Domingo 23 de Noviembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Otros deportes
Patrocinado por:
Viernes 08 de Febrero de 2013 - 10:53 AM

"El Dakar es inhumano"

Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL
"El Dakar es inhumano"
(Foto: Colprensa/VANGUARDIA LIBERAL)
Se sienta y piensa, pero la respuesta es inmediata. “Hay que vivirlo para entender los sufrimientos de 8.423 kilómetros sobre una moto. Todo se puede contar pero, de seguro, se quedan cortos. Cada persona vive su propia historia”. Y la de él, como lo asegura, está marcada en pocas palabras: "el Dakar me enseñó que estaba equivocado".

Y Mateo Moreno, el mejor colombiano ubicado en el rali Dakar 2013, es una caja de música. No para de hablar. “Terminar, ya es una proeza”, señala. 

Hoy, no tiene clara su participación en el Dakar 2014, porque son 14 días de estar arriesgando la vida. “Uno no sabe que se puede encontrar en las dunas del Perú o en la arenilla densa del disierto de Argentina o Chile. Puede ser una inmensa piedra que lo mande a uno de bruces o un hueco que se lo trague con moto y todo”. 

No se cansa de repetir que es una carrera sumamente difícil, incluso todavía no aterriza de tamaña experiencia, reconociendo que “allí todo fue muy complicado, de puros contrastes, de situaciones increíbles, de ir con un compañero al lado y en segundos perderlo, porque la arena del desierto lo desaparece”. 

Y el desgaste que no permite disfrutar los lindos paisajes. “Allí todo es un esfuerzo, etapas largas, muy complicadas, de mucho calor y de increíbles fríos, a pesar de hablar de desiertos. Fueron etapas de hasta 750 kilómetros, en las cuales uno termina muerto”. 

Y la película de su participación y la de otro puñado de colombianos (diez) que rebobina y que cuando funciona repite: “en el Dakar sobran los golpes. Todo es duro: la dormida, la comida y las montadas largas, el frío tremendo, muchas horas sobre la moto. El Dakar no solo es muy bravo, es una carrera inhumana”. 

Y con todo y eso reconoce que les fue bien. De esos ratos ingratos, tiene el que vivió con su compañero Marcos Saldarriaga y que les valió penalización. “Me tocó llevar remolcada la moto de Marcos porque se le fundió el motor. Con un lazo la arrastramos 212 kilómetros. Eso es como ir de Medellín a Manizales. Son cosas de la competencia, pero también compañerismo en lugares tan inhóspitos, donde por lo general no hay ayuda y hay que buscar salidas en solitario”. 

Lo que se vive en el desierto, es un mundo diferente, pero el Dakar, lo hace sociable, porque nadie se imagina la cantidad de gente que lo sigue en estos países. Sus participantes son casi unos dioses. “En Argentina viví una experiencia muy linda. Estaba muerto del hambre y busqué algún lugar donde comer. Toda la gente que había allí se tomó fotos conmigo y cuando fui a pagar la cuenta, el dueño de la tienda me dijo que no faltaba más que para él era un honor el simple hecho de tomarse una foto conmigo y no me cobró nada”. 

Comida y dormida eran cosas exclusivas, “debido a que llegábamos en horarios diferentes a las comidas, lo único que quedaban eran pastas. Ese fue casi que el plato favorito”. Dormir era casi imposible, “porque se tenía un taller al lado, ya que los ratos en que dormiamos, los mecánicos los utilizaban para arreglar los carros y las motos”. 

Con todo y eso “fue la mejor experiencia que puede vivir un amante de los ralis”. Lo que si no pudo ocultar Mateo Moreno en su visita a El Colombiano, es el dolor de cabeza que padece por estos días, gracias a las deudas que le quedaron y el haber utilizado los ahorros que tenía para el estudio de su hija. "Realmente creía que era una carrera bonita a la que se iba a pasarla bien. Qué va. El Dakar me enseñó que estaba equivocado". 

Publicada por
COLPRENSA, MEDELLÍN
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones