Viernes 19 de Octubre de 2018 - 12:01 AM

La propuesta de Paloma Valencia no alza vuelo

H ace más de 20 años había 100 mil estudiantes en Colombia y el Estado pagaba $10 millones por cada uno de ellos; hoy son 600 mil estudiantes que acceden a la Universidad pública y el recurso es de $4,5 millones.
 / VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: / VANGUARDIA LIBERAL)

Según cifras del Dane el 77,9% de los ocupados que completaron la educación universitaria y/o posgrado ganaba más de 1,5 salarios mínimos, suma a la que se le aplican las deducciones para salud, pensión, transporte, alimentación, y si además tiene deuda con el Icetex, ¿cómo haría un egresado para hacer un aporte al sostenimiento de la Universidad pública, tal y como lo propone la senadora Paloma Valencia?

El debate llegó hasta las recientes marchas organizadas por estudiantes de las universidades públicas de todo el país, para reclamar mayores ingresos por parte del Estado para cubrir el déficit que tienen estas instituciones y que alcanza los 15 billones de pesos.

Vanguardia Liberal consultó catedráticos, estudiantes y egresados con el fin de ver qué tan viable es la propuesta de la senadora Valencia.

El planteamiento

En días pasados la senadora Valencia, a través de cuenta de Twitter, escribió “¿Por qué no que los egresados del sistema cofinancien la educación de la siguiente generación, aportando 20% de sus salario durante 10 años después de graduarse?

Ante este planteamiento Luis Orlando Aguirre Rodríguez, representante de los profesores universitarios ante el Consejo Nacional de Educación Superior, manifestó “me parece que en el entorno en que Colombia se proyecta, especialmente a nivel laboral, en donde el mayor porcentaje de trabajo es informal, me parece muy complicado, porque si bien en otras universidades como Estados Unidos, existen asociaciones de exalumunos que contribuyen de una manera muy grande al desarrollo de sus universidades, en Colombia no sería posible por el mismo ingreso que está recibiendo actualmente un recién egresado de la universidad, que no le permitiría realmente cubrir con ese porcentaje el apoyo de la universidad y también sus gastos de vida”.

“El ingrediente filosófico de la propuesta no es malo, pero es la forma como se plantea y con quiénes se plantea porque, al fin y al cabo, la educación pública es una obligación del Estado colombiano y por lo tanto debe ser como un derecho fundamental y un bien común, pero hay muchas circunstancias de corrupción”.

Comportamiento a la baja

“El mercado laboral profesional en Colombia está teniendo un comportamiento a la baja en el sentido de la remuneración, es decir, si nos devolvemos algunos años y se toma como referencia el salario mínino, un profesional con poco tiempo de experiencia en promedio tenía una remuneración de tres veces el salario minino, es decir, a precios de hoy 2’200 mil pesos, y lo que ha sucedió en esta década es que la distancia se ha acortado y tenemos la diferencia de dos a uno, esto significa que un profesional recién egresado está devengando 1’600 mil pesos y el salario mínimo ha venido ganando espacio porque se comporta por decisiones políticas y presión sindical, mientras que el salario profesional no tiene protección del Estado, entonces lo que sucede a largo plazo, si se sigue cerrando, es que, obviamente los retornos de la educación empiezan a ser malos y en ese sentido el estímulo para que las personas se eduquen deja de ser una buena oportunidad y buscaría opciones como el autoempleo, el trabajo independiente que no necesariamente necesita una formación académica”, explicó Luis Fernando Ramírez Hernández, Vicerrector Administrativo de La Universidad de La Salle.

U. Pública = privilegio

Para Jorge Anderson Arboleda, representante ante el Consejo Estudiantil de la UIS, “la propuesta de ella es clara, saquemos el 20% de lo que reciben los estudiantes que hayan salido de universidades públicas, ni siquiera es de cualquier ciudadano, son aquellos que salieron de universidad pública, para contribuir a la educación superior, es decir, ella tiene una visión donde la educación superior es un privilegio y claramente es así porque 18 de cada 100 estudiantes ingresan a la universidad pública en este momento”.

Según el representante estudiantil “ya estamos pagando porque ya existen impuestos como el del 4 x mil que se supone que se creó para ayudar a los bancos y hoy por hoy lo seguimos teniendo, entonces no se trata de crear más impuestos, sino de distribuir bien los que ya se tienen, esa es una propuesta totalmente lesiva. La universidad pública es un patrimonio de los colombianos lo que significa que todos tenemos que contribuir y en ese sentido contribuimos con los impuestos que ya existen”.

Publicada por
Contactar al periodista
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad