Publicidad
Mar Sep 26 2017
26ºC
Actualizado 01:10 pm
Lunes 11 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

“En camino a la pacificación no se puede obviar a la gente”

El Papa se despidió ayer, tras una visita de cinco días, con un llamamiento para que entre los colombianos haya abrazos de paz y el fin de la violencia.
Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL
En el recorrido que hizo el Papa Francisco por las calles del barrio San Francisco en Cartagena saludó y dio la bendición a las personas que por horas esperaron para ver al sumo pontífice.
(Foto: Suministrada / VANGUARDIA LIBERAL )
Tomada de Internet / VANGUARDIA LIBERAL
Consuelo del Socorro Córdoba
(Foto: Tomada de Internet / VANGUARDIA LIBERAL )

El Papa Francisco afirmó ayer que en el proceso de pacificación de Colombia no se pueden “obviar los procesos de la gente”, durante la homilía que celebró en Cartagena, último acto de su visita a Colombia.

Francisco aprovechó su último discurso para lanzar el mensaje más político sobre cómo debe avanzar el proceso de paz en Colombia.

Su primer consejo fue que en estos caminos de pacificación, como el que está viviendo Colombia, “donde se observa una delicada armonía entre la política y el derecho, no pueden obviar los procesos de la gente”.

En una misa ante cientos de miles de fieles congregados en el área portuaria Contecar, adonde llegó en helicóptero, el papa dijo que la paz “no se alcanza con el diseño de marcos normativos y arreglos institucionales entre grupos políticos o económicos de buena voluntad”, aseguró.

Aconsejó entonces “incorporar en nuestros procesos de paz la experiencia de sectores que, en muchas ocasiones, han sido invisibilizados, para que sean precisamente las comunidades quienes coloreen los procesos de memoria colectiva”.

En una Colombia fuertemente polarizada y con un alto nivel de crispación tras los acuerdos con las Farc, el papa Francisco explicó que no se debe construir “un proyecto de unos pocos para unos pocos, o una minoría ilustrada o testimonial que se apropie de un sentimiento colectivo”.

“Se trata de un acuerdo para vivir juntos, de un pacto social y cultural”, dijo citando la exhortación “Evangelii Gaudium”.

En el discurso que más ha ahondado el tema del proceso de paz en Colombia tras la firma de los acuerdos y ahora las negociaciones con el Ejército de Liberación Nacional (Eln), también puntualizó que además del diálogo “las hondas heridas de la historia precisan necesariamente de instancias donde se haga justicia, se dé posibilidad a las víctimas de conocer la verdad, el daño sea convenientemente reparado y haya acciones claras para evitar que se repitan esos crímenes”.

Despedida en Bogotá

Una multitud tomó ayer las calles de Bogotá para despedir al papa Francisco que abordó el papamóvil en la Nunciatura Apostólica en dirección a la base militar de Catam, donde tomó el avión que lo llevó a Cartagena y al final del día de regresó a Roma.

Este último recorrido en el papamóvil no estaba previsto, pero ayer el papa decidió que lo haría para agradecer la calurosa acogida que le han brindado los colombianos desde que llegó al país, el pasado miércoles.

Ya subido en el papamóvil el pontífice bendijo a miles fieles de todas las edades, abrazó y besó niños e incluso una mujer enferma, con gorro y mascarilla, logró subir al vehículo y recibir el abrazo y la bendición del pontífice.

Los bogotanos respondieron con creces al gesto y madrugaron ayer para formar un verdadero río humano a lo largo de los 15 kilómetros que separan la Nunciatura de la base aérea, anexa al aeropuerto internacional El Dorado de Bogotá.

Muy positiva

La canciller de Colombia, María Ángela Holguín, calificó la visita del Papa Francisco como muy positiva para la fe de los colombianos ya que dos de sus grandes mensajes fueron acerca del perdón y reconciliación.

La ministra de Relaciones Exteriores señaló que “para la fe, para la esperanza que necesita este país, esta visita ha sido de gran utilidad, esperamos que los corazones se nos abran y que podamos construir este país entre todos”.

“El perdón, el reconciliémonos para vivir bajo el techo de este maravilloso país y cesar las peleas y la violencia para acabar con esa cultura de los colombianos, es un mensaje de gran utilidad”, expresó María Ángela Holgín.

“Ya no me hago la Eutanasia” decisión de Consuelo tras encuentro con el papa

Consuelo del Socorro Córdoba es una mujer que estaba decidida a morir al someterse a la eutanasia a causa de las graves dolencias que le generó el ataque con ácido que sufrió en el año 2001.

Tras su encuentro con el Papa Francisco desistió de acabar con su vida.

La mujer, que sufre de toxoplasmosis –una infección muy grave que afecta al cerebro– ha sido sometida a 87 cirugías. En diálogo con CNN en Español contó que se encontró con el Papa Francisco en la Nunciatura Apostólica en Bogotá. “Yo fui la primera en la fila y la primera que saludó fue a mí. Me abrazó, le entregué el regalo. Estoy feliz, le dije que me iba a hacer la eutanasia, que me ayudara, y me dijo que no, que no iba a hacer eso. Me dijo que yo era muy valiente y muy linda”.

Desde el ataque, esta mujer ha sido sometida a 87 operaciones, pero aún le quedan 6 más ya que no puede consumir alimentos sólidos, solamente puede ingerir líquidos.

Este encuentro con Francisco, narró, la “cambió totalmente. Ahora sí quiero vivir y necesito que el mundo entero lo sepa”.

“Gracias a Dios se pudo dar este milagro que yo pudiera estar acá”, compartió la mujer que aún necesita varios miles de dólares para su tratamiento.

Consuelo también pidió ayuda para salir de la miseria en la que vive ya que solo tiene un bono de 84 mil pesos para su sostenimiento.

Percance en papamóvil

En una aparente frenada intempestiva del papamóvil ante la cantidad de gente que se encontraba en el barrio San Francisco de Cartagena, el Sumo Pontífice se pegó contra uno de los parales del vehículo. El Papa sufrió dos golpes, uno en su pómulo izquierdo y otro en la parte superior de la ceja.

Ante el incidente, de manera inmediata, su jefe de seguridad utilizó varios pañitos para limpiarlo de la sangre, mientras el vehículo siguió con su recorrido.

El papa Francisco, luego del golpe, visitó la casa de la señora Lorenza, una mujer que acoge en su hogar a personas necesitadas para darles alimento y cariño, reveló el santo padre. En ese lugar fue interrogado por lo que había sucedido. “¿Qué le pasó”, le preguntaron. Francisco respondió bromeando: “me metieron una puñada”.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad