Lunes 25 de Septiembre de 2017 - 05:00 AM

En una carpa y una choza reciben clases niños de primaria en Santander

Denuncian que niños del área rural de Rionegro, Santander, reciben clases en condiciones precarias. Una escuela funciona en una carpa, otra en una choza y dos edificaciones más podrían colapsar.
Suministrada /VANGUARDIA LIBERAL
En una carpa y una choza reciben clases niños de primaria en Santander
(Foto: Suministrada /VANGUARDIA LIBERAL)

La rectora de la Institución Educativa El Pórtico, Janeth Lagos Machuca, ubicada en Rionegro, Santander, denunció a Vanguardia.com las precarias condiciones en las que se encuentran cuatro de sus sedes rurales. Allí 83 estudiantes de primaria, cuyas edades oscilan entre los cinco y 10 años, reciben clases.

Lagos Machuca denunció que la situación de aquellas sedes escolares "no tiene presentación por ningún lado". Una de las escuelas se convirtió en una carpa, tras ser devastada por la temporada de lluvias de hace siete años. Otro grupo de menores recibe clases en una choza, que ni siquiera cuenta con baños. Mientras que los edificios de dos sedes más podrían colapsar por el deterioro en su infraestructura.

Lea también: ¿Qué dijo la Gobernación sobre los niños que estudian en una carpa en Santander?

Pese a que la situación fue reportada a la Alcaldía y al Concejo de Rionegro, así como a la Gobernación de Santander, incluyendo la Oficina de Gestión del Riesgo de Desastres, no parece existir una solución pronta.

“No se ha obtenido ninguna respuesta que demuestre el interés, ni de la Alcaldía ni de la Gobernación de Santander, en buscar y dar una solución efectiva y oportuna", recalcó Lagos.Vanguardia.com expone la situación de cada una de las sedes afectadas:

Clases bajo una carpa

La rectora Janeth Lagos Machuca narró que de la escuela rural El Caballito no quedó nada de su edificación tras las fuertes lluvias de 2010. "Su infraestructura junto con el terreno desaparecieron bajo la furia de las aguas”.

Pese a que, según Lagos Machuca, el Fondo de Adaptación aprobó recursos por cerca de $360 millones para construir una nueva sede, nunca se ejecutó algún proyecto debido a la falta de interés de la Alcaldía de Rionegro. “Ni la Administración Local ni la comunidad consiguieron un terreno. Losrecursos se devolvieron y la sede se quedó en donde ubicarse”.

Como una alternativa, en marzo de 2015 la docente se ubicó en un cuarto de una casa para dictar las clases mientras aparecía una solución. “Era un espacio de nueve metros cuadrados, oscuro y caluroso. No era apto para que los niños recibieran clases”, relató la rectora.

Ante estas condiciones, la comunidad prefirió utilizar una carpa que fue donada y adaptada como un salón de clase. “Está ubicada a más de una hora del terreno donde siempre funcionó la escuela”, señaló la rectora. 

Le puede interesar: Denuncian que tienen que caminar entre 1 y 2 horas para ir a su colegio en Santander

Lagos Machuca criticó que hayan pasado siete años y el Estado no haya resuelto tal situación, que considera "inhumana y degradante" tanto para los alumnos como para la docente. "Cuando se atenta contra la integridad física, emocional y psicológica, se requiere una solución inmediata".

De acuerdo con la rectora, la docente de aquellos cinco niños que acuden al lugar asegura que el aprendizaje en ese entorno es complicado. "La carpa está a orilla de la carretera. Los estudiantes se distraen con el paso de vehículos y personas. Si se bajan las 'paredes' de la carpa el calor sofoca a los estudiantes y la docente”.

"No se puede pretender el mejoramiento de la calidad educativa cuando no se le brinda ni las más mínimas condiciones de dignidad humana, tanto a los niños como a la docente", agregó Lagos.

Video: Estudiantes protestaron por la pésima infraestructura de su colegio en Santander

Además, la rectora señaló que cada vez que llueve la situación se complica pues se moja el piso y el mobiliario. "Los padres de familia se preocupan ante los problemas de salud que ocasiona la humedad en el interior de la carpa".

Otra situación que causa incomodidades a este grupo escolar son los animales de los alrededores. "Por más cuidado que tenga la docente, es inevitable que los perros se metan a la carpa en las noches y dañen el poco material que se tiene".

Por si fuera poco, el paso del tiempo ya deterioró la estructura de la carpa, por lo que se teme que pueda ocasionar un accidente. "La estructura tiene mucho tiempo expuesta a la intemperie, al agua y al sol.Las varillas que la sostienen están podridas en su mayoría".

Actualmente una familia expresó su interés en donar un terreno para reconstruir la escuela El Caballito. Sin embargo, la comunidad no tiene recursos para pagar el proceso de escrituras públicas, para ejecutar algún proyecto. 

Lagos Machuca advirtió que aunque a esta escuela asisten cinco niños, existen otros menores que podrían recibir clases allí si estuviese en buenas condiciones, pero "debido a la situación actual los padres prefieren enviar a sus hijos a vivir con otros familiares o simplemente dejarlos sin estudios que en esa carpa. La próxima escuela más cercana está a dos horas".

La 'escuela-choza'

La rectora Janeth Lagos Machuca denunció que la escuela rural La Java tampoco cumple con las condiciones para brindar a sus estudiantes una educación digna. "Impresiona el riesgo que corren, tanto los menores como la docente".

Por un lado, la mujer expresó que el techo es una estructura muy precaria, que en cualquier momento puede caer. "Es un peligro. No está construido con material resistente".

Además, la rectora afirmó que debido a la condición del techo los estudiantes deben cambiar constantemente de puesto, para evitar ser molestados por los rayos solares. "Cuando llueve es peor, el agua se mete por todos lados".

Igualmente, Lagos Machuca señaló que debido a que no se cuenta con batería de baños los estudiantes deben caminar hasta una casa vecina, donde les regalan agua y prestan el baño. "Se podría registrar un hecho lamentable con alguno de los seis estudiantes".

En su opinión, la rectora considera que la solución es construir una edificación apta para los estudiantes. "Si yo llegase a aceptar que cierren esta sede, a los niños les tocaría caminar tres horas hasta El Caballito, que es aquella que funciona en una carpa. Es la más cercana".

Una escuela nueva que podría colapsar

Al igual que El Caballito, en 2010 la escuela  rural Portachuelo fue afectada por las lluvias. El Gobierno Nacional destinó cerca de $360millones para la construcción de una nueva infraestructura.La obra se inició en febrero de 2015 y finalizó el 24 de mayo de 2016.

Sin embargo, la rectora afirmó que la vida de los 32 estudiantesy docentes está en riesgo, ya que la escuela fue reconstruida sobre un área escarpada que podría colapsar.

Según explicó Lagos, los desagües están taponados y no tienen capacidad para recibir el agua de los aguaceros. Además, aquella agua lluvia se desplaza hacia el barranco. Ante la inestabilidad del terreno podría ocurrir en deslizamiento. "Urge la intervención inmediata. La obra se encuentra a la deriva, la Alcaldía de Rionegro no la recibe por las fallas de la construcción", recalcó.

Escuela con riesgo de deslizamiento

Igualmente, la escuela rural Santa Ana, podría derrumbarse. Parte de su estructura se encuentra al borde de un precipicio. Este terreno se ha desestabilizado por cuenta de las lluvias y los temblores.

El 11 de julio un geólogo de la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, evaluó el estado del colegio. Un mes después se entregó el resultado del estudio.

Entre las observaciones que hacía el experto, se señalaba que zonas del plantel educativo, como el restaurante, el comedor y un aula de clase estaban a tres metros del abismo.

Sin embargo la rectora Janeth Lagos aseguró que esa distancia ya disminuyó considerablemente. "La estructura ya está a más o menos un metro. Al entrar a la cocina se siente el hundimiento del terreno".

Se identificó el riesgo de erosión debido a la remoción de la cobertura vegetal. Además se observaron grietas en la estructura por cuenta de movimientos sísmicos, especialmente por uno registrado en junio de 2012.

Por esta rezón, la Cdmb recomendó las autoridades realicen planes de prevención, así como reconocer y darle prioridad a este centro educativo por el alto riesgo que tiene. "Ya han pasado cinco años y no sucede nada”.

Vanguardia.com intentó comunicarse con la Secretaria de Educación de Santander, Ana de Dios Tarazona, para conocer su versión, pero las llamadas no fueron contestadas.

Publicada por
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
 
santander
Sorteo del 21 de Sep
3
4
4
7
medellin
Sorteo del 21 de Sep
4
4
3
0
Astro Luna
Sorteo del 21 de Sep
escorpio
3
6
2
1
Publicidad