Miércoles 14 de Noviembre de 2018 - 12:01 AM

Cien días después ...

Tener un gabinete paritario ha sido uno de los aciertos del presidente Duque, aunque el nombramiento de Alberto Carrasquilla como ministro de Hacienda, ha sido el más polémico.
Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL
Segundo día de gobierno de Presidente Ivan Duque en Tibú.
(Foto: Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL)

Iván Duque ya completó 100 días al frente de la Presidencia de Colombia en medio de críticas en temas coyunturales como la educación, la economía y las políticas sociales.

Lea también: Van 53.638 capturas en los primeros 100 días de Gobierno de Duque

En tan pocos días Duque ha tenido que enfrentar temas coyunturales como el déficit económico del Estado, las marchas estudiantiles, el asesinato de líderes sociales, las arremetidas del Ejército de Liberación Nacional, Eln, en diversas zonas del país y la reactivación de la violencia por parte de grupos ilegales en El Catatumbo, y la crisis de los migrantes venezolanos.

Vanguardia Liberal consultó a varios expertos en el tema político y aunque para algunos en estos primeros días no existe nada ni en agenda, ni en política social ni en seguridad, para otros ha sabido mantener contentos a los de centro izquierda y derecha y muy aburridos a los de los extremos.

No hay nada

El analista político Andrés Mejía, considera que “no se puede hacer balance porque 100 días es un período muy corto, pero de cualquier modo lo que normalmente ocurre es que un nuevo gobierno llega con una línea de propósitos que se expresa a su vez con anuncios concretos, políticas públicas agenda legislativa y no tenemos nada. Yo subrayaría que la mayor ausencia está en lo primero, no culpo a los gobiernos por la cantidad de proyectos que presenten, esa es una métrica un poco superficial, pero aquello por lo que sí debería uno buscar evaluar los gobiernos es por cuál es su línea de ideas de proyectos, de programas, lo que vamos a hacer y empezar a hacer, los anuncios de cómo se van a hacer los proyectos y hoy cien días después no hay nada. Al día de hoy se puede decir que el mayor acto de gobierno ha sido el decreto de confiscación de la dosis mínima que a mí me parece un desacierto”.

Le puede interesar: Presidente Duque insiste con su polémica Ley de Financiamiento

En este mismo sentido opina Jerónimo Ríos Sierra, doctor en Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid, al considerar que “los cien días de Iván Duque no engañan a nadie, es decir, hemos encontrado un presidente que carece de una agenda transformadora en términos sociales y una política pública para superar las necesidades que imperan en el país, especialmente, hacia la desigualdad territorial; un presidente que no tiene agenda en relación con la implementación de los Acuerdos de paz; un presidente que no es coherente con su lógica de entender a la nación, estado de mercado y sociedad civil y donde básicamente lo que vamos a encontrar es una tendencia continuada a privatizar sectores estratégicos, desmantelar lo poco que ya existe en Colombia en términos de bienestar social y un sistema tributario regresivo, con el cambio de imposición del IVA, que lo que hace no es más que mostrar la tendencia regresiva y que caracterizó los ocho años de gobierno de Uribe y que va a caracterizar sus cuatro años de gobierno”.

Muy conciliador

David Roll Vélez, docente en Ciencias Políticas de la Universidad Nacional, precisó que “en una entrevista interna realizada con intelectuales, personas del mundo empresarial de alto calibre y de mediano calibre y los llamados uribistas más radicales, noto que en general a pesar de lo que pensábamos muchos de que los seguidores del presidente iban a estar aburridos con el tono conciliador de Duque parece ser que en general ha gustado, entre ellos, incluyendo al propio Álvaro Uribe que dicen ellos que a veces ha dicho que ojalá él tuviera el tono conciliador que tiene Duque; asimismo, consideran como cosas negativas del presidente el nombramiento de Carrasquilla como ministro de Hacienda por el hecho de haber sido un hombre de negocios y son dos cosas que no se deben mezclar, política y negocios; así como el tema del IVA tan alto a la canasta familiar”.

Lea también: Nairo y Yepes no se callaron ante el presidente Iván Duque

Dejar de ser candidato

Por su parte, Víctor Manuel Ortiz, representante a la Cámara por Santander, manifestó: “Hay varias sorpresas y una de ellas es que se debe salir ya del formato de candidato de discurso de campaña y tomar las riendas de Presidente de la República y cuando digo tomar las riendas es decirle igualmente a su gabinete y a sus ministros que trabajen de la mano con todas las instituciones del país y no solamente con el Congreso, porque lo que uno ve hoy en día es que hay una desarticulación entre ellos, hay un libreto que está manejando el presidente, pero los ministros lo tienen desenfocado”.

En lo económico

Jorge Iván Cuervo, experto en política y docente de la Universidad Externado, dijo que en campaña generalmente los candidatos no hablan de los desafíos económicos que tiene que enfrentar una vez se posesione, pese a que los saben de antemano.

De acuerdo con Cuervo, el déficit fiscal del que se ha venido valiendo el Gobierno para justificar la reforma tributaria se conocía desde el mandato del expresidente Juan Manuel Santos. Agrega que no fue responsable por parte de Duque como candidato decir que iba a bajar los impuestos cuando sabía que había problemas económicos en el país.

“Hay un cambio muy radical en el discurso de no subir el IVA. Ahora sale a decir que hay déficit, que hay que financiar la paz y enreda al ciudadano. Un candidato responsable ve las cuentas nacionales. Él tenía que saber que llegaba a una situación complicada en la economía colombiana. Prometió cosas irresponsables”, añadió el experto.

Le puede interesar: Duque es un “hipócrita” por no salvar proyectos anticorrupción: Angélica Lozano

El analista Andrés Fandiño, sostuvo que “queda demostrado que una cosa es ser presidente y otra distinta un candidato a este cargo. Terminó haciendo todo lo contrario: una reforma tributaria con IVA a todo, en especial la canasta básica, que es donde más duro se le puede pegar a las clases baja y media, pero tratando de quitarles impuestos a los empresarios con la excusa de generar más empleos, cosa que no va a ser verdad”.

En la paz

Otro de los temas que más figuró en la campaña presidencial por parte de los aspirantes fue el tema de la polarización política del país con la que terminó el Gobierno de Juan Manuel Santos, originada a raíz de las diferencias frente a los acuerdos de paz con la extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Farc, hoy convertidas en partido político de oposición a Iván Duque.

El analista Jhon Mario González dijo que el tema de la paz es el ‘reversazo’ más grande que ha tenido el presidente Duque, porque construyó un discurso en campaña sobre reversar buena parte de los acuerdos de paz, pero que con el paso de los meses comenzó a sentirse cómodo con lo que le había dejado el expresidente Juan Manuel Santos.

Lea también: Con protestas recibieron a Iván Duque en Francia

“Había dicho que iba a ponerle coto al periodo de la Justicia Especial para la Paz, JEP, y todo eso se abandonó. Nada le está cambiando a los acuerdos de paz, pero se dio cuenta que su discurso de campaña había generado incertidumbre en los desmovilizados y en muchas de las regiones del país que los albergan. El reversazo mayor se dio cuando fue a Pondores en La Guajira para hablar con los desmovilizados. Sostiene que estos cambios de postura de Duque es lesivo para el liderazgo presidencial porque de alguna manera es un engaño al elector que tomó la decisión de votar por él basado en su discurso de campaña”.

Publicada por
Contactar al periodista
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad