Sábado 01 de Septiembre de 2018 - 12:01 AM

Bucaramanga se consolida como ciudad cosmopolita

Diferencia entre ciudad y lo urbano: ciudad es la parte compuesta por edificios, parques, calles, andenes, servicios y puentes, entre otros, y lo urbano es el habitad social que los ciudadanos forman y deforman con su actividad diaria en el espacio público de la ciudad. En los últimos 10 años la construcción aceleró la transformación urbana de la ciudad.
Jaime del Río - César Flórez y Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: Jaime del Río - César Flórez y Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL)
Jaime del Río - César Flórez y Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: Jaime del Río - César Flórez y Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL)
Jaime del Río - César Flórez y Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: Jaime del Río - César Flórez y Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL)
Jaime del Río - César Flórez y Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL
(Foto: Jaime del Río - César Flórez y Élver Rodríguez / VANGUARDIA LIBERAL)

En esa evolución propia de las ciudades, en los últimos 10 años Bucaramanga aceleró su transformación urbana, para perfilarse como la metrópoli que exige el siglo XXI, proceso en el que el sector de la construcción tiene una participación fundamental.

La construcción de grandes edificios de apartamentos, centros comerciales, empresariales y de negocios e infraestructura hotelera, forma parte del aporte de la actividad edificadora al desarrollo urbano de la meseta de Bucaramanga, pese a la carencia de tierra nueva para construir.

“La tierra para construir en la meseta está agotada y cara, solo hay predios para renovación urbana (casas antiguas) y un poco de terreno habilitado por el POT en la zona norte, en el sector de Los Colorados”, expresa el arquitecto Antonio José Díaz Ardila, experto en desarrollo urbano.

Por su parte, Sergio Luna Navas, gerente de la Cámara Colombiana de la Construcción, Camacol, Regional Santander, afirma que “en los últimos 10 años hemos visto en la meseta de Bucaramanga que casas antiguas (de 500 o 600 metros cuadrados), en las que vivía una familia, se han transformado en edificios de 20, 25 y más pisos en donde hoy residen entre 100 y 120 familias con vehículos, zona social, piscina y otros servicios, generando una densidad poblacional que ha modificado la estructura urbana de la ciudad”.



‘Boom’ de construcciones en altura
A partir de 2008 empezó el surgimiento de grandes edificios para vivienda en la meseta de Bucaramanga, como el proyecto Cajasan Parque Condominio, en la calle 30 con carrera 23, donde se construyeron 432 apartamentos tipo vivienda interés social en ocho torres de 12 pisos.

Luego surgieron edificios de 20, 25 y más pisos en los barrios Los Comuneros, San Francisco, Chapinero, La Universidad, San Alonso, El Centro, Alfonso López, La Concordia, Antonia Santos y otros sectores de la meseta.

¿Qué impulsó la construcción de grandes edificios?
La construcción de edificios en Bucaramanga, en sectores diferentes a Cabecera del Llano, Sotomayor y Bolarquí, se disparó porque la ciudad es muy atractiva para vivir por su clima y alta calidad de vida, y la gente quiere vivir en la meseta porque todo lo tiene a su alcance (trabajo, oficinas estatales, bancos, comercio y demás servicios) y también para evitar la congestión vehicular de las vías a Provenza, Floridablanca, Piedecuesta y Girón, dicen los expertos.

Pero el factor que definitivamente ‘detonó’ la aparición de grandes edificios para vivienda en la meseta, a partir de 2008, fue el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de 2002, estructurado para favorecer al sector de la construcción.

“El POT de 2002 fue desarrollista, enfocado a estimular la construcción de vivienda para paliar la crisis del sector mediante proyectos de renovación urbana por la falta de tierra nueva, norma que permitió el aprovechamiento de lotes pequeños para levantar grandes edificios, porque adoptó un índice de construcción 7 para algunos sectores de la ciudad”, explica Sergio Luna Navas, gerente de Camacol Santander.



El índice de construcción 7 significa que, por ejemplo, en un predio de 1.000 metros cuadrados (vivienda antigua de 40 metros de frente por 25 de fondo) se pueden construir 7.000 metros cuadrados, es decir, un edificio de más de 100 apartamentos.

El POT de 2002 estuvo vigente 12 años, período en el cual los constructores compraron y licenciaron gran cantidad de predios para levantar edificios de vivienda, generando densidad poblacional, problemas de movilidad, de espacio público y zonas verdes, entre otros, que originó una irregular transformación urbana en la meseta.

Ante la proliferación de altos edificios en cualquier predio, en 2014 la Administración Municipal adoptó un nuevo POT, muy exigente en cuanto a la actividad edificadora, con un índice máximo de construcción 5 y estrictas condiciones para el cumplimiento de los ‘deberes urbanísticos’, como antijardines, aislamientos, zonas verdes y parques.

Según el arquitecto Antonio José Díaz, los barrios más atractivos para renovación urbana integral son Chapinero, Gaitán, Comuneros, La Concordia, El Centro, Antonia Santos, La Aurora, García Rovira, La Universidad, San Francisco, Alarcón, El Prado, Mejoras Públicas y Bolívar. El sector menos interesante es La Victoria, porque su índice de construcción es bajo.

Fortalecimiento urbano
Paralelo a la densificación poblacional de la meseta, a partir de 2008 se dieron otros desarrollos urbanísticos necesarios para consolidar a Bucaramanga como ciudad cosmopolita, entre ellos la construcción de grandes hoteles, centros comerciales, empresariales y de negocios como Cacique, Holiday Inn, Tryp, Torre Mardel, Suramericana y Metropolitan Business Park.

Además, se construyeron obras como la represa del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, el Centro de Convenciones de Neomundo, los intercambiadores de la avenida Quebrada Seca con carrera 15 y con carrera 27, y entró en operación el Sistema Integrado de Transporte Masivo Metrolínea.



Vivienda, educación y calidad de vida
“Bucaramanga es la ciudad con la mejor distribución económica, estrato medio más sólido del país y buen poder adquisitivo, lo que permite una alta demanda de vivienda para mejorar la calidad de vida, diferente a la vivienda de interés social”, afirma Federico Gómez, gerente de Sumas Construcciones.

Además, en Bucaramanga se presenta un fenómeno especial, es una de las pocas ciudades del mundo que tiene un cubrimiento educativo por encima del número de sus habitantes que llega al 110%, si se tiene en cuenta que en la ciudad estudian niños jóvenes del área metropolitana y Lebrija, por la buena calidad de los colegios públicos.

También, estudiantes de pregrados y posgrados de otras ciudades y departamentos se ven atraídos por la oferta de programas y su calidad, lo que lleva a considerar a Bucaramanga como ciudad universitaria.

Precios de vivienda por m2
Estrato 2: Alrededor de $2 millones 500 mil.
Estrato 3: Entre $2 millones 500 mil y $3 millones 200 mil.
Estrato 4: Entre $3 millones 200 mil y $4 millones.
Estrato 5: Entre $4 millones y $4 millones 500 mil.

Más información

  • El primer proyecto habitacional que se construye en Bucaramanga bajo las normas del nuevo POT es el Grand Boulevard, de Fénix Construcciones, situado en el barrio San Francisco.
  • Entre 2008 y 2017 en Bucaramanga y el área se aprobó la construcción de 4.475 unidades unifamiliares (casas) y 72.634 unidades multifamiliares (apartamentos).
  • La actividad constructora de los últimos 10 años ha renovado y modernizado a la ciudad, pero también ha incidido en el alto costo de la tierra.
  • Hace 10 años, en 2008, surgieron los primeros grandes edificios para vivienda en la meseta de Bucaramanga. Cajasan Parque Condominio fue el primero, un proyecto tipo vivienda interés social.
Publicada por
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad