Martes 23 de Octubre de 2018 - 01:07 AM

Piden investigar presunto brote de lixiviados cerca a El Carrasco en Bucaramanga

Propietarios de un predio contiguo al relleno sanitario El Carrasco aseguran que en su finca apareció un supuesto “lago” de lixiviados (líquidos contaminados que emanan de la basura). La Empresa de Aseo de Bucaramanga, Emab, asegura que se trata de agua lluvia. La comunidad pide una investigación técnica. Además existen quejas por infestación de moscas.
Elver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL
Piden investigar presunto brote de lixiviados cerca a El Carrasco
(Foto: Elver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL)

Cerca al barrio Porvenir, a escasos 20 metros de la celda que recientemente se derrumbó en El Carrasco, se formó una especie de ‘piscina’, que contendría líquidos provenientes de los residuos sólidos.

Así lo denuncian los dueños del predio ‘El Fical’, en donde se halla tal balsa, quienes aseguran que se trata de lixiviados procedentes del relleno sanitario tras el colapso de más 30 mil toneladas de basura.


Vanguardia Liberal realizó ayer una visita al predio, y evidenció que efectivamente existe un pozo cercano a los 25 metros de diámetro, con aguas estancadas.

Lea también: Cdmb pide sanción por el derrumbe en El Carrasco 

Los propietarios del predio ‘El Fical’ indican que dicha ‘piscina’ se formó tiempo después de que se comenzara a usar la celda, que el pasado 3 de octubre colapsó.


“Ese lago comenzó a formarse en febrero pasado. El pozo antes era seco, pero poco a poco empezó a humedecerse. Ya tiene como dos metros de profundidad y siempre permanece lleno. Si fuera agua de lluvia: ¿por qué nunca se seca? Nosotros creemos que es un brote de lixiviados. El olor que emana es ofensivo…”, denunció Haydée Hernández, una de las propietarias de ‘El Fical’

“Pusieron un tubo”

La instalación de un tubo, que hizo la Empresa de Aseo de Bucaramanga, Emab, para evacuar aguas lluvias es otra de las vulneraciones que denunciaron los dueños del predio ‘El Fical’. Los ciudadanos aseguran que dicha tubería conduciría líquidos contaminados y los descarga sobre su predio, justo en el punto en donde se formó la ‘piscina’ en mención.

“Ellos instalaron un tubo grande como los del alcantarillado. La boca la dejaron para el lado de nuestra finca, y echan agua hacia nuestra parte. Nos están lanzando lixiviados y aguas lluvia contaminadas”, denunció a Vanguardia Liberal Cristina Hernández, otra de las dueñas de dicho terreno.

Los ciudadanos afectados manifiestan que la Emab debería ejecutar obras alrededor del relleno sanitario, para evitar que sucedan perjuicios como el denunciado.

Le interesa leer: El Carrasco es la 'papa caliente' de los alcaldes de Bucaramanga

“Aunque ya se lo hemos solicitado a la Gerencia de la Emab, hasta la fecha no han hecho nada” expresó Raúl Hernández, propietario de dicha finca.


“Cada día está peor”

Los miembros de la familia Hernández Rey, quienes habitan la zona hace más de 60 años, relatan que desde enero pasado las condiciones de El Carrasco han generado que sea prácticamente “inhabitable” su finca ‘El Fical’. Ellos aseveran que su predio está sufriendo serias afectaciones ambientales.

“Antes producíamos limones, aguacates, maracuyás. Pero ya no se da nada. Muchos de los árboles se han secado, y otros parece que están a punto de morir”, indicó Haydée Hernández.

Se pronuncia la Cdmb

El 25 de octubre de 2017 miembros de la Corporación Autónoma para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, realizaron una inspección en El Carrasco, para atender las denuncias formuladas por los propietarios de ‘El Fical’.

Tras dicha visita, la Cdmb concluyó que la operación del relleno sanitario estaba ocasionando perjuicios sobre el predio contiguo. “Como consecuencia de las actividades relacionadas con la disposición final, se está presentando una ocupación parcial del predio ‘El Fical’, por el costado sur-oriental de la celda N°4”.

Sobre la supuesta ‘piscina’ de lixiviados, la Cdmb no pudo establecer que se tratara de líquidos putrefactos. No obstante, dicha entidad si emitió una observación por la falta de control de las aguas lluvia.


“No se han realizado las obras de mitigación, como la construcción de los canales que permitan la evacuación de las aguas lluvias y eviten de esta manera la acumulación de estas aguas que puedan entrar en contacto con los residuos sólidos”, concluyó la Cdmb en su informe.

De su interés: Crisis en El Carrasco aumentó número de gallinazos y "pone en riesgo vuelos en Palonegro"

¿Qué dice la Emab?

Abigail León, gerente (e) de la Emab, aseguró que “lo que hay en ese pozo son aguas lluvia. Como en ese punto el terreno es muy inclinado, cuando llueve se empoza el agua. No se trata de lixiviados, si fuera así el agua sería negra. De hecho, hace poco tuvimos una visita de la Fiscalía, y esta autoridad verificó que no hay problemas ni contaminación por lixiviados”.

Sobre el supuesto tubo que desemboca en ‘El Fical’, la funcionaria explicó que “en ese pozo no hay tuberías. Lo que pasa es que se debe hacer la conducción de las aguas lluvias, y este es el tratamiento que se les da a las aguas de escorrentía. Por ello es que quizá existen unos tubos alrededor de la celda”. 

Infestación de moscas

Aunque el tema no es oficial, al menos no en la Secretaría de Salud y Medio Ambiente; los vecinos de sectores populares como Nariño, Pantano y La Feria, entre otros de la escarpa occidente, han denunciado la proliferación de moscas que, como nunca antes, tienen infectados sus barrios.

No se trata solo de que estos insectos se encuentren en los vertederos, alcantarillas y cúmulos de basuras. Se les ve, más de lo usual en sus viviendas. Estos insectos han logrado alterar la tranquilidad de los vecindarios y no es solo una percepción ciudadana o periodística.

Pese a que las propias autoridades aseguran que están tomando los correctivos del caso, ya están detectadas las razones poderosas que han aumentado la presencia de moscas en la ciudad.

Según el epidemiólogo Celestino Sánchez, “una de las causas tiene que ver con las porquerizas y con los mataderos clandestinos de pollos que se han multiplicado sobre las escarpas de la ciudad, han sido como ‘imanes’ para las moscas. En la actualidad se tienen identificadas ‘marraneras’ y tres mataderos ilegales de aves”.

También las variaciones del clima contribuyen al asunto. Entre septiembre y octubre, según el propio Ideam, se ha registrado una atípica temporada invernal. Tales alteraciones en la temperatura, con aumentos de calor y apariciones sorpresivas de lluvias, se convierten en otro ‘caldo de cultivo’ de las larvas.

Por último, la basura no recogida, sumada a la crisis que se vive con el deslizamiento de una de las celdas del El Carrasco, ha aumentado la exposición de los desechos descompuestos que llegan a ese relleno y que, de manera presumible, se han convertido en otro de los agentes promotores de la llegada de las moscas.

El tema es relativamente grave si se tiene en cuenta que los huevos de las moscas se incuban entre siete y ocho horas, sobre todo cuando las temperaturas son extremas.

Para el epidemiólogo Sánchez, “la mejor estrategia es la higiene. Las moscas no se pueden procrear en grandes números, si sus fuentes de comida son limitadas”.


Así las cosas, la gente debería no permitir que materiales tales como: estiércol, basura, hierba podada, maleza amontonada u otros materiales putrefactos se acumulen en alguna parte o cerca de sus casas.

También se debe ser cuidado al lavar los lugares donde el agua pueda drenarse en el terreno; es que algunas moscas se propagan en áreas llenas de materia orgánica.

Por último dijo que las moscas pueden mantenerse por fuera de las casas con el uso de mallas en puertas y ventanas. Asegúrese de que estén fuertemente ajustados, sin agujeros.


 Olores ofensivos

El Área Metropolitana de Bucaramanga, AMB, realizó un estudio para determinar la trayectoria del viento en el área metropolitana. Oscar Rojas, ingeniero de la división de Calidad del Aire del AMB, explicó que el viento tiene una dirección desde el noroccidente hacia la meseta de Bucaramanga, es decir, se desplazan desde Lebrija y Chimitá hacia la escarpa de la meseta la ciudad.

También la dirección puede ser norte-sur. En el caso de El Carrasco, indicó el ingeniero del AMB, los malos olores viajan desde el relleno sanitario hacia la parte posterior y por ello se sienten con mayor intensidad en los barrios El Porvenir y Provenza, y hacia la parte de atrás, es decir, en el sector de Cañaveral. 

Publicada por
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
 
CUNDINAMARCA
Sorteo del 19 de Nov
5
1
8
6
CAFETERITO NOCHE
Sorteo del 19 de Nov
9
1
2
5
Astro Luna
Sorteo del 19 de Nov
leo
2
7
4
7
Publicidad