Publicidad
Mar Oct 17 2017
24ºC
Actualizado 05:58 pm
Miércoles 17 de Mayo de 2017 - 11:28 AM

Esta bumanguesa lucha por una silla de ruedas para su hijo con parálisis cerebral

Germán Augusto Medina Jaimes tiene 25 años y sufre de parálisis cerebral desde su nacimiento. Su madre, una bumanguesa de 47 años, libra una lucha en contra de SaludVida EPS para que le entreguen una silla de ruedas neurológica. En la actualidad se moviliza en una silla hospitalaria, que según médicos expertos no es adecuada para su patología y le impide valerse por sí mismo.

Recostado en una cama que no mide más de dos metros de largo por 80 centímetros de ancho, en una humilde casa del barrio Estoraques II, de Bucaramanga, se pasa las horas, y también la vida, Germán  Augusto Medina Jaimes. Un joven de 25 años, a quien su madre describe como un buen hablador, pero a quien en realidad le cuesta pronunciar más de un par de palabras seguidas. ¿La razón? Germán tiene parálisis cerebral espástica.

“Su nacimiento fue extraño”, dice su madre, Martha Yaneth Jaimes Contreras, mientras está parada junto a la reja por la cual se asoman algunos de los vecinos para saludar y preguntar por la salud del joven. Más tarde, esa misma mañana, la mujer denunciaría que el sufrimiento de su hijo es consecuencia de una presunta negligencia médica.  

“El médico no me sacó el niño cuando debía. Me dejó pasar del tiempo y cuando me hicieron la cesárea él tenía el cordón umbilical alrededor del cuello. Se quedó sin oxígeno. Mi hijo nació morado y casi se me muere. El pediatra no lo oxigenó, ni lo metió en incubadora. Por eso el daño fue mayor”, relató a Vanguardia.com Jaimes Contreras.

Lea también: Cafesalud retrasa trasplante de corazón a niño de 5 años en Bucaramanga 

Sobre una cobija naranja, verde y azul, con un par de férulas en sus manos, que usa para evitar que las empuñe y después sea imposible abrirle los dedos. Viste una pantaloneta negra con líneas grises. Germán mira cómo el pequeño ventilador, que tiene de frente, gira de un lado a otro.

La reja por la cual el joven, su hermano menor de 12 años y su madre reciben las visitas queda junto a una pequeña puerta oxidada. Detrás de ella está la silla de ruedas que tiene desde hace tres años. Sin embargo, no es la adecuada para él.  

Además de la parálisis cerebral, Germán  sufre de osteomielitis crónica, una inflamación constante de los huesos de las extremidades por causa de infecciones. Su espasticidad hace que mantenga los músculos del cuerpo contraídos. No camina, tampoco se mueve solo y constantemente se cae de su silla de ruedas convencional.  

Silla de ruedas neurológica

Eddy Mendoza es la fisioterapeuta de Germán desde hace un año y reconoce que su paciente necesita de manera urgente una silla de ruedas neurológica.

“Su silla no está adecuada para sus necesidades. No tiene ninguna seguridad. Necesita una silla con un espaldar completo y apoyo de cabeza. Él recarga el peso hacia la parte de atrás y se ha caído. Debería tener apoya brazos y pies móviles. Es importante fijar el tronco y las piernas. Necesita una silla de ruedas que sea segura para él y para la auxiliar de enfermería que lo cuida”, explicó la fisioterapeuta.

Además, la especialista señaló que el cuerpo de Germán  sufre de hematomas y pérdida de sensibilidad por su impedimento de movilidad, pues la mayor parte del día se la pasa en la cama.

A veces se queda solo en la casa, especialmente cuando no tiene auxiliar de enfermería. No es subsidiado por ninguna entidad y su madre trabaja un poco más de ocho horas al día, debe mantener a sus dos hijos sola. Según la mujer, “el Estado no me apoya económicamente porque Germán  sabe hablar. Y para ellos, si una persona sabe hablar no se considera que tiene retraso mental”.

Las únicas salidas que hace Germán  se limitan a la esquina de su casa o a las salas de urgencia. En el barrio hay una tienda donde los vecinos ‘le echan ojo’ mientras Martha llega del trabajo. Sin embargo, es susceptible a sufrir accidentes por su silla de ruedas.  

Germán  perdió su cadera derecha, no tiene sensibilidad en la pierna, le cuesta abrir las manos por sí mismo, sufre de incontinencia, y su estado de postración le genera múltiples úlceras en la piel.  

Le puede interesar: Cafesalud EPS niega medicina a joven con enfermedad degenerativa en Bucaramanga

“Su cuerpo es muy rígido y se resbala de la silla de ruedas. Una vez se cayó y se cortó el brazo, me di cuenta cuando llegué de trabajar. También se cae de la cama. Como su silla de ruedas no tiene seguridad, nos toca poner una butaca para que apoye los pies. Pero él necesita su silla de ruedas neurológica”, indicó Jaimes Contreras.

El costo de dicha silla de ruedas oscila entre los $5 millones y los $12 millones. Razón por la cual la mujer de 47 años no la puede comprar y le pide a SaludVida EPS que se la suministre.    

Problemas con el sistema de salud

A pesar de que actualmente la parálisis de Germán  es notable, al momento de su nacimiento ninguno de los médicos le dijo Martha Yaneth sobre la enfermedad de su hijo. “Como era primeriza me decían que el niño no sostenía la cabeza porque era muy gordo. Después de seis meses supe que tenía parálisis cerebral”, señaló la mujer.

Consecuencia de su dificultad para movilizarse, a los cinco años Germán  sufrió una luxación de cadera derecha, hecho por el cual fue intervenido quirúrgicamente. Después de la operación el yeso iba desde el pecho hasta los dedos de los pies. Pero al momento de asearlo, Martha Yaneth notó algo extraño en el cuerpo de su hijo.

“Yo lo bañaba y le salía un olor a fétido. Se quejaba de que le dolía mucho la pierna. Lo llevé donde el médico que lo operó y dijo que no tenía nada, que el olor era porque se había orinado. Un día le quité un algodón lleno de materia y baboso. Tenía un infección por la bacteria Escherichia Coli”.

En consecuencia Germán  pasó cerca de dos meses hospitalizado y era sedado para calmarle el dolor. Sin embargo, tiempo después de la cirugía, y ya en casa nuevamente, su cuerpo comenzó a expulsar los tornillos y material que le habían puesto por sí mismo.

Lea también: Niño con cáncer podría perder su pierna por demora de una cirugía

Además,en 2012 sufrió una caída que le causó la fractura de su mandíbula y perdió la dentadura. Tras un fallo de tutela a favor del paciente, la EPS le autorizó una cirugía plástica. “No lo iban a operar porque decían que era algo estético”, afirmó Martha Yaneth.

Acciones legales

Martha Yaneth Jaimes Contreras acudió a instancias legales desde hace cinco años para que SaludVida EPS le garantice la atención integral a su hijo.

Así, el 13 de julio de 2012 el Juzgado Noveno Civil Municipal de Bucaramanga ordenó a la entidad “autorizar y programar consulta especializada con un cirujano maxilofacial a favor de Germán  Augusto Medina Jaimes”. Ante la negativa de la EPS respecto a la orden del juez, el 15 agosto de ese mismo año, el juzgado emitió un incidente de desacato.

En abril de 2015, pero esta vez en el Juzgado Segundo Municipal para Adolescentes con función de control de garantías de Bucaramanga, la mujer interpuso nuevamente una tutela en contra la entidad promotora de salud “por la presunta vulneración de sus derechos fundamentales a la salud y la vida en condiciones dignas y justas, y el derecho a continuar con el tratamiento médico oportuno”.

Lo anterior, en consecuencia de la no autorización de una cirugía de cadera para el joven, quien tenía 23 años para dicha fecha.

Actualmente, la madre de Germán pasó un derecho de petición a SaludVida EPS para que le suministren la silla de ruedas  neurológica. Sin embargo, el pasado 24 de abril “en la EPS me dijeron, telefónicamente, que no me podían dar la silla de ruedas porque el Ministerio de Salud había prohibido autorizarlas”. La mujer también pide que le vuelvan a hacer las terapias de lenguaje a su hijo.

¿Qué dice SaludVida EPS?

Vanguardia.com se contactó con la dirección de comunicaciones de SaludVida EPS en Bogotá y aseguró, por medio de un comunicado oficial, que "a nuestro usuario se le ha brindado el tratamiento ordenado por su médico tratante relacionado con su patología, es importante precisar que actualmente no existe una orden médica solicitando el uso de una silla de ruedas neurológica. Con relación al servicio de ambulancia, se autoriza de acuerdo a la necesidad de movilización del paciente para asistir a las consultas médicas". 

Además, agregó que para Germán "se encuentra agendada la cita con el médico domiciliario, quien efectuara la atención médica correspondiente, evaluando la pertinencia y continuidad de las terapias asociadas al tratamiento del usuario, incluyendo la de lenguaje".

*Edición del video: Jhon Jairo Ballesteros Calderón. 

Publicada por
Contactar al periodista
Sin votos aún
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
 
DORADO tarde
Sorteo del 17 de Oct
5
2
9
2
CULONA
Sorteo del 17 de Oct
9
9
2
2
Astro Sol
Sorteo del 17 de Oct
libra
5
3
4
3
Publicidad