Publicidad
Mié Oct 18 2017
24ºC
Actualizado 09:35 am
Miércoles 10 de Mayo de 2017 - 04:40 PM

La guardería que quedó en manos de la brujería en Bucaramanga

Una “fundación” ocupó ilegalmente durante ocho años una vivienda que, en 2002, fue comprada por la Alcaldía para crear la sede del Hogar Infantil La Buena Esperanza, que sería el refugio de niños en situación de vulnerabilidad del sector del Centenario.

“Por plata no se preocupe que ya está hecha. Dios hizo corazones caritativos, solo hay que salir y tocarlos”.  Esto dijo Freddy Iván Sierra García, el representante legal de la ONG Hogar del Sueño de un Joven Misioneros Colombia, mientras dialogaba con una mujer a la entrada del Jardín Infantil la Buena Esperanza, en el centro de Bucaramanga.

La mujer estaba allí porque había recibido las quejas ciudadanas de que, lejos de ser un jardín infantil, el lugar, un predio del municipio, se estaba utilizando para prácticas de brujería y consumo de drogas. Debido a ciertos comportamientos, varios habitantes y dueños de negocios ubicados a los alrededores de la calle 30 con carrera 17, en el sector del Centenario, prendieron las alarmas.  

Lea también: Mujer mayor será desalojada en Girón y perderá lo único que tiene, sus mascotas

Para poder llegar a Sierra García, la mujer se hizo pasar por una trabajadora social que buscaba una fundación o guardería a la cual confiarle el cuidado de cinco niños hijos de venezolanos, que estarían viviendo en zonas de tolerancia de la ciudad.

El hombre afirmó poder recibir y responsabilizarse del cuidado de los niños. Pero el lugar todo parecía, menos un albergue seguro para los niños.

El fuerte olor a tabaco en altas horas de la noche y la entrada y salida de lo que parecía ser una adinerada clientela, que llegaba en carros y camionetas de lujo, levantaron las sospechas de los vecinos del sector. La casa era visitada normalmente por habitantes de calle, quienes los fines de semana podían asearse en el lugar. Si bien era de conocimiento en el sector que cuando las personas en condición de calle llegaban a esa vivienda a recibir un plato de comida y  ducharse algunos aprovechaban para consumir drogas, el olor nauseabundo que impregnaba el lugar no era el de marihuana o bazuco. “En este barrio es raro el que no consuma. Y si lo hacen dentro de una casa y no en la calle, pues mejor. Ya suficiente mala imagen tenemos. Pero ese olor que salía de la casa de ese muchacho no era normal”, afirmó el dueño de un hotel de esa zona.

Policías del CAI Centenario visitaron la propiedad y comprobaron que sí se estaba realizando brujería y advirtieron que a un segundo llamado serían sujetos de un comparendo.

Un falso protector

 Freddy Sierra se mostró interesado en ayudar con el propósito altruista de acoger a los supuestos hijos de inmigrantes venezolanos. Ante el cuestionamiento de dónde vendrían los recursos para la manutención de cada niño, Sierra García explicó que se podría buscar el apoyo de particulares, de la Alcaldía y de otras entidades, para poner a andar la que antes, según él, era la mejor guardería para los niños vulnerables de la ciudad. Habló de la época en la que Iván Moreno Rojas, entonces alcalde y hoy preso por el ‘Carrusel de la contratación’ en Bogotá, le ayudó “regalándole” esa casa, entregándole recursos para arreglos locativos y para dotarla con lo necesario.

Pero ahora las cosas son diferentes, confesó Freddy. El nuevo alcalde le “cerró el chorro”, aunque advirtió con gran convencimiento que en la Secretaría de Desarrollo había surgido la idea de que esa casa se convirtiera en la Casa Búho, aquella guardería prometida por más de 10 años, a los hijos de trabajadoras sexuales, empleadas de la plaza de mercado, desplazadas, vendedoras ambulantes que viven con sus hijos en residencias y hoteles ubicados en zonas difíciles de la ciudad.

Freddy Sierra sostuvo que contaba con todos los implementos necesarios e incluso con la profesora que se encargaría de la educación y cuidado de los niños. Solo era cuestión de buscar a un sicólogo y a las mujeres que se encargarían del aseo y de la preparación de los alimentos de los pequeños, según dijo.

El plan de vivienda

Pero los proyectos de emprendimiento social de Freddy Iván Sierra van más allá. En la conversación con la supuesta trabajadora social Sierra le ofreció que se uniera a un gran proyecto inmobiliario que él y los socios fundadores de la ONG están iniciando. Afirmó estar trabajando con 500 familias del asentamiento Santo Domingo, en el barrio Bretania, que según él fueron engañadas, pues esperaban que la actual administración les diera una casa.

“Después de todo lo que se hizo,  esta Alcaldía salió con nada”, dice Sierra. De manera que él haría posible el sueño de esas familias. ¿Cómo? Se harían bazares y se emitirían bonos, con los cuales se lograría recoger $6.000 millones para la compra de un predio, cuya consecución también sería con la ayuda posiblemente de algunas entidades. Afirmó haber negociado el lote y estar adelantando el estudio de suelos y los trámites para la carta catastral. Solo faltaría que las personas interesadas realizaran un ahorro programado.

A pesar de la insistencia de la supuesta trabajadora de ingresar a la casa, Sierra García se negó, bajo la excusa de que estaba desordenada, pues el día anterior se había realizado una “duchatón”, y que ella había llegado sin previo aviso. Mientras hablaban en la puerta, el putrefacto olor que expelía la casa ahogaba la atmósfera.

Los dos acordaron una nueva cita para mostrar la vivienda y conocer a los niños que serían cuidados. Freddy Sierra se despidió de mano, las  uñas de sus dedos pulgar e índice estaban quemados. Cuando la mujer se distrajo mirándole las manos, Freddy Sierra hizo alusión a algo que había pasado desapercibido: las cicatrices en ambos brazos.

“Esas son de puñaladas, defendiendo lo que era mío en el Café Madrid. Porque yo no le voy a mentir: yo era un delincuente y salí de ese mundo. Sí a veces me fumo mi ‘bareto’, pero no le hago daño a nadie. Yo fui quien resocializó esta zona, yo la limpié de los drogadictos a quienes les doy comida y un lugar donde puedan asearse, cuando nadie, ningún político corrupto los voltea a mirar”.

La próxima cita sería el jueves 4 de mayo, a las 9:00 a.m. Freddy se despidió e insistió en que tenía todos los implementos para que la guardería empezara a operar allí: los platos, las sillas de plástico, los colores e incluso juguetes que personas de buen corazón habían donado a su fundación Sueño de un Joven.

Los impostores

En la facha de la casa de Freddy, ubicada en la calle 30 17-74, hay un aviso: “Hogar sueños de un Joven Jardín Infantil La Buena Esperanza”, acompañado del Número de Identificación Tributaria (Nit) 804015359-0. Sin embargo, ese número de identificación no corresponde a la razón social expuesta al público sino al Hogar Sueños de un Joven Misioneros de Colombia, una organización sin ánimo de lucro registrada en la Cámara de Comercio de Bucaramanga en el año 2003, cuyo representante legal es Freddy Iván Sierra García, junto con otros dos socios fundadores, un revisor fiscal y un tesorero.
 Un millón y medio de pesos fue el capital con el que fue suscrita.

A pesar de tener un objeto social bastante amplio, su actividad principal y secundaria no tienen ninguna relación con el trabajo con primera infancia y adolescencia. Su actividad principal es  “Actividades de otras asociaciones N.C.P” y, la secundaria, “recuperación de materiales”.

El Icbf exige que las fundaciones y organizaciones que realicen actividades relacionadas con primera infancia y adolescencia cumplan con una serie de requisitos. En el portal del Icbf, Hogar Sueños de un Joven Misioneros de Colombia no figura en la base de datos de organizaciones habilitadas para trabajar con esa población. Entonces, si el verdadero nombre de la ONG es Hogar Sueños de un Joven Misioneros de Colombia, ¿de dónde sale le  “Jardín Infantil La Buena Esperanza”?

La guardería usurpada

Los nombres que figuran en el aviso comercial son una mezcla de la razón social original de la ONG y el nombre de la guardería que el municipio de Bucaramanga había creado para ese inmueble, que fue comprado a Arnulfo Archila Prada en 2002, para atender a niños y adolescentes vulnerables. Esta guardería se llamaría Hogar la Buena Esperanza Fase I.  

Freddy Sierra, así como  Imaginamos y Construimos Ltda, empresa constructora, alegan ser poseedores del mencionado predio.   
El desalojo

A las 8:00 de la mañana del pasado jueves 4 de mayo, Julián Carvajal, director  de Espacio Público de la Alcaldía, acompañado de funcionarios de la Secretaría del Interior y de Desarrollo, así como de miembros de la Policía y el Esmad, desalojaron a Freddy Sierra García de la vivienda que venía utilizando como su residencia y que fue encontrada en un estado deplorable. Desechos de comida, huesos, ropa sucia, excremento humano y papeles periódicos servían de tapete para el piso del inmueble. María del Pilar Florez, coordinadora de Primera Infancia e Infancia y Adolescencia de la Alcaldía, aseguró que la casa será recuperada y adaptada para implementar allí la Casa Búho.

“Esto es un atropello”, gritaba Freddy Sierra. Yo era el ‘Cacique de la 30’ de Bucaramanga, un delincuente. Yo cambié mi vida por mis hijos y familia. Iván Moreno me dijo: “compre la casa y yo le meto la plata para la remodelación”. Yo se la compré a Arnulfo Archila, $62 millones costó. El alcalde me pidió que le dijera a Archila que hiciéramos una simulación de escrituras que quedaran a nombre de la Alcaldía para así poderle meter plata. Como era una escritura simulada no se registró en Instrumentos Públicos”, aseguró  Sierra.

En cuanto a las prácticas de brujería y consumo de droga dentro del inmueble, aseguró había sucedido cuando él había dejado la casa al cuidado de un líder del Café Madrid, mientras él se encontraba en Venezuela buscando a su hija. 

Video: Hernando Santos

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
 
CRUZ ROJA
Sorteo del 17 de Oct
5
9
2
1
CUNDINAMARCA
Sorteo del 17 de Oct
1
9
3
6
Astro Luna
Sorteo del 17 de Oct
cancer
7
3
5
5
Publicidad