Publicidad
Dom Nov 19 2017
20ºC
Actualizado 08:54 am
Viernes 16 de Diciembre de 2011 - 09:13 AM

Villegas vivió la ciudad del mango y el llanto

El antioqueño mostró un lado que necesitaba conocer su ciudad natal. Sensible, cercano, pero sin dejar sus dotes de gran deportista, hizo parte del reto de los Hoyos Imposibles. Aunque no embocó, si llegó a la voz quebrada.
Archivo/VANGUARDIA LIBERAL
Villegas vivió la ciudad del mango y el llanto
(Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL)

Con un vasito de mango biche, comiendo a la carrera y chupándose los dedos, como un parroquiano cualquiera. Así Camilo Villegas vivió un día especial con su ciudad.

Viene poco, apenas un par de veces al año y la gente ni lo ve, pero ayer se hizo público gracias al reto de los Hoyos Imposibles que le plantó Club Colombia.

Villegas no solo jugó en la Plaza Botero o en el Parque de los Deseos. Sintió, seguramente por primera vez en su carrera, el amor de su Medellín, que lo vio nacer hace 29 años, y que poco lo ve jugar.

"Pero hoy me siento feliz de estar acá, de compartir con la gente, de caminar por las calles. De traer el golf para los que poco lo han visto", dijo Camilo, a quien se le vio más emocionado que cuando ganó los torneos en el circuito PGA.

Una frase parecía mágica. Cada vez que se le escuchaba el 'Soñar no cuesta nada", la voz del antioqueño se quebraba, la primera vez llegando hasta el llanto. Fue la vez que hizo la conexión más fuerte, el cable más poderoso con un lugar que hasta ayer lo sentía algo ajeno.

"Yo solo lo había visto por televisión, y por eso quise venir a verlo. Muy bacano que esté haciendo estas cosas", dijo Fabio Ruiz, uno de los transeúntes que se pegó de las barandas para ver a Camilo tirar bolas desde lo lejos. "Se ve pequeñito".

La gente llegó a montones. En la Plaza Botero, las tribunas VIP se llenaron, pero más de un centenar de personas se fueron hasta las bardas para ver un hombre que solo reconocían en la televisión. "Se ve más flaquito", dijo uno de ellos.

Camilo respondió. Además de los golpes y los saludos, mostró un lado poco habitual: el llanto del ídolo.

» CONTEXTO

1. Junto a Camilo estuvieron sus padres, Fernando y Luz Marina, quienes lo vivieron desde la tribuna. A su lado, inseparable, María Ochoa.

2. Villegas atendió a la prensa, habló con un sector de la tribuna y mostró una cara humana, que le hacía falta conocer a Medellín.

3. Lástima la actitud de algunos dirigentes de los patrocinadores, venidos de Bogotá, quienes fueron poco amables con los medios locales.

Publicada por
Sin votos aún
Etiquetas:
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad