Publicidad
Sáb Ago 19 2017
22ºC
Actualizado 06:58 pm
Jueves 15 de Diciembre de 2011 - 10:12 AM

Barcelona, finalista del Mundial de Clubes

El Barcelona goleó al Al Sadd catarí por 4-0 y disputará contra el Santos brasileño la cuarta final del Mundial de Clubes, un partido que se jugará el próximo domingo en Yokohama.
Tomada de Internet/VanguardiaLiberal
Barcelona, finalista del Mundial de Clubes
(Foto: Tomada de Internet/VanguardiaLiberal)

Fue una victoria que le salió muy cara al Barcelona con las lesiones de David Villa, con fractura de tibia, y un problema físico de Alexis Sánchez, quien tuvo que salir del terreno de juego aquejado de un tirón.

Adriano en dos ocasiones, Keita y Maxwell lograron los goles del equipo azulgrana, muy superior durante todo el encuentro, y aprovecharon la oportunidad que les dio Guardiola para reivindicarse con un equipo plagado de suplentes.

El técnico uruguayo del Al Sadd, Jorge Fosseti, salió de inicio con un planteamiento defensivo con el que acumuló hasta nueve jugadores frente al área defendida por Saqr, sabedor de su inferioridad.

Su limitada conducción del balón le exigió el guión que se esperaba del equipo catarí, mucha presión para anular la línea de creación del Barcelona y tímidos contragolpes conducidos por los veloces Niang, Keita y Al Khalfan.

El equipo de Josep Guardiola salió agresivo con tres centrales, abrió mucho el campo y fue por la banda izquierda de Pedro por donde llegaron las mejores ocasiones, que chocaron, durante los 20 primeros minutos, contra el muro infranqueable del Al Sadd, que vistió completamente de blanco.

El Barça, tal y como acostumbra, no perdió la compostura y mantuvo la serenidad con un juego de toque en el que Keita ejerció de mariscal e Iniesta, Thiago y Messi pusieron el toque de distinción a la espera de la ocasión que abriera el marcador.

Por su parte Puyol, Mascherano y Abidal eran un seguro más que fiable ante el solitario Niang, un portento físico que nunca dejó de pelear cada pelotazo de sus compañeros.

El Barcelona siguió arrinconando al rival y abrió la lata en el minuto 25 de la manera más inesperada, cuando un centro de Pedro, aparentemente inofensivo, lo cedió con la rodilla a su portero el lateral izquierdo Belhadj, provocó su error y Adriano, que pasaba por allí, estuvo listo para empujarlo a la red.

El partido continuó por los mismos derroteros y se contagió del frío en Yokohama, aunque el Barça tuvo dos buenas ocasiones, ambas de Villa, una en el minuto 33 en la que marcó en fuera de juego y otra que marró tras un pase magistral de Iniesta y en la que cayó lesionado tras ser arrollado por el capitán del Al Sadd, Koni.

En el lance, Villa se fracturó la tibia de la pierna izquierda y tuvo que ser trasladado al hospital para que le realizaran más pruebas.

El sustituto del asturiano fue el chileno Alexis Sánchez y, minutos después de su salida, una combinación entre Thiago y Adriano la culminó el último logrando su segundo tanto de la noche con un disparo seco con la zurda desde la frontal del área que se escapó por debajo de las manos de un desafortunado Saqr en el minuto 43.

En el tiempo añadido de la primera parte, el Al Sadd pudo sorprender con un contragolpe de Keita en el que se marchó por potencia y mando el balón a la grada, y una arrancada de Niang que frenó Puyol en falta cuando el senegalés se disponía a encarar a Valdés.

La segunda parte comenzó muy fría y hubo que esperar hasta el minuto 62 hasta ver la primera ocasión clara de gol tras una falta en la frontal que disparó con precisión Messi y exigió la estirada de Saqr.

Apenas dos minutos después, en el minuto 64, Messi trazó una diagonal desde la banda derecha y se sacó de la chistera un pase al hueco que culminó el malí Keita.

A pesar de la victoria, el Barça volvió a sufrir un nuevo percance en el minuto 71 el recién entrado Alexis tuvo que dejar el campo tras sufrir un tirón ingle izquierda y tuvo que ser sustituido por el canterano Isaac Cuenca.

Como remedio contra el frío y el hastío, los pocos aficionados del Barcelona que se concentraban en uno de los fondos del estadio avivaron el sepulcral ambiente con cánticos y aplausos que contagiaron a los hinchas nipones, hasta entonces inéditos.

El Barcelona se animó y fruto de un excelente pase al hueco de Thiago, Maxwell entró en diagonal y chutó logrando el cuarto gol en el minuto 81.

El Al Sadd, agotado por la presión durante todo el encuentro bajó los brazos y entonces se vieron las mejores combinaciones de los hombres de Guardiola.

Tras su victoria de esta noche, el Barcelona se verá las caras en la gran final del domingo contra el Santos brasileño, que en la víspera se deshizo del Kashiwa nipón por 3-1 con la brillante actuación de su estrella, el joven delantero de 19 años Neymar.

Será la final soñada por todos los aficionados al fútbol entre los dos máximos favoritos a alzarse con un título que afianza al campeón con la vitola de ser el mejor equipo del mundo.

La gran final del Mundial de Clubes servirá también para disfrutar del duelo personal que disputarán las dos virtuosos de ambos equipos, el argentino Messi y el brasileño Neymar, considerados como dos de los mejores futbolistas del mundo.

Publicada por
Su voto: Ninguno (1 vote)
Noticias relacionadas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad