Sábado 01 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Por la vía de la conectividad y el desarrollo

El desarrollo urbano y económico que vive actualmente Bucaramanga y su área metropolitana no solo se evidencia en la frontera invisible entre los municipios que la integran.
Fabián Hernández - Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: Fabián Hernández - Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL)

La conectividad entre Girón, Piedecuesta y Floridablanca a través de distintos proyectos con la ‘Ciudad Bonita’, también ha permitido impulsar varias obras de infraestructura vial para comunicar a los habitantes de la meseta.  

Con un incremento constante del parque automotor tanto público como privado, la ciudad y su área de influencia están a la espera de contar con nuevos corredores viales para así contrarrestar el desmedido incremento de vehículos por sus ya congestionadas calles.

Un plan a 20 años
Bucaramanga cuenta con el Plan Integral de Movilidad 2010-2030 elaborado por la UIS y la Sociedad Santandereana de Ingenieros. Allí se encuentran relacionadas las obras prioritarias para la ciudad con el fin de lograr una mayor movilidad tanto a nivel interno, es decir, Bucaramanga y sus barrios, al igual que la conexión con los municipios de Girón, Floridablanca y Piedecuesta.

“Para el área metropolitana de Bucaramanga la gran debilidad es no poseer una vía alterna desde Piedecuesta a Floridablanca y Girón, en la autopista Piedecuesta-Floridablanca existen tramos de solo dos carriles y cuando se obstruye hay caos total. En la autopista Piedecuesta-Floridablanca-Girón-La Cemento no se viene reservando las franjas para vías paralelas y debe implementarse un plan de choque a este respecto”, explica Fabiola Figueredo Hurtado, subsecretaria de Infraestructura de Bucaramanga.  

Para esta funcionaria, la entrada en funcionamiento de macroproyectos viales de conectividad para el área metropolitana, al igual que otras obras dentro del perímetro urbano de Bucaramanga, han favorecido en cierta parte la movilidad de la capital santandereana con los municipios vecinos, pero todavía hay mucho que hacer para llegar a tener una movilidad acorde a los estándares de países desarrollados.  

“En el inmediato futuro vienen obras de mantenimiento y rehabilitación de las vías existentes. Se está buscando la financiación de las obras a través de un crédito para atender el 13% de la malla vial urbana. De las obras previstas por valorización se tiene programado, en el corto plazo, la construcción de la calle 54, proyecto que se encuentra en etapa de adquisición predial”, destaca la Subsecretaria de Infraestructura.



Se nota mejoría pero...
Para nadie es un secreto que obras tan importantes como el tercer carril en la Autopista Bucaramanga a Floridablanca, el intercambiador vial de Neomundo, el de la Avenida Quebradaseca, los deprimidos en el Mesón de los Búcaros y cra 17, han contribuido a mejorar el flujo vehicular en la meseta de Bucaramanga, pero el sostenido crecimiento del parque automotor contribuye a que estas nuevas obras se vean casi que atiborradas y difíciles de transitar.

“Sin duda, hay falencias en la movilidad de Bucaramanga y la meseta como, por ejemplo, no tener un gran plan peatonal para que el peatón se pueda movilizar de una manera confortable y con seguridad por la ciudad a través de amplios y confortables andenes o alamedas”, explica Félix Jaimes Lasprilla, ingeniero asesor de la Alcaldía de Bucaramanga.

Para este experto, una de las obras que se deben llevar a cabo en el área metropolitana en el mediano plazo es el Anillo Vial Externo Metropolitano, lo cual redundaría en una movilidad más idónea para la comunicación de los centros urbanos asentados en la meseta, pues el tráfico pesado no tendría que entrar a los cascos urbanos.

Obras que conectan el área
El tercer carril es una obra relevante, ya que con ella se abre la puerta de ingreso a Bucaramanga. Este proyecto, según expertos en movilidad de la Secretaría de Infraestructura de Bucaramanga, debe extenderse para darle continuidad al flujo vehicular en tres carriles por la carrera 15, desde el ingreso a la Puerta del Sol hasta tomar la carrera 21 ya que en este sitio se forma un gran ‘cuello de botella’.

El Viaducto de la Novena es otra de las megaobras de ciudad, que se ha convertido en un ícono del país y que ha favorecido la movilidad en el sentido norte-sur por el costado occidental de la capital santandereana.

“Es una obra que debe culminarse con el deprimido de la calle 45 con novena, ya que el flujo vehicular se encuentra represado desde la Quebrada Seca con 15 por toda la carrera novena”, explica Fabiola Figueredo Hurtado, titular de Infraestructura de Bucaramanga.

Por su parte, Piedecuesta tiene dentro de sus planes de desarrollo la ejecución del Intercambiador de Guatiguará.

“Actualmente el municipio adelanta junto con el AMB las gestiones pertinentes para continuar la Transversal Guatiguará y la construcción de la Circunvalar Guatiguará, vías metropolitanas que conectarán los nuevos desarrollos urbanos de Piedecuesta, así como el sector industrial que se posiciona en nuestro municipio”, afirma Linda Guiomar Palacio, secretaria de Infraestructura de Piedecuesta.

640 mil vehículos transitan a diario por las principales calles y avenidas de Bucaramanga y su área metropolitana. El parque automotor cada año sigue en aumento.

Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad