Publicidad
Jue Sep 21 2017
20ºC
Actualizado 10:00 pm
Viernes 02 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Un duelo bajo los tres palos

Con la participación de poco más de 80 porteros, se disputó ayer en la sede recreacional de Comfenalco la segunda edición de la ‘Batalla de Arqueros’, un evento que mide la pericia de los deportistas bajo los tres palos.
César Flórez / VANGUARDIA LIBERAL
Espectaculares voladas se vieron ayer durante la II Batalla de Arqueros, disputada en la cancha sintética de la sede recreacional de Comfenalco.
(Foto: César Flórez / VANGUARDIA LIBERAL )

“La idea me surgió y yo se la sugerí a la Academia de Fútbol de Comfenalco, que apoyó la iniciativa, pues dentro de su filosofía está contribuir en la formación integral de los jóvenes y en este caso de los arqueros”, dijo John Freddy Van Strahlen, organizador.

La batalla es un duelo personal. Dos arqueros, dos porterías, y un tiempo de dos minutos para lograr la mayor cantidad de goles sin importar si utilizan los pies o las manos.

En cada duelo hay dos jueces, uno que controla el tiempo y otro que está pendiente de los goles.

Entre los deportistas participantes se destacó el juvenil Miguel Calero, hijo del histórico portero del Pachuca mexicano, quien ahora dirige una escuela de formación de arqueros en territorio mexicano.

Además, el uruguayo Nicolás Vikonis y el bumangués James Aguirre, arqueros del Atlético Bucaramanga, acompañaron a los deportistas que sueñan con llegar a la rama profesional.

Publicada por
Contactar al periodista
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad