de Altas Energías, este bumangués piensa que en Colombia es necesario invertir más en investigación como lo hacen los japoneses y ahora cree que obtener una beca no es algo que solo le puede pasar a otros.

Preguntas y respuestas

¿Por qué decidió postularse a la beca, ¿qué le llamó la atención?
Me enteré de la convocatoria gracias a mi mamá. Ella me mandó un enlace de una noticia  y a pesar de que nunca le había tenido mucha fe a las becas, me entusiasmé. Japón es un país que me ha gustado desde hace mucho tiempo y era uno de mis sueños conocerlo algún día. Su cultura tan disciplinada y arraigada a la tecnología es algo de admirar. Además, tener la oportunidad de conocer universidades reconocidas a nivel mundial, e ir con todos los gastos pagos, pues pensé que no tenía nada que perder.

¿Por qué dice que no le tenía fe a las becas?
Porque uno siempre piensa que las becas se las ganan otras personas. Normalmente siempre se postulan muchos y son poquitos cupos, entonces es muy poco probable que uno se la gane. Era una convocatoria a nivel nacional y yo pensé que era muy difícil.

¿En qué consiste el programa Sakura Science?
Es un programa que busca fomentar la investigación y el desarrollo para que más jóvenes se destaquen a futuro en el campo de la ciencia y la tecnología. Este año, el gobierno japonés dio por primera vez ocho becas a universidades públicas de Colombia, entre esas la UIS. Además de lo tecnológico, también hay un componente cultural, como la visita a lugares emblemáticos de la región para tener un mayor acercamiento a las creencias y costumbres de este país.

¿Qué tal la experiencia y el choque cultural?
Increíble. Visitamos tres universidades, tres Institutos de Investigación, lugares culturales, probamos platos de comida tradicional, conocimos los sitios más concurridos por los turistas en Tokio, intercambiamos experiencias con estudiantes japoneses y de otros países y también con colombianos becados por el MEXT, que es un órgano similar al Ministerio de Educación Nacional en Colombia. Eso es como un empujón para uno como joven.

¿Qué fue lo que más le impactó del país?
Japón es un país extremadamente tecnológico. Los artículos electrónicos son muy comunes en el día a día de los japoneses. Los están usando todo el tiempo. Muchos de ellos pueden llegar a ser innecesarios e inútiles, pero son utilizados simplemente por su atractivo. La mayor parte de la economía japonesa gira en torno a la tecnología.

¿Muy grande la brecha con Colombia?
No encontré tantas brechas entre los productos disponibles allá y acá, sino más bien en la frecuencia en que se ven. En lo que sí hay brecha es en la investigación. En Japón hay un pensamiento generalizado de que la investigación es fundamental para lograr grandes hitos a nivel de ciencia y tecnología; se destina gran parte de los recursos económicos del país para la educación y hay gran interés por parte de las universidades, docentes e investigadores, a diferencia de lo que sucede en Colombia.

¿Cree que nos quedamos cortos en investigación en el país?
Un poco. Aunque se está entrando en el campo de la investigación últimamente. Ya existe la mentalidad en cierta parte de la población de que es importante investigar para lograr productos novedosos que beneficien a todos. Acá hay mucho potencial, y esto debe ser estimulado para que pueda despegar y consolidarse. Estas becas incentivan, hace a los jóvenes preguntarse por algo más.

¿Y el choque de culturas?
Es muy diferente. A pesar de tener una cultura tecnológica de punta, los japoneses conservan sus tradiciones de una manera muy marcada.  Son extremadamente disciplinados y respetuosos. Procuran no decir su opinión sobre un tema para evitar herir susceptibilidades de las otras personas y por eso son algo introvertidos. Vi que respetan mucho la jerarquía de los cargos, de la familia. Son muy aficionados a diferentes cosas según sus gustos y gastan gran cantidad de su dinero en sus hobbies, como figuras, juegos, apuestas, disfraces. Acá en Colombia el dinero es para otras cosas, necesidades.

Usted dice que admira la cultura tan disciplinada y arraigada a la tecnología de ellos. ¿No cree que eso ha hecho que se pierda un poco el contacto personal con la gente, con lo que está alrededor?
No creo, la verdad. Hay una foto antigua donde se ve a las personas en un tren, todos leyendo el periódico, sin interactuar. Ahora las personas hacen lo mismo pero con los celulares y aparatos electrónicos. Entonces no creo que sea culpa del avance tecnológico, creo que somos así por naturaleza. Ha cambiado la forma de comunicarnos, pero no nos ha alejado más del contacto con la sociedad.

Japón es uno de los países más contaminados y contaminantes del mundo y así mismo con más avances en tecnología. ¿Vale la pena una cosa por la otra?
Los avances tecnológicos y el desarrollo ya hacen parte de la cultura japonesa; es algo que los ha caracterizado desde hace ya bastante tiempo y eso se ha visto reflejado en el impacto ambiental que ha generado. Pero su mentalidad ha cambiado y se han contemplado alternativas para realizar procedimientos limpios y amigables con el planeta. Por ejemplo, la implementación de sistemas que permitan obtener energías limpias y renovables.

Entonces, un avance tecnológico en Colombia implicaría sacrificar parte del medio ambiente.
Aquí en Colombia se siguen realizando procedimientos que no son los más amigables o que son energéticamente ineficientes. Japón es un modelo a seguir para nosotros, debido a que ya han sufrido el impacto de la contaminación a gran escala y han cambiado el rumbo de su desarrollo con un enfoque mas ecoamigable. Sin embargo, el problema en Colombia es la falta de inversión. Implementar sistemas de alta tecnología que realicen procedimientos más eficientes y menos contaminantes requieren de una gran inversión que nadie quiere hacer.  

Después de su visita a Japón, ¿cambiaron algunos de sus planes para el futuro?
Cambió mi perspectiva de muchas maneras. En primer lugar, me mostró que es posible ganar becas y que las oportunidades existen,  solo hay que buscarlas y creer. Me abrió el panorama de las posibilidades que existen en el mundo para desarrollar proyectos. Los jóvenes tienen que saber que sí hay personas que se interesan por tus iniciativas, por tu trabajo y por tu capacidad.

¿Qué significa para Santander y para la UIS tu participación en Sakura Science?
 Significa mostrar todo lo bueno que tenemos. Abrir puertas a las posibilidades de estudios a través de las becas que ofrece el gobierno japonés, significa crear mayor interés en la investigación para así mismo exigir por esta. Todo esto debe motivar a los estudiantes y al departamento para seguir trabajando por y para la ciencia y la tecnología de nuestro país. Para que se postulen a las becas y para que investiguen, entre más cosas se quieran hacer, más presión por inversión en ciencia podemos lograr.

Publicada por
Contactar al periodista
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
 
culona
Sorteo del 21 de Oct
3
8
2
7
boyaca
Sorteo del 21 de Oct
3
9
8
7
Astro Luna
Sorteo del 21 de Oct
acuario
9
1
3
5
Publicidad