Publicidad
Jue Feb 22 2018
27ºC
Actualizado 04:15 pm
Miércoles 14 de Febrero de 2018 - 04:08 PM

Un viaje por los mejores años del Atlético Bucaramanga y sus figuras

Los hinchas del Bucaramanga desean que en este 2018 el Atlético resurja como el Ave Fénix y rinda como en sus mejores tiempos. Aquí un recorrido por esos años y esas figuras santandereanas y extranjeras que tantas alegrías le dieron al equipo auriverde.
Los santandereanos del Atlético Bucaramanga

Con el arribo del técnico argentino Diego Cagna, exvolante internacional del  Boca Juniors de Argentina, quién asumió en este 2018 la dirección técnica del club Atlético Bucaramanga,  y la contratación de los futbolistas santandereanos, Sherman Cárdenas, Michael Rangel,  la ratificación de los talentos locales, el creativo Jhon Pérez, el delantero Sergio “El Tiburón” Romero,  el arquero  James Aguirre, y el debut del novel rionegrano  Jhoan “El Pino” Caballero, hacía varios años la escuadra de la capital santandereana no lograba reunir jugadores de talla del departamento, en un onceno que prevé una gran campaña al mando del timonel gaucho.

Primeros santandereanos  vistiendo la amarilla

En  69 años de historia del Atlético Bucaramanga, luego de su fundación en  el segundo semestre de 1948 y, su posterior debut en  1949, en el   primer torneo  del Fútbol Rentado, por las filas del conjunto “Canario” han pasado grandes referentes del fútbol santandereano, que como asunto por destacar, tiene a la cancha de Cristo Rey en el barrio Modelo, como la más representativa en aportar figuras al equipo de casa.

La primera sede del Bucaramanga estuvo ubicada en una arrocera de carrera 15, entre calles 21 y 22, en las oficinas del industrial barranquillero; Rafael Chaberman, quien con hombres como Jorge Reyes Puyana, Vicente Díaz, Rafael Pérez Martínez, Enrique Orduz Ardila, Elías Solano y  Juan B. Pérez, entre  otros quijotes, se embarcaron en la aventura de llevar un equipo de Bucaramanga al torneo profesional del fútbol colombiano.

Los “Canarios” debutaron con camiseta amarilla, pantaloneta blanca y medias grises. En sus filas sobresalían como jugadores “hormigueros”  los  hermanos “Pachingo” Guerrero, Carlos “El Flaco” Mutis, Saúl Prada y Pedro Pinto.

En 1950, el Bucaramanga se armó con una profusa delegación de figuras argentinas, como Raúl Dimarco, Miguel “El Loco” Zazzini, Fraccione, “El Pez Volador”, Norberto Peluffo (Padre), Nicolás Gianastaccio, el “Judío” Stemberg,  Julio Ascciolo, “Toto” Bernasconi, Pessarini, Carlos Gambina, Raúl Dimarco y el peruano Enrique Agurto; a esa amplia nómina extranjera se unieron los locales “Cotorra” Pineda, Francisco “Chico” Bustamante, “Chancharo” Cárdenas, Juan “Pachingo” Guerrero y Arturo Palomino.

Eran los años del uso obligado de  suspensorios, pantaloneta arriba del ombligo, medias abajo sin canilleras, arqueros con rodilleras y sin guantes,  camisetas tipo camisa con cuello, arcos de madera, guayos rematados con puntillas y balón de cuero.

En los primeros años de la década del 50, los jugadores para el Atlético Bucaramanga, además del Modelo, salían de los barrios Girardot, Chapinero, Gaitán y Santander, quienes militaban en los equipos  aficionados; Girardot, Once Amigos, Pielroja, Hidalgos, Gran Colombia y Unión Hidalgos. (”Los del Recuerdo”, Álvarez Barco Alfonso, Editorial Nuevo Horizonte).

Hacia 1960 junto a los argentinos Roberto Pablo Janiot, el inmortal Américo José Montanini y Eugenio Cassalli, entre otros,  surge del barrio Modelo la primera gran figura del fútbol santandereano, Herman “El Cuca” Aceros, un genial delantero figura de la Selección Colombia en el Mundial de Chile del 62, quién le anotó un  gol al legendario arquero ruso Yashin “La Araña Negra”  para muchos el mejor arquero del mundo de todos los tiempos. Aceros anotó  en el mítico empate de Colombia-Rusia, 4-4.

“Cuca” Aceros, el crack santandereano fue integrante, tal vez, del mejor Atlético Bucaramanga de todos los tiempos, compuesto, entre otros,  por Ernesto Berto, Arturo Solórzano, Roberto Pablo Janiot, Eugenio Cassalli, “Choclo” Martínez, Hugo Alejandro “El Mariscal” Scrimaglia, Marcos “El Olímpico” Coll, Giarrizo, Américo José Montanini y Lácides Otero, un equipo fantástico que estuvo a poco de salir campeón en 1960, cuando perdió el título en una desafortunada salida donde cayó goleado en Bogotá con el campeón Independiente Santa Fe 5-1.

Recuerda Montanini y compañía que la noche previa al crucial  varios jugadores importantes del club jugaron naipe hasta altas horas de la madrugada.
Era tal la calidad técnica de los  foráneos que jugaban en el torneo colombiano que se hacía difícil que jugadores locales llegaran a vestir la casaca de alguno de los  clubes afiliados a la Dimayor.

Atlético Bucaramanga y la mayoría de edad

En 1971, cuando el club búcaro cumplía los 21 años, otra ola de jugadores santandereanos aparece en la nómina del conjunto búcaro. Se destacaron: Germán “El Remache” Garcés, Gilberto “El Burrito” Centeno, Jymmi Cristian, Ignacio “Centavito” Pacheco y Orlando Soto. En 1972 se sumaron Pedro Ardila y el portero colombo-paraguayo Roberto Riquelme, hijo del cancerbero paraguayo, Carlos Adolfo Riquelme Miranda.

Adolfo Riquelme llegó a Bucaramanga en 1966 y  vivió por años en el Barrio El Padro (carrera 34 entre calles 35 y 36), venía de ser campeón suramericano con Paraguay y de tapar en dos temporadas con el Atlético de Madrid, fue además, en su momento, el mejor arquero del fútbol peruano. Riquelme tapaba vestido de azul, este gigante del arco es uno de los tres mejores arqueros que ha tenido el Bucaramanga en todos los tiempos y se le recuerda como un santandereano más.

En 1975, surge otra de las más grandes formaciones del Atlético con el arquero argentino; Osmar Abel Miguellucci, la defensa estaba compuesta por Gabriel Hernández, (ex Millonarios), la pareja de centrales la componían los santandereanos; Carlo Man Ávila y Gilberto “El Burrito” Centeno y por la izquierda oficiaba el paisa Carlos Gaviria, la línea de volantes jugaban el barranqueño Felix “El Pitula” Martínez, el  samario, Alfredo Arango y los cracks santandereanos, Pedrito Ardila y el inolvidable maestro, Misael “El Papo” Flórez, adelante jugaban el brasilero  Eduardo Guillio, y el goleador magdalenense  Eduardo Emilio Villarete Fernández.
Capítulo aparte merece Misael “El Papo” Florez, un mágico centrocampista que debutó en 1961, a los 15 años de edad, frente al Pereira y luego de 14 años jugó 474 partidos (el jugador que más partidos ha disputado con el  Atlético Bucaramanga).

Misael “El Papo” Flórez, fue el alumno aventajado de “La Bordadora” rioplatense Américo Montanini.  “El Papo”  llamado el “Capitán de Capitanes” fue integrante de la Selección Colombia de 1975, subcampeona de América, al lado de las grandes estrellas, de todos los tiempos, del futbol profesional colombiano: Willington Ortiz, Alejandro Brand, Jairo Arboleda, Diego Edinson Umaña, Alfonso Cañón, Víctor Campaz, Pedro Zape, Miguel Escobar y Henry ¨La Mosca” Caicedo. Flórez jugó en el Medellín de 1976, junto a  José Néstor Pekerman.

En el Bucaramanga del 75, también se destacaron los santandereanos Enrique “El Quique” Moreno,  Carlo Man Ávila, Pedrito Ardila, Felix “El Pitula Martínez,   “El Mono” Páez,  “El Burro” Centeno, Nelson “El Paquetico” Rivero y Álvaro “El Polo” Gómez, un exquisito zurdo del barrio Santander que no llegó pero, sin duda fue  uno de los mejores y más talentosos volantes 10 que han nacido en Bucaramanga, su calidad y carrera se compara con la del jugador rosarino “El Trinche” Carlovich, un crack sensacional que deslumbró en Argentina pero no cuajó como jugador profesional.

En los años que siguieron se destacaron otros talentos santandereanos como: Ricardo “El Pitirri” Salazar, Eusebio Vera Lima, Willian “La Marrana” Castro, y César Koop.

César Augusto Koop, fue otro futbolista bumangués superdotado que hoy jugaría en cualquier equipo del mundo. Se hizo de la mano del profesor Jaime Torres y de su protector Américo Montanini.  Luego aparecen Óscar Upegui, Arturo Reyes, Óscar Muñoz, Zabulón Ruiz, William Ruiz, Ricardo y José Luis García, Eugenio Uribe, Robert Villamizar, Elías Correa, Julián Téllez, Dumar Rueda, Andrés  “El Michi” Sarmiento y un talento del barrio La Cumbre, que salió en silencio del Atlético Bucaramanga y triunfó en México, Luis Gabriel Rey.

La Afición del Bucaramanga que tiene en su ADN, el gusto por el fútbol espectáculo, anhela que en este 2018, de la mano de Diego Cagna, Jhon Pérez y Sherman Cárdenas, el Atlético resurja como el ave fénix.

Publicada por
Su voto: Ninguno (3 votos)
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Resultados deportivos
Liga
Torneo
Partidos
Tabla de posiciones
Publicidad
Publicidad