Publicidad
Vie Sep 22 2017
20ºC
Actualizado 08:15 am
Domingo 04 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Loque viene para el fútbol colombiano. “No hay mal que dure cien años ni fútbol que lo resista”

Dicen que el 6 de marzo de 1908 se jugó el primer partido de fútbol organizado, con árbitro incluido, en la ciudad de Barranquilla. Que bajo la presidencia de Miguel Abadía Méndez, el gobierno nacional otorgó personería jurídica a la Federación Colombiana de Fútbol el 12 de Octubre de 1924.
Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
El pasado viernes se dio a conocer la situación de los clubes profesionales del fútbol colombiano de frente a la Ley 1445 del 12 de mayo del 2011 y nuestro colaborador, Charles Figueroa Mendoza, estuvo presente en la reunión que presidieron el director de Coldeportes nacional, Jairo Clopatofsky y el Superintendente de Sociedades, Luis Guillermo Vélez, y esto nos cuenta.
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)

El campeonato profesional en nuestro país se inició el 15 de agosto de 1948 en la vieja cancha del hipódromo “San Fernando”, en Itagüí, a las 11 de  la mañana, entre Atlético Municipal y Universidad de Bogotá. El partido se jugó antes del mediodía, porque en la tarde se presentaban las carreras de caballos, que eran más importantes.
Desde entonces pasaron 62 años en los que el balompié movió literalmente al país. Los mejores jugadores del mundo se asentaron en Colombia dando lugar al famoso “Dorado”. Una huelga en el sur del continente trajo los más afamados jugadores argentinos, uruguayos, paraguayos y peruanos a mitad del siglo pasado.
El narcotráfico se apoderó de los clubes profesionales en los años 90. Los paramilitares, atraídos por el  ruido, también hicieron su aporte. Las bandas criminales se interesaron por el lucrativo negocio, y así fue transcurriendo el fútbol ante la mirada inmutable de un estado cómplice por omisión, que veía impasible cómo las canchas de fútbol y los estadios eran el marco para todo tipo de delitos.
Hasta un hecho que habría de marcar el maltrecho campeonato profesional  se produjo en la ciudad de Medellín. El miércoles 15 de noviembre de 1989, tras oficiar como juez de línea en un partido entre Medellín y América, fue asesinado a pocos metros del hotel Nutibara el árbitro cartagenero Álvaro Ortega. El juez del mismo partido, Jesús Díaz, salió ileso del atentado. A las 24 horas el país agregaba a la crisis creada por el narcoterrorismo, la incertidumbre del fútbol. “Un muerto más, un campeonato menos” habría de titular el periódico capitalino “El Espectador”, en alusión al campeonato de 1989 el cual fue cancelado, y Colombia sancionada por la Fifa para torneos internacionales.
En Colombia pasó de todo antes que el gobierno  nacional se preocupara verdaderamente por reglamentar a los clubes profesionales. Parece que hoy, con la famosa “Ley del Fútbol”, todas las anormalidades serán cosa del pasado en la medida en que Coldeportes y la Superintendencia de Sociedades cumplan con  su labor fiscalizadora.
El Congreso de la República sacó adelante, después de tres intentos fallidos, la Ley 1445 del 12 de mayo del 2011, cuyo espíritu persigue la democratización del fútbol colombiano, vale decir, regresar los clubes a sus verdaderos dueños, que son los aficionados al fútbol.
El 13 de noviembre de este año venció el plazo otorgado por la ley para que los clubes profesionales realizaran su conversión a sociedades anónimas. 24 de los 36 clubes tomaron ese camino y los demás se mantuvieron como corporaciones.
“Cuidado, porque la Fifa no admite intervención de ningún  gobierno”; “nos van a sancionar”; “corremos el riesgo de ser desafiliados de la Fifa”. Todo tipo de argumentos fueron esgrimidos por los ‘dueños’ de los clubes que veían con preocupación cómo la ley del fútbol podría sacarles de las manos un negocio lucrativo con el cual se llenaron los bolsillos por más de sesenta años.
Con la nueva ley se vigilará la procedencia de los capitales para evitar el ingreso de dineros provenientes de actividades ilícitas. El reporte de operaciones sospechosas y de las transferencias de jugadores servirá para darle transparencia a un deporte salpicado por la presencia de delincuentes.
En adelante los clubes que no cumplan con el pago de parafiscales, salarios, impuestos, seguridad social entre otras obligaciones, se tendrán que acoger a procesos de insolvencia económica y correrán el riesgo de perder el reconocimiento deportivo con lo cual saldrían provisionalmente de circulación.
La democratización asoma la cara, para beneplácito de quienes siempre soñaron en regentar los destinos de su equipo de fútbol. En los primeros días de enero de 2012 todos los clubes que se convirtieron en sociedades anónimas deberán sacar al mercado acciones por el doble del capital que tenían al momento de la conversión, por ejemplo el Atlético Bucaramanga, que denuncio un capital de $650.790.000, tendrá la obligación de emitir acciones por valor de $1.301.580.000. Si un solo accionista compra 130.158  acciones de $10.000 cada una pasará inmediatamente  a manejar el 66% de las acciones del club y tendrá el control absoluto de la entidad.

Entrevista con Jairo Clopatofsky
Hablamos con el director de Coldeportes, quien ha estado comprometido a sacar adelante la Ley 1445 del 12 de mayo del 2011 y esto nos dijo:

¿Cómo va el tema de los clubes profesionales en relación con las millonarias deudas?
“Me parece que hemos avanzado y somos muy optimistas con  respecto a la nueva ley del fútbol, por ejemplo, las deudas que se tenían el año pasado eran de 25 mil millones de pesos y hoy son menos de $9.000 millones. Las cuentas de algunos equipos están embargadas, por ejemplo las del Cúcuta”.

¿Desde el punto de vista accionario cuáles son las obligaciones de los clubes?
“Los clubes de la A tienen la obligación de emitir acciones por valor de $18.737.242.000 y los de la B por valor de $19.741.168.000, esa es una  recapitalización muy importante para el futuro de los clubes”.

¿Qué se busca con la ley 1445 del 2011?
“Estamos buscando dineros frescos para los clubes. Estamos frente a la nueva expectativa que durante muchos años se tuvo en Colombia como es la democratización del fútbol. Está dando resultados. No podemos esperar milagros de la noche a la mañana. Hay clubes, como por ejemplo América que está en un proceso diferente. El gobierno nacional le está dando la mano ayudándolo a salir de “La Lista Clinton”, lo cual es importante para su futuro económico”.

Entrevista con Luis Guillermo  Vélez
El Superintendente de Sociedades Luis Guillermo Vélez es otro de los que está comprometido con que la Ley 1445 funcione. En charla con él esto fue lo que nos dijo:
¿Qué sensación le deja el arranque operativo de la llamada Ley del Fútbol?
“La Ley 1445 ha sido un verdadero éxito, no será tal vez la panacea para el fútbol colombiano pues todavía tienen una serie de problemas, pero sin duda pone al fútbol nacional en el camino correcto de cara a una solución integra. Hasta hora, una vez cumplido el plazo del 13 de noviembre, tenemos a 24 clubes profesionales que se han convertido de corporaciones a sociedades anónimas quedando los demás funcionando como asociaciones o corporaciones”.

¿Quién va a vigilar para que se cumpla con la Ley 1445?
“En adelante habrá una mayor supervisión, no solamente por parte de Coldeportes, sino también por parte de la superintendencia de sociedades”.

¿Cómo se efectuará la recapitalización de las nuevas sociedades anónimas?
“Habrá un incentivo de capitalización pues la ley obliga a que se haga una emisión obligatoria de acciones una vez se realice la inscripción de las sociedades anónimas ante la cámara de comercio. Lo que antes se denominaba “donación” ahora es una inversión”.

¿Cómo se produce la democratización de los clubes con la nueva ley?
“Las emisiones obligatorias de acciones son abiertas al público, sin derecho de preferencia, es decir cualquiera las puede adquirir. Además son bastante económicas, por ley una acción debe costar máximo  $25.000 pesos, los clubes pueden sacar acciones al precio que quieran sin pasar ese tope. Tengo entendido que el Deportes Tolima tiene pensado emitir acciones de 200 pesos”.

¿Cómo será el proceso de emisión de acciones?
“El proceso de conversión culminó el 13 de noviembre de tal  manera que ya no puede haber conversiones de corporaciones o asociaciones a sociedades anónimas. Vendrá ahora el proceso de emisión de acciones que empezará, posiblemente, una vez las sociedades se inscriban como tales, probablemente durante la primera semana de enero de 2012”.

¿Cómo va a funcionar el régimen de insolvencia?
“Los clubes que antes estaban quebrados, que le debían a los  trabajadores, a los futbolistas, a la Dian o a los proveedores seguían funcionando como si nada pasara. Ahora eso no será posible, pues se crea un muy estricto régimen de insolvencia que lleva a que los clubes que no puedan reestructurarse o refinanciar sus obligaciones y cumplir con esa nueva obligación deben desaparecer. Por ejemplo América y Santa fe están inmersos en procesos de insolvencia, sino cumplen con los mismos podrían desaparecer”.

En el caso concreto del Atlético Bucaramanga que debe sacar una emisión de $1.301.580.000 en acciones. ¿Quién las compre será el mayor accionista?
“Es una emisión de acciones abierta, cualquiera podrá comprar en el monto en que considere de conformidad con el régimen de la sociedad anónima, basta con que justifique de donde saco el dinero”.

Publicada por
Su voto: Ninguno (1 vote)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Resultados deportivos
Liga
Torneo
Partidos
Tabla de posiciones
Publicidad
Publicidad