Miércoles 15 de Agosto de 2018 - 06:00 PM

Bucaramanga fue testigo de una batalla épica en la Vuelta a Colombia

Este miércoles los santandereanos disfrutaron de una espectacular batalla ciclística con la llegada de la etapa novena de la Vuelta a Colombia al alto del Picacho.
Fabián Hernández /VANGUARDIA LIBERAL
Bucaramanga fue testigo de una batalla épica en la Vuelta a Colombia
(Foto: Fabián Hernández /VANGUARDIA LIBERAL)

No era 20 de julio. Tampoco jugaba la Selección Colombia de fútbol, pero este miércoles miles de bumangueses alzaron sus banderas y salieron a las calles vestidos de amarillo para apoyar a los 140 pedalistas que compiten en la Vuelta a Colombia.

El imponente Cañón del Chicamocha vio deslizarse a Freddy Montaña y sus gladiadores, antes de que las hermosas calles de Bucaramanga se abrieran para recibir a la caravana, que buscaba rauda el mítico ascenso al Picacho.

Lea también: Freddy Montaña ganó la etapa del Picacho, en Santander

Fueron 147 kilómetros de sufrimiento puro entre San Gil y el peaje del Picacho. La etapa reina, con una trepada de 40 kilómetros sobre el final, destruyó las piernas de los mejores escaladores del país. A pesar del duro reto, los ciclistas se batieron en una batalla sin precedentes, coronada con uno de los ascensos más temidos de toda la carrera a más de 3.000 metros de altura.

Un día antes, los 207 kilómetros entre Tunja y Barichara minaron las fuerzas de los reyes de las bielas. Conscientes del esfuerzo de sus héroes, los santandereanos no fueron ajenos al reto. Salieron en masa para alentarlos a cada pedalazo.

Las vías cerradas para los vehículos, pero abiertas al espectáculo del ciclismo, se convirtieron en una gigantesca tribuna donde los bumangueses fueron testigos de un singular enfrentamiento de resistencia entre una de las leyendas del ciclismo colombiano. Se trata del boyacense Fredy Montaña, y los corredores Sebastián Caro de Deprisa y Juan Pablo Suárez de Inder Medellín.

Al pasar por el Parque del Agua, donde se agolparon cientos de bumangueses para impulsar a los ciclistas con su aliento, Montaña sintió que podía ganar. “Desde que empecé la subida en Bucaramanga tuve la confianza del equipo para continuar con el paso que llevaba. Gracias a Dios pude ganar”, dijo después de llegar a la meta en solitario.

Quizás los santandereanos no vieron pasar este miércoles por sus calles a Nairo Quintana ni a Rigoberto Urán, pero seguro no olvidarán la entrega de los 140 corredores, que dejaron parte de su alma y su corazón en las tierras del Cañón del Chicamocha.

Al final, Montaña fue el más fuerte en la llegada al Picacho, sin embargo, el paisa Jonathan Caicedo del Team Medellín no soltó el liderato y se erige como el principal candidato para ganar la edición 68 de la Vuelta a Colombia.

Este jueves los santandereanos tendrán una nueva oportunidad de disfrutar el show del ciclismo. El turno de la batalla final será para Barrancabermeja, pero antes los bumangueses podrán despedir a la caravana como se lo merece. La fiesta arrancará a las 8:30 a.m. desde la sede de la Gobernación de Santander.

Publicada por
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad