Domingo 13 de Septiembre de 2015 - 10:50 AM

“A Pékerman le quedó sonando el nombre de Kevin Balanta”

Dos semanas después de haber partido de Cali para hacer realidad su sueño de vestir por primera vez la camiseta de la Selección Colombia de mayores, Kevin Balanta regresó a casa cargado de ilusiones, de muchos sueños y de alegría por esta inolvidable experiencia.
Colprensa / VANGUARDIA LIBERAL
“A Pékerman le quedó sonando el nombre de Kevin Balanta”
(Foto: Colprensa / VANGUARDIA LIBERAL)

Cargando tres maletas a sus espaldas, entre esas una tricolor contramarcada con su nombre, el joven de 18 años de edad fue recibido el viernes por doña Concepción Quimbaya, o más conocida como doña ‘Concha’, la encargada del hogar sustituto en el que desde hace un año vive el jugador azucarero.

Al desempacar las maletas, Kevin sacó dos camisetas de entrenamiento de la Selección, que con cariño le entregó a doña ‘Concha’ y a Camilo Rosero, jugador que convive con él y el cual está a préstamo con el Dépor F.C. Pero la amarilla, la oficial, la que sudó los 49 minutos del compromiso amistoso ante Perú, ya tenía dueña.

“Siempre que tengo un partido importante le guardo la camiseta a mi mamá. Ella las colecciona, así que es lo único que me pide durante mis viajes. Ahora tendrá esta, que me imagino pondrá al lado de la camiseta con la que salí campeón con el Cali, esas dos son las más importantes para mí”, cuenta emocionado Kevin mientras desempaca la maleta en la que traía al menos cinco pares de guayos.

UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE

Sus escasos 18 años de edad, los cuales lo posicionaban como el jugador más joven de la ‘Tricolor’, no fueron impedimento para que Kevin sobresaliera en un equipo en el que brillan figuras como James Rodríguez, David Ospina, Jeison Murillo, entre otros.

Desde el momento en el que Fernando ‘Pecoso’ Castro, técnico del Deportivo Cali, lo reunió junto a la plantilla verdiblanca para comunicarle que hacía parte del grupo de cuatro jugadores azucareros convocados por José Pékerman para el duelo amistoso ante Perú, Balanta se trazó un objetivo: “aprovechar cada minuto en la Selección Colombia para mostrar lo mejor de mi fútbol y para poner a pensar al ‘profe’ Pékerman”.

Y lo logró. Los comentarios de la prensa, la cual destacó su personalidad, perseverancia y seguridad en la primera línea tricolor, fueron confirmados por José Pékerman, que en el camerino, al final del partido, les manifestó lo complacido que se sentía por el desempeño del grupo y la actuación de los nuevos convocados.

“Aunque no lo manifestó de manera personal, creo que hice las cosas de la mejor manera y al profesor Pékerman le quedó sonando el apellido Balanta”, sostiene convencido el mediocampista.

Aparte de lo futbolístico, otros episodios enmarcaron como “inolvidable” esta convocatoria. Uno de ellas, compartir con uno de sus ídolos internacionales: el volante colombiano Carlos Sánchez. “Jugar con él fue un sueño hecho realidad. Es una buena persona. Es muy parecido a Andrés Pérez, porque te enseña cosas para crecer, las cuales te van a servir más adelante”, cuenta agradecido el joven de la vereda El Palmar, de Santander de Quilichao.

Durante la concentración, su compañero de cuarto fue Gustavo Cuéllar, quien también fue convocado por primera vez al equipo de José Pékerman. Todos los nuevos andaban juntos, Helibelton Palacios, Andrés Roa, Francisco Meza, Frank Fabra. La nueva camada era inseparable. Aunque Kevin resalta que “desde que llegamos a la Selección se sintió un lindo ambiente, James y compañía nos acogieron muy bien, como una familia”, cuenta Balanta, quien retrató varios de los momentos que vivió en el equipo nacional.

También, dentro de estas inolvidables experiencias, estuvo el conocer Estados Unidos, país que pisó por primera vez y el cual califica como “hermoso”. Aunque tuvo poco tiempo para hacer turismo, Kevin aprovechó las dos horas que tuvo libre para visitar un centro comercial de New Jersey, en el cual no dudó en comprar varias ‘pintas’ de ropa.

MÁS SORPRESAS PARA KEVIN

Aunque la emoción de haber vestido la ‘Tricolor’ fue opacada por la goleada que le propinó el Atlético Nacional (3-0) al Deportivo Cali el pasado jueves, a joven canterano le esperaba en casa una noticia que iluminaría de nuevo el buen momento por el que atraviesa.

Tras su arribo a Cali, a Kevin lo esperaba su empresario Raúl Ramírez, quien lo sorprendió al entregarle las escrituras de una casa en Santander de Quilichao para su familia, la cual fue financiada en gran parte por el conjunto azucarero.

“Me siento muy feliz porque es un sueño darle una casa a mi mamá, porque ella es quien ha estado ahí apoyándome en las buenas y las malas”, relata emocionado el volante.

Al son de una buena salsa y teniendo como banquete un bistec de carne y el “irresistible” ‘pegao’ de arroz, Kevin celebra los nuevos regalos que le da la vida.

EL PALMAR SE VISTIÓ DE TRICOLOR

El Palmar, vereda en la que nació Kevin y donde aún vive la familia del volante, se vistió de tricolor para apoyar a su pupilo en la Selección, contó Nancy Lucumí, madre de Balanta.

”Aquí en la vereda todo el mundo me preguntaba por él. Le mandaban saludos, pero el partido preferimos verlo en casa, con varios primos y con el hermano mayor de Kevin. Fue muy emocionante”, contó doña Nancy.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Tabla de posiciones
Publicidad
Publicidad