Publicidad
Dom Ago 20 2017
24ºC
Actualizado 02:38 pm
Jueves 01 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

“Vivimos como pollos, habiendo nacido águilas”

Cuando pequeños, cada noche mis hermanos y yo rodeábamos a mis padres para que nos contaran historias, las que invariablemente nos conducían a mágicos sueños. No crean, era toda una ceremonia a la cual debíamos asistir con respeto y en silencio.

“Erase una vez – decía mi querido viejo Luis Carlos cerrando los ojos y en absoluta concentración – un hombre encontró un huevo de águila y lo puso en el nido de una gallina, en un corral.
El aguilucho fue incubado junto con la nidada de polluelos y creció con ellos. En vida el águila hizo lo que hacían los pollos del corral, creyendo que era uno de ellos. Escarbaba la tierra en busca de gusanos e insectos. Piaba y cacareaba, movía las alas y volaba unos pocos metros. Jamás se atrevió a dejar el gallinero.

Pasaron los años y el águila envejeció. Un día vio un ave magnífica volando por encima de ella en el cielo sin nubes. Se deslizaba con graciosa majestad entre las poderosas corrientes de aire, moviendo sus fuertes alas doradas. El águila, en su nido de pollo, miraba hacia arriba con asombro. ¿Quién es ese?, preguntó.  Es el águila, el rey de las aves, una criatura maravillosa, le dijo su vecino gallo. Él pertenece a la inmensidad del cielo, no tiene límites, para él no hay barreras, nosotros pertenecemos a la tierra: somos pollos. Así, el águila vivió y murió como un pollo, porque creía que era un pollo.

Viejo sabio mi Luis Carlos. Su legado consistía en enseñarnos que éramos águilas y debíamos actuar en consecuencia. Y así lo hicimos.

Atlético Bucaramanga es águila y ha vivido como pollo. Han pasado 60 años de ignominias, vergüenzas, lamentos, angustias. Se han consumido seis décadas de ilusiones frustradas y corazones rotos. Nada. Silencio. Festejos ajenos en todas las ciudades del país y para nosotros ausencia.
Hasta el más humilde de los equipos en el fútbol colombiano ganó por lo menos un título, incluidos conjuntos recién llegados al balompié profesional como Pasto y Boyacá Chico. Equipos de plazas pequeñas como Magdalena, Deportes Quindío u Once Caldas de Manizales, hasta nuestro vecino, Cúcuta Deportivo, han conseguido la anhelada estrella para su escudo.

Nadie reacciona. Los empresarios santandereanos, hijos de ilustres patricios de la comarca, hacen mutis por el foro. Aplican el liberalismo Manchesteriano, “dejar hacer y dejar pasar”.  El dueño del equipo de la región, hace lo que le venga en gana, se llena los bolsillos, construye un edificio en el sector más exclusivo de Bogotá, compromete las vigencias futuras de los derechos de televisión, está a punto de sufrir otra suspensión del reconocimiento deportivo por parte de Coldeportes y nadie dice nada.

Tal vez la mía sea solamente una voz que clama en el desierto como la de Juan ‘El Bautista’. Algunos de los ilustres de la Ciudad miran por encima del hombro el fútbol, creyendo erróneamente que este pertenece a las clases sociales poco inteligentes y académicas. Lo que no pueden ignorar es que el fútbol es, y seguirá siendo, el rey de los deportes en el mundo. No en vano Albert Camus, novelista, dramaturgo y filósofo francés, se refirió al balompié con el respeto que merece al señalar: “Porque después de muchos años en que el mundo me ha permitido variadas experiencias, lo que más sé, a la larga, acerca de moral y de las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol”.

Tal vez la mía sea solamente una voz que clama en el desierto como la de Juan ‘El Bautista’, pero no cejaré en mi empeño de hacer reaccionar a quienes tienen la obligación histórica de dar un paso al frente para defender lo que pertenece a la región. A todas estas, estoy por pensar que vamos  a morir como pollos, habiendo nacido águilas.

Publicada por
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Resultados deportivos
Liga
Torneo
Partidos
Tabla de posiciones
Publicidad
Publicidad