Publicidad
Sáb Feb 17 2018
24ºC
Actualizado 05:49 pm
Miércoles 07 de Febrero de 2018 - 08:59 AM

Familia de religiosa colombiana secuestrada en Malí espera un "milagro"

Gloria Cecilia Narváez Argoti sabe, más que nadie, que este miércoles 7 de febrero se conmemora un año exacto desde que un grupo afiliado a Al Qaeda la secuestró en una iglesia de una zona rural de Malí, en África, donde realizaba una misión humanitaria.
ARCHIVO/VANGUARDIALIBERAL
Familia de religiosa colombiana secuestrada en Malí espera un "milagro"
(Foto: ARCHIVO/VANGUARDIALIBERAL)

Esa fecha la tiene clara, no se le olvida. A finales del mes pasado, incluso, en una prueba de vida en video le dice hablando francés al papa Francisco que el 7 de febrero se cumple un año de su plagio y le implora que haga hasta lo imposible para conseguir su liberación.

Gloria Cecilia es una monja colombiana. Hace 56 años nació en Pasto, Nariño, y siempre ha tenido claro, así como la fecha de su secuestro, su misión en la vida. Al menos eso es lo que asegura, al otro lado de la línea, su hermano Édgar Narváez.



“Ella siempre supo cuál sería su vocación. Siempre quiso servirle a Dios, enseñar y ayudar a los más pobres”, cuenta Édgar, quien se ha convertido en el único vocero de la familia para hablar del caso de su hermana, que lleva más de 12 años por fuera del país, en diferentes misiones religiosas. Édgar le dice a Gloria Cecilia la ‘Negra preciosa’.

“El video que se conoció a finales de enero es la segunda prueba de supervivencia que tenemos de mi hermana. A diferencia del primer video, por allá en julio pasado, donde la vimos muy demacrada y que solo la reconocimos por la voz, en este aparece con mayor fortaleza, más repuesta y hablando más fuerte. Pero igual sigue siendo muy duro de creer esto que está pasando. Todos lloramos, es increíble verla después de un tiempo”, afirma Édgar, que tiene 51 años y es docente.

En el video, de poco más de cuatro minutos, cedido por la agencia Al Akhbar, muy conectada con los grupos yihadistas, la religiosa también le habla a sus allegados: “A mi familia en Colombia, a mi madre Rosa, a mi hermano Carlos, Édgar y Carmen, y a toda mi familia si pueden por favor hacer algo para que recupere mi libertad”.

Y eso, luchar para que Gloria Cecilia recupere la libertad, es lo que ha venido haciendo la familia de los Narváez Argoti. Desde una casa en el barrio San Felipe de Pasto, los llamados se han hecho sentir. Tanto, que la congregación de Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, el Gobierno local y Nacional, la Cancillería, la Iglesia, la Policía, el Gaula y hasta el mismo Vaticano, están haciendo todas las gestiones para lograr el regreso de Gloria Cecilia.

Pero es que no es una labor fácil. “Quién se va a imaginar algo así. Nunca nos ha pasado nada acá en Colombia, donde hay terrorismo, narcotráfico, paramilitares. No sabíamos qué era un secuestro, ni una extorsión. Y menos se nos pasó por la mente que algo así le ocurriera a mi hermana en Malí, en otro continente.  En la casa solo miramos el mapa y aún no lo creemos. Nadie sabe el motivo”, dice Édgar con voz afligida.

El secuestro de la religiosa colombiana, para ser más exactos, ocurrió en la aldea de Karangasso, cerca de Koutiala, a unos 400 kilómetros al este de Bamako, la capital de Malí. Este territorio vive un alzamiento yihadista.

En su momento, un concejal de Karangasso narró que Gloria Cecilia fue obligada a subir en una ambulancia de la iglesia para la que trabajaba y que luego fue abandonada por los secuestradores a pocos kilómetros de la aldea. Solo se llevaron a la religiosa colombiana.

Lo último que se supo sobre las gestiones para la liberación fue el sábado pasado, cuando la Conferencia Episcopal de Colombia aseguró que confían en la mediación del Vaticano en favor de la monja.

“La Iglesia siente alegría porque sabemos que está viva y porque tenemos pruebas de que tiene de alguna manera la capacidad de mandar un mensaje y mostrarse como está en este momento y esto es positivo”, dijo el secretario general de la Conferencia Episcopal, monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero.

Explicó, además, que las actividades diplomáticas de la Santa Sede se dirigen desde la Secretaría de Estado, a través de la Sección para las Relaciones con los Estados, oficina que cobija todos los vínculos diplomáticos del Vaticano.

Lea también: Gaula dice que la monja colombiana secuestrada en Malí está viva pero delicada

A su vez, la canciller colombiana, María Ángela Holguín, reiteró la semana pasada que el grupo yihadista que tiene secuestrada a la religiosa pidió un rescate para su liberación, sin especificar el monto. “El manejo del caso está en manos del Ministerio de Defensa, que tiene a un general al cargo de la situación. Ese alto oficial, cuyo nombre no se puede detallar, ha estado en Malí para conocer información de primera mano”, dijo Holguín.

Y mientras todas estas labores avanzan, las autoridades, la comunidad religiosa, los vecinos, los compañeros de colegio, de seminario, otros familiares de Gloria Cecilia, hacen cadenas de oración, misas en el parque central de Pasto, reuniones, mientras ven las pruebas de vida una y otra vez.

Tal vez, trata de explicar Édgar, con todo esto la puedan liberar el próximo miércoles de ceniza, o en Semana Santa, o de pronto antes de su cumpleaños el 25 de septiembre. “Un milagro se puede dar con mi ‘Negra preciosa’”, sentencia.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad